Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
18 marzo 2016 5 18 /03 /marzo /2016 14:38

Leer el comentario del Evangelio por :
Santo Tomás Moro (1478-1535) teólogo, mártir
Tratado sobre la Pasión, Cristo nos amó hasta el extremo, homilía 1

Meditemos profundamente sobre el amor de Cristo nuestro Salvador, "que ha amado a los suyos hasta el extremo" (Jn 13,1), hasta el punto que por su bien, voluntariamente, sufrió una muerte dolorosa y manifestó el máximo grado de amor que puede existir. Pues Él mismo dijo: "No hay amor más grande que el que da su vida por sus amigos" (Jn 15:13). Sí, este es el amor más grande que jamás se haya demostrado. Y sin embargo, nuestro Salvador nos dio uno mayor por que dio esta prueba de amor igual para sus amigos y sus enemigos.


¡Qué diferencia entre este verdadero amor y otras formas de amor falso e inconsistente que pueden encontrarse en este pobre mundo!... ¿Quién puede estar seguro, en la adversidad, de mantener a muchos de sus amigos, cuando nuestro Salvador, cuando fue arrestado, permaneció solo, abandonado de los suyos? ¿Cuándo tú te vayas, quién querrá ir contigo? ¿Si fueras rey, tu reino no te dejaría partir sólo para olvidarte tan pronto? ¿Incluso tu familia no te dejaría marchar, como una pobre alma abandonada que no sabe a dónde ir?

Así pues, aprendamos a amar en todo momento, como deberíamos amar: a Dios sobre todas las cosas y a todas las otras cosas a por Él. Por que cada amor que no nos lleva a este fin, es decir, a la voluntad de Dios es un amor vano y estéril. Todo amor que dirigimos a un ser creado y que debilita nuestro amor hacia Dios, es un amor detestable y un obstáculo en nuestro camino hacia el cielo ... Así que, como nuestro Señor nos ha amado tanto para nuestra salvación, imploremos asiduamente su gracia, temiendo que en comparación con su gran amor, a nosotros se nos encuentre repletos de ingratitud.

Repost 0
Published by Santo Tomás Moro - en Buenos para chicos
Comenta este artículo
14 marzo 2016 1 14 /03 /marzo /2016 00:00

VATICANO, 12 Mar. 16 / 07:33 am (ACI).- El Papa Francisco viajará a Polonia del 27 al 31 de julio de este año, con motivo de la celebración de la XXXI Jornada Mundial de la Juventud, según ha confirmado esta mañana el Vaticano en un comunicado.

“Con ocasión de la próxima Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Cracovia, y acogiendo la invitación de las máximas autoridades de la República y de los obispos polacos, Su Santidad Francisco efectuará una visita pastoral a Polonia del 27 al 31 de julio 2016”, señala la nota.

Esta JMJ tiene como tema "Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia".

La de Cracovia será la segunda JMJ del Papa Francisco. La primera fue la de Río de Janeiro (Brasil) en julio de 2013, donde se reunieron unos 3 millones de personas en la Misa de clausura en la playa de Copacabana. Es considera la segunda más grande luego de la Jornada Mundial de la Juventud 1995 realizada en Manila (Filipinas) y presidida por San Juan Pablo II.

Repost 0
13 marzo 2016 7 13 /03 /marzo /2016 23:49

VATICANO, 12 Mar. 16 / 02:27 pm (ACI).- Este 13 de marzo se cumplen tres años de la elección pontificia del Papa Francisco, con este motivo el Director de la Sala de Prensa de la Santa Sede, P. Federico Lombardi hizo una remembranza y reflexión sobre este breve tiempo en el cual el Papa ha hecho “comprender a muchas personas – sea dentro o ‘fuera’ de laIglesia – que Dios los ama, los quiere, les perdona sin cansarse”.

A continuación la reflexión del P. Lombardi publicada en Famiglia Cristiana:

“Cuando escuché el anuncio del Cardenal Tauran por la baranda de San Pedro quedé sin palabras. Sabía que el anuncio del nombre del nuevo Papa me habría emocionado, pero no a aquel punto. Era un jesuita, mi hermano, pero no lo conocía sino indirectamente, aparte de un brevísimo encuentro en los días precedentes, en los corredores de la Congregación general de los cardenales antes del Cónclave.

También si en algún momento su nombre estuvo entre los papables, no lo había nunca considerado, porque para un jesuita está fuera de lo previsto una nómina a obispo o a cardenal, ¡menos Papa! Después del anuncio, quien metía la nariz en mi oficina se imaginaba encontrarme jubiloso porque el Papa era un hermano mío y quedaba sorprendido por mi perplejidad. Pero no era feliz ni triste por esto, estaba simplemente estupefacto.

El nombre, ¡y qué nombre!

Estaba en mi oficina en la Sala de Prensa y en la sala de conferencias los colegas esperaban mi primer comentario. Me quedé sin habla…después me armé de valor y dije las dos cosas que me eran claras y que sentía que debía poner de relieve como grandes novedades: el nombre Francisco –por primera vez– y el hecho que era latinoamericano.

Elegir un nombre que nadie había todavía elegido –¡y qué nombre!– indicaba una libertad, un coraje y una clareza formidables. Pobres, cuidado de la creación, paz, como habría explicado el Papa pocos días después. La proveniencia del ‘fin del mundo’ llevaba naturalmente en sí una perspectiva nueva, un punto de vista diferente sobre las situaciones y preguntas de la humanidad y de la Iglesia en el mundo de hoy, que no habría faltado hacerse sentir. Me parece que no me he equivocado.

Confieso que las otras novedades de aquella noche o de los días sucesivos –vestimenta, modo de presentarse al pueblo, viajar en bus junto a los demás, autos compactos…– no me parecían cosas chocantes: fuertes pero espontáneas. En esto me era relativamente fácil reconocer al hermano jesuita.

En los días siguientes las novedades no faltaron y gradualmente también comprendí poco a poco la personalidad del nuevo Papa. Por ejemplo, hubo un tiempo en que continuaba pensando que, tomando mayor conciencia del nuevo trabajo y de varias exigencias prácticas, habría decidido regresar a usar el apartamento papal o por lo menos una decisión diferente a Santa Marta. Pero no era así.

La determinación de cambiar no solo el lugar, sino también los equilibrios consolidados del sistema organizativo de la vida del Papa, de las relaciones con sus colaboradores, era al inicio la más firme y clara que me hubiera imaginado. No siempre fue fácil aprender a ‘convertirse’ a su nuevo estilo, a su espontánea libertad de expresión, a sus encuentros personales y sus llamadas telefónicas…; pero gradualmente comprendimos y apreciamos sus motivos y su gran valor. Muchos ‘alejados’ lo comprendieron más rápidamente que nosotros los ‘cercanos’.

Santa Marta y las otras novedades

Pero las novedades eran también en el estilo de la relación personal del pastor con los otros, con la gente. La novedad de la Misa matutina en Santa Marta, con un bello grupo de fieles y con una homilía que habríamos pronto aprendido a atender con gran interés cada día, y el saludo personal al final con cada uno de los presentes.

La capacidad de implicar a los asistentes al Ángelus o a las celebraciones, interpelándolos directamente e invitándolos a responder o a rezar juntos… La libertad del gesto y sus expresiones tocaban inmediatamente, pero en profundidad, el corazón de la gente. En este sentido una de las primeras experiencias importantes que hizo personalmente fue en la Misa de la Cena del Señor, el primer Jueves Santo, en la cárcel de menores de Casal del Marmo.

Según el uso litúrgico habitual se estaba previendo que el lavatorio de pies sería hecho solo con varones jóvenes. Me permití hacer llegar al Papa un mensaje discreto sobre el malestar de los jóvenes y el capellán, y la respuesta fue prácticamente inmediata. Como todos sabemos lavó también a muchachas y musulmanes, como había ya hecho en Buenos Aires…

Personalmente y como sacerdote, el aspecto que más me ha llamado la atención del nuevo pontificado es el hecho de que el Papa Francisco llegó, en tiempo breve, a hacer comprender a muchas personas –sea dentro o ‘fuera’ de la Iglesia– que Dios los ama, los quiere, les perdona sin cansarse. Lo dijo y lo ha repetido infinitas veces desde los primeros días.

Todos hemos sufrido mucho la imagen de una Iglesia adusta y severa, del ‘no’ más bien que del ‘sí’, alzada sobre preceptos prevalentemente negativos y fuera de tiempo. Sabíamos bien que era una imagen injusta, completamente diversa de aquella que buscábamos decir y testimoniar; pero el clima cultural dominante andaba en aquel sentido y nosotros no alcanzábamos a cambiarlo.

Sinodalidad: Caminar juntos

Me parece que el Papa Francisco lo ha logrado en modo muy eficaz y esto me ha dado una alegría muy grande y profunda. Y no fue solo un aspecto pasajero de su servicio: el Jubileo de la Misericordia alarga y profundiza el mensaje del amor, del perdón, de la reconciliación: lo reafirma y lo hace pasar a través de innumerables puertas en todos los ángulos del mundo, a comenzar no en Roma, sino en Bangui, de las periferias llevada al centro espiritual del mundo…

El Papa Francisco habla de ‘sinodalidad’, vive en primera persona la condición del creyente en camino y pone a la Iglesia en camino, para que salga siempre de sí y vaya a las periferias, para que seamos ‘discípulos misioneros’. Renovó profundamente el método y el espíritu de las asambleas del Sínodo de los obispos, puso en camino una ‘reforma’ de la Curia romana que no se sabe bien cuándo culminará… pero esto no es un caso, porque lo más importante es que nos ponga en camino confiándose en el Espíritu del Señor, sin querer nosotros mismos prefigurar dónde y cuándo debemos arribar.

Francisco es ciertamente valiente y confiado, camina en la fe y en la esperanza. Para vivir serenamente y gozosamente con él su pontificado se debe buscar de participar en esta actitud, de lo contrario nos podemos sentir turbados o temerosos, o sentirnos bloqueados e incapaces en el recorrer y en los territorios nuevos pastorales, sobre todo si se trata de temas complejos y delicados como los de la familia y las relaciones ecuménicas…

Cultura del encuentro

Una de las palabras del Papa Francisco que me sonaron nuevas y que me tomaron un tiempo comprender, fue la ‘cultura del encuentro’. Luego comprendí que para él el encuentro concreto entre las personas es fundamental. Encuentro con Dios, encuentro personal con Jesús en primer lugar, pero también encuentro con sus colaboradores, con los líderes religiosos, con los responsables de los pueblos, no al encuentro con cada persona a la búsqueda de una palabra de confort o cercanía (¡sus llamadas telefónicas! Obviamente un gota en la miles de quien le quisiera recibir, pero en todo caso un mensaje ejemplar para todos).

Hice varias veces, siempre con la confianza de ser bien comprendido, una pequeña comparación entre el modo en el cual Benedicto y el Papa Francisco me han hablado de sus coloquios con los jefe de estado que le visitaban. Benedicto: la concisa, precisa y excepcionalmente lúcida indicación de los temas tratados. Francisco: las características de la persona humana y las actitudes del interlocutor. Ambos acercamientos de extraordinaria profundidad. En Francisco el encuentro con la persona concreta se resalta en plena y prioritaria evidencia.

Ciertamente los encuentros del Papa Francisco son una de las vías maestras de la presencia dinámica de la Iglesia también a nivel ecuménico, interreligioso e internacional. Basta pensar en los múltiples encuentros del Papa con el Patriarca ecuménico Bartolomeo, el reciente encuentro con el Patriarca de Moscú Kirill, o la nueva línea de relaciones ecuménicas con el mundo evangélico pentecostal representado, por ejemplo, por su amigo el pastor Traettino di Caserta, o la anunciada participación en la celebración de los 500 años de la Reforma en Lund (Suecia). La conocida amistad con el rabino Abraham Skorka y el musulmán Omar Abboud y el triple abrazo delante del Muro de las Lamentaciones: ¡un signo nuevo y fuerte!

A nivel internacional, el clamoroso acercamiento de Cuba y Estados Unidos fue ciertamente propiciado en parte por el carisma de Francisco y su impulso en la dirección de la reconciliación entre los pueblos.

¿El evidente y varias veces afirmado deseo de alcanzar el encuentro también con China podrá convertirse al fin en realidad? Ciertamente Francisco no esconde el hecho de que empuja en esa dirección. Cree en la fuerza del encuentro antes aun que en las mesas de negociación. Así sirve personalmente al dialogo y la paz.

Una referencia para todos

En el tercer año del pontificado el Papa Francisco ha viajado a todos los continentes, menos Oceanía (Asia, Europa, África, América Latina y el Caribe, América septentrional) respondiendo a las expectativas de los pueblos pero siempre dispuesto y atento a sus gestos y palabras. Había ya hablado al Parlamento europeo, el 2015 habló a los movimientos populares como al Congreso americano, y a las Naciones Unidas en Nueva York y en Nairobi.

Publicó una encíclica, la Laudato si’, que interceptó con amplitud de horizontes y equilibrio las grandes preguntas cruciales de la humanidad y del cuidado de la ‘casa común’, colocando su crítica radical de la ‘cultura del descarte’ en un contexto de responsabilidad y reflexión global, atenta a la ciencia, a la razón humana, a la visión religiosa de la persona humana y del mundo.

La autoridad del Papa Francisco ha adquirido una dimensión verdaderamente ‘global’, respetada universalmente y capaz de dar un verdadero servicio de orientación a la humanidad en camino.

En tres años sucedieron muchas cosas. Un camino que continúa en la escucha del Espíritu más que en proyectos y estrategias humanas. No nos olvidemos por tanto de rezar por el Papa Francisco, como él nos pide cada día”.

Repost 0
Published by ACI - en Buenos
Comenta este artículo
13 marzo 2016 7 13 /03 /marzo /2016 23:42

PARÍS, 12 Mar. 16 / 04:02 pm (ACI).- Más de 1300 líderes de todos los rincones de Europa se reunieron este sábado 12 de marzo en el Teatro Gaveau de París, Francia, para la realización del I Foro One of Us (Uno de nosotros), cuyo objetivo es la defensa de la vida y la dignidad de la persona humana en todo el Continente.

En la inauguración del evento, Jaime Mayor Oreja, presidente de One of Us, destacó que “el debate de la vida no es cualquier debate” y que “el cambio está en la raíz de cada persona: el cambio empieza en uno mismo”.

Jean-Frédéric Poisson, parlamentario francés del Partido Cristiano Demócrata, describió su presencia en el evento como un hecho “histórico e insólito: un diputado, tomando la palabra para abrir una jornada de defensa de la vida", bromeó.

Poisson destacó la importancia de que los gobernantes europeos se comprometan con el derecho fundamental de la persona a la vida y al respeto de su dignidad. El legislador explicó también que los ataques a la vida son idénticos en todo el mundo y que el escenario actual presenta una “oportunidad para impulsar el cambio cultural para la defensa de la vida”.

Esto, indicó, porque “la primera razón de ser de nuestras asociaciones es proteger a los débiles y, por esta razón, existen el derecho y los políticos”.

A su turno, el ex Ministro de Justicia de España, Alberto Ruiz Gallardón, subió al escenario en medio de grandes aplausos y afirmó: "quiero comprometerme una vez más con esta causa que One Of Us lidera de una forma admirable. Os felicito por no hacer una reserva temeraria de la defensa de la vida y por realizarla en vuestra labor diaria y en vuestras conversaciones con los otros ciudadanos”.

El Foro One of Us, continuó, defiende “la idea más moderna y progresista que ha existido: la defensa de la vida. Son los que no defienden la vida los que están anclados en el pasado, son ellos los que han perdido la confianza en el ser humano y lo que este representa”.

La directora general de la Fundación española RedMadre, Amaya Azcona, destacó luego la importancia de las acciones que instituciones como la suya realizan en Europa a favor de las mujeres en situaciones vulnerables.

El día culminó con la entrega del Premio One of Us que se otorgó aPattaramon Chanbua, una joven tailandesa cuya historia suscitó gran conmoción internacional en 2014: una pareja australiana la contrató como vientre de alquiler y resultó embarazada de gemelos, uno de ellos con Síndrome de Down.

[Puede leer: Drama de bebé Down abandonado en Tailandia evidencia “supermercado” de vientres de alquiler]

La pareja exigió abortar a ese bebé pero ella se negó. La pareja se llevó al niño sano y ella se quedó con el pequeño abandonado con discapacidad para cuidarlo y criarlo como hijo suyo.

Durante la velada de la entrega del Premio, se presentó la “Sinfonía por la Vida”, compuesta por un músico español y uno ruso, y promovida por la Orquesta Sinfónica española y el coro de la Jornada Mundial de la Juventud.

One of Us reúne a 31 organizaciones de 16 países europeos. Entre ellas están las siguientes instituciones españolas: la asociación Cidevida, la plataforma CitizenGo, la asociación de científicos e investigadores CíViCa, la Federación Española de Asociaciones Provida, el Foro Español de laFamilia, la Fundación REDMADRE, la Fundación Valores y Sociedad, la plataforma Hazte Oír y la asociación Profesionales por la Ética.

Otros grupos pertenecientes a este Foro son el Movimento per la Vita de Italia, Pro Life Alliance and Core del Reino Unido, Together for Life Association de Hungría y la Humana Vita Foundation de Polonia.

Más información: http://www.oneofus.eu/es/#

Repost 0
Published by Blanca Ruiz - en A favor de la vida
Comenta este artículo
13 marzo 2016 7 13 /03 /marzo /2016 23:41

VATICANO, 13 Mar. 16 / 06:48 am (ACI).- Esta mañana en la Plaza de an Pedro cientos de abuelos repartieron 40.000 ejemplares del “Evangelio de la Misericordia” de San Lucas después de que el Papa Francisco presidiera el rezo del Ángelus desde la ventana del apartamento Pontificio, como hace cada domingo.

Se trató de una iniciativa de la Limosnería Apostólica –la encargada de la caridad del Papa- que se lee en la liturgia dominical este año (Ciclo C), y está particularmente indicado en el Jubileo Extraordinario de la Misericordia, convocado por el Papa Francisco.

El texto de Lucas contiene las palabras de Jesús: “Sed misericordiosos, como es misericordioso vuestro Padre”.

El Pontífice presentó este evangelio, en formato de bolsillo después de rezar el Ángelus, y explicó la importancia de leer el texto.

“Ahora querría renovar el gesto de donarles a todos un Evangelio de bolsillo. Se trata del Evangelio de Lucas, que leemos en los domingos de este año litúrgico. El librito ha sido titulado así: ‘El Evangelio de la Misericordia de San Lucas’; en efecto el evangelista reporta las palabras de Jesús: ‘Sean misericordiosos, como es misericordioso vuestro Padre’, de donde está sacado el tema de este Año Jubilar”.

“Les será distribuido gratuitamente por los voluntarios del Dispensario Pediátrico Santa Marta en el Vaticano, con algunos ancianos y abuelos de Roma”. “¡Qué merito tienen y las abuelos y los abuelos que transmiten la fe a sus nietos!”.

“Les invito a tomar este Evangelio y a leer un pedazo cada día; así la misericordia del Padre habitará en vuestro corazón y podrán llevarla a cuantos encuentren”, dijo Francisco.

“Y al final, en la página 123 están las siete obras de misericordia corporales y las siete obras de misericordia espirituales. Sería bueno que las aprendieran de memoria, así es más fácil hacerlas”.

“Les invito a tomar este Evangelio para que la misericordia del Padre se haga obra en ustedes, y a ustedes los voluntarios, las abuelas y los abuelos que distribuirán el Evangelio piensen en la gente que está en la Plaza Pío XII (situada justo antes de la Plaza de San Pedro) y se ve que no han podido entrar para que también ellos reciban este Evangelio”.

Como él mismo indicó, al contrario que en otras ocasiones en las que ha hecho algún regalo después del Ángelus, como hace unas semanas la “Misericordina Plus” que fue repartida por personas sintecho, esta vez los voluntarios que lo distribuyeron fueron los trabajadores y los asistidos del Dispensario Pediátrico de Santa Marta en el Vaticano, junto a un millar de ancianos y abuelos de la ciudad de Roma.

En un comunicado, la Limosnería explicó que “es muy importante que los que entreguen este regalo del Papa, que quiere llegar a la mente y al corazón de todos, sean los mismos que han transmitido la vida y los valores más grandes y hermosos a sus hijos y nietos y ahora, como sabios anunciadores de la misericordia del Padre celeste, nos dan la herencia más preciosa: el Evangelio de Jesús. Así como son expertos de misericordia los abuelos, así la aprenderán de ellos sus hijos y sus nietos”.

Después de la distribución de los evangelios, los voluntarios atravesaron la Puerta Santa de la Misericordia para ganar el Jubileo, como hacen cientos de personas cada día en Roma.

Repost 0
13 marzo 2016 7 13 /03 /marzo /2016 23:20

VATICANO, 12 Mar. 16 / 06:36 am (ACI).- El servicio es el camino para llegar hasta Jesús y alcanzar la felicidad. Esta fue la catequesis que el Papa Francisco dedicó hoy a la tercera Audiencia Jubilar del año en la Plaza de San Pedro. “Ser misericordiosos como el Padre significa seguir a Jesús en el camino del servicio”, subrayó.

Recordando la proximidad de la Pascua, el Pontífice recordó el Lavatorio de pies de Jesús a sus discípulos como muestra de humildad. “Un gesto inesperado e impresionante, al extremo que Pedro no quería aceptarlo”.

“De esta forma Jesús señala a sus discípulos el servicio como el camino a recorrer para vivir la fe en Él y dar testimonio de su amor. El mismo Jesús ha aplicado a si la imagen del ‘Siervo de Dios’ utilizada por el profeta Isaías. Él, que es el Señor, ¡se hace siervo!”, explicó el Papa.

En definitiva, “lavando los pies a los apóstoles, Jesús ha querido revelar la manera de actuar de Dios con nosotros, y dar el ejemplo de su «’mandamiento nuevo’ de amarnos unos a otros como Él nos ha amado, o sea dando la vida por nosotros”.

Francisco manifestó que “el amor, pues, es el servicio concreto que damos los unos a los otros. El amor no es sólo palabras, son obras y servicio; un servicio humilde, hecho en el silencio y en lo escondido”.

Para el Pontífice, el servicio también tiene relación con los bienes materiales, puesto que “se expresa en el compartir”, para que “ninguno esté en la necesidad”.

“Esto del compartir y de la dedición a quien está en la necesidad es unestilo de vida que Dios sugiere también a muchos cristianos, como camino de auténtica humanidad”.

“Por último, no olvidemos que lavando los pies a sus discípulos y pidiendo a ellos hacer lo mismo, Jesús nos ha invitado también aconfesar mutuamente nuestras faltas y a rezar los unos por los otros para sabernos perdonar de corazón”.

El Obispo de Roma dijo también que “el amor, la caridad y el servicio, ayudar a los demás, servir a los otros” es una tarea de los cristianos.

“Hay mucha gente que pasa la vida así, en el servicio a los demás” dijo para contar a continuación una anécdota: “La semana pasada he recibidouna carta de una persona que me decía que me agradecía por el Año de la Misericordia; me pedía de orar por ella, para que pudiera estar más cerca del Señor. La vida de esta persona era cuidar a la mamá y al hermano; la mamá en cama, anciana, lucida pero no se podía mover y el hermano discapacitado, en una silla de ruedas. Esta persona, su vida, era servir, ayudar”.

“¡Y esto es amor! Cuando te olvidas de ti mismo y piensas en los demás: ¡esto es amor! Y con el lavatorio de los pies el Señor nos enseña a ser servidores, más siervos, como Él ha sido siervo por nosotros, por cada uno de nosotros”, concluyó.

Repost 0
Published by Álvaro de Juana - en Buenos para chicos
Comenta este artículo
13 marzo 2016 7 13 /03 /marzo /2016 23:17

LIMA, 12 Mar. 16 / 08:30 pm (ACI).- Unas 750 mil personas participaron hoy en la Marcha por la Vida en Lima, Perú, convirtiéndola en una fiesta multitudinaria en defensa de la vida desde la concepción hasta su fin natural.

En Perú, el derecho a la vida desde la concepción es protegido por la Constitución Política del Perú, el Código Civil, el Código de los Niños y Adolescentes y la Convención Americana sobre Derechos Humanos. Cada año, el 25 de marzo, se celebra el Día del Niño por Nacer.

La celebración comenzó hoy a las 3:00 p.m. (hora local) y recorrió la Av. Brasil rumbo a la Costa Verde, para congregarse a orillas del mar en medio de un gran evento artístico y musical.

En la marcha participaron tanto católicos, congregados por el Arzobispado de Lima, como cristianos de diversas denominaciones. Multitud de jóvenes, madres embarazadas, familias con niños y bebés, ancianos y personas con discapacidad se sumaron al evento, en medio de cantos y barras en defensa de la vida y rechazo al aborto.

Diversos políticos, que postulan en estos días al Congreso y presidencia de Perú se hicieron presentes para expresar su compromiso en el rechazo a la aprobación del aborto en cualquiera de sus formas.

Al dirigirse a los cientos de miles de asistentes, el Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, recordó el saludo y bendición del Papa Francisco a la Marcha por la Vida y destacó que los participantes “somos hombres de paz, somos hombres tolerantes, queremos que todo el mundo tenga esa libertad de expresarse”.

“Por eso nos hemos expresado de esta manera hoy día, realmente es una juventud que nos da mucha esperanza, realmente ustedes pueden hacer el cambio”, aseguró.

El Cardenal expresó su pedido a Dios para que proteja a la familia, así como “a aquella mujer que por algún motivo tuvo la debilidad y cayó en esa desgracia del aborto, porque hay que perdonar”. “Pero no podemos fácilmente dejar que se diga que el aborto es un derecho, ¡no es un derecho, es un asesinato!”, subrayó.

El Arzobispo de Lima fue quien anunció la cifra de tres cuartos de millón de asistentes, y recibió un sonoro aplauso acompañado de personalidades de la vida política y civil del Perú. La celebración se extendió con un concierto musical, con temas que resaltaban la importancia de la defensa de la vida, la dignidad de la mujer y la familia.

Repost 0
Published by David Ramos - en A favor de la vida
Comenta este artículo
7 marzo 2016 1 07 /03 /marzo /2016 18:52

«El hombre creyó en la palabra de Jesús»

Jesús partió hacia Galilea.

El mismo había declarado que un profeta no goza de prestigio en su propio pueblo.
Pero cuando llegó, los galileos lo recibieron bien, porque habían visto todo lo que había hecho en Jerusalén durante la Pascua; ellos también, en efecto, habían ido a la fiesta.
Y fue otra vez a Caná de Galilea, donde había convertido el agua en vino. Había allí un funcionario real, que tenía su hijo enfermo en Cafarnaún.
Cuando supo que Jesús había llegado de Judea y se encontraba en Galilea, fue a verlo y le suplicó que bajara a curar a su hijo moribundo.
Jesús le dijo: "Si no ven signos y prodigios, ustedes no creen".
El funcionario le respondió: "Señor, baja antes que mi hijo se muera".
"Vuelve a tu casa, tu hijo vive", le dijo Jesús. El hombre creyó en la palabra que Jesús le había dicho y se puso en camino.
Mientras descendía, le salieron al encuentro sus servidores y le anunciaron que su hijo vivía.
El les preguntó a qué hora se había sentido mejor. "Ayer, a la una de la tarde, se le fue la fiebre", le respondieron.
El padre recordó que era la misma hora en que Jesús le había dicho: "Tu hijo vive". Y entonces creyó él y toda su familia.
Este fue el segundo signo que hizo Jesús cuando volvió de Judea a Galilea.


Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.



Leer el comentario del Evangelio por :

Baudoin de Ford (¿-c. 1190), abad cisterciense, después obispo
Homilía 6 sobre Hebreos 4,12

«El hombre creyó en la palabra de Jesús»

«La Palabra de Dios es viva y eficaz, más tajante que espada de doble filo». (Hb 4,12). A través de estas palabras el apóstol enseña a los que buscan a Cristo –Palabra, Fuerza y Sabiduría de Dios- toda la fuerza, toda la sabiduría que contiene la Palabra de Dios. Esta Palabra estaba al principio junto al Padre, eterna como él (Jn 1,1). En su tiempo fue revelada a los apóstoles, anunciada por ellos y humildemente recibida en la fe por el pueblo de los creyentes.


Hay, pues, una Palabra en el Padre, una Palabra en la boca de los apóstoles, una Palabra en el corazón de los creyentes. La Palabra en la boca es expresión de la Palabra que está en el Padre; es también expresión de la Palabra que hay en el corazón del hombre. Cuando se comprende la Palabra, o cuando se la cree, o cuando se la ama, la Palabra en el corazón del hombre se convierte en inteligencia de la Palabra, o en fe en la Palabra, amor en la Palabra. Cuando estas tres se reúnen en un solo corazón, en un momento se comprende, se cree y se ama a Cristo, Palabra de Dios, Palabra del Padre... Cristo habita en esta persona por la fe, y por una admirable condescendencia baja del Padre al corazón del hombre...

Esta Palabra de Dios... es viva: el Padre le ha dado tener la vida en ella misma tal como él tiene la vida en sí mismo (Jn 5,26). Es por eso que no solamente es viva, sino que es Vida, tal como está escrito: «Yo soy el Camino, la Verdad, la Vida» (Jn 14,6). Y puesto que es la Vida, es viva para ser vivificante, porque «lo mismo que el Padre resucita a los muertos y les da vida, así también el Hijo da la vida a los que quiere» (Jn 5,21).

Repost 0
Published by La Biblia - en Buenos
Comenta este artículo
7 marzo 2016 1 07 /03 /marzo /2016 00:03

17 Por tanto, el que está en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo.
18 Y todo proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación.
19 Porque en Cristo estaba Dios reconciliando al mundo consigo, no tomando en cuenta las transgresiones de los hombres, sino poniendo en nosotros la palabra de la reconciliación.
20 Somos, pues, embajadores de Cristo, como si Dios exhortara por medio de nosotros. En nombre de Cristo os suplicamos: ¡reconciliaos con Dios!
21 A quien no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que viniésemos a ser justicia de Dios en él.

MI COMENTARIO:

El que está en Cristo ama a Dios sobre todas las cosas y ama al prójimo como a sí mismo, y lo hace todo por amor. Cristo nos dio su ejemplo, se sacrificó por todos nosotros, no habiendo pecado sufrió por nuestros pecados y nos redimió. Nosotros también debemos hacer lo mismo, pero cada uno en su trabajo, estudios, familia, entorno social, etc.; cada uno cumpliendo en primer lugar bien sus obligaciones, de forma alegre, con amor; luego procurando ayudar a los demás a que se salven, a que se conviertan, con el ejemplo, con la palabra, con la oración, pero siempre con optimismo (esperanza) y caridad (amor). Y además, cuando lo veamos necesario, con generosidad (dar más de lo debido).

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
6 marzo 2016 7 06 /03 /marzo /2016 23:53

VATICANO, 04 Mar. 16 / 11:32 am (ACI).- El Papa Francisco presidió la celebración penitencial por las 24 horas en el Señor en la Basílica Vaticana, la cual se celebra bajo el lema del Año Jubilar "Misericordiosos como el Padre”.

A continuación la homilia completa:

«Que yo pueda ver» (Mc 10,51). Esta es la petición que hoy queremos dirigir al Señor. Ver de nuevo después de que nuestros pecados nos han hecho perder de vista el bien y alejado de la belleza de nuestra llamada, haciéndonos vagar lejos de la meta.

Este pasaje del Evangelio tiene un gran valor simbólico y existencial, porque cada uno de nosotros se encuentra en la situación de Bartimeo. Su ceguera lo había llevado a la pobreza y a vivir en las afueras de la ciudad, dependiendo en todo de los demás. El pecado también tiene este efecto: nos empobrece y aísla. Es una ceguera del espíritu, que impide ver lo esencial, fijar la mirada en el amor que da la vida; y lleva poco a poco a detenerse en lo superficial, hasta hacernos insensibles ante los demás y ante el bien. Cuántas tentaciones tienen la fuerza de oscurecer la vista del corazón y volverlo miope. Qué fácil y equivocado es creer que la vida depende de lo que se posee, del éxito o la admiración que se recibe; que la economía consiste sólo en el beneficio y el consumo; que los propios deseos individuales deben prevalecer por encima de la responsabilidad social. Mirando sólo a nuestro yo, nos hacemos ciegos, apagados y replegados en nosotros mismos, vacíos de alegría y libertad verdadera.

Pero Jesús pasa; y no pasa de largo: «se detuvo», dice el Evangelio (v. 49). Entonces, un temblor se apodera del corazón, porque se da cuenta de que es mirado por la Luz, de esa luz afable que nos invita a no permanecer encerrados en nuestra oscura ceguera. La presencia cercana de Jesús permite sentir que, lejos de él, nos falta algo importante. Nos hace sentir necesitados de salvación, y esto es el inicio de la curación del corazón. Luego, cuando el deseo de ser curados se hace audaz, lleva a la oración, a gritar ayuda con fuerza e insistencia, como hace Bartimeo: «Hijo de David, ten compasión de mí» (v. 47).

Desafortunadamente, como aquellos «muchos» del Evangelio, siempre hay alguien que no quiere detenerse, que no quiere ser molestado por el que grita su propio dolor, prefiriendo hacer callar y regañar al pobre que molesta (cf. v. 48). Es la tentación de seguir adelante como si nada, pero así se queda lejos del Señor y se mantienen distantes de Jesús y de los demás. Reconozcamos todos ser mendigos del amor de Dios, y no dejemos que el Señor pase de largo. «Timeo transeuntem Dominum» (San Agustín). Demos voz a nuestro deseo más profundo: «Maestro, que pueda ver» (v. 51). Este Jubileo de la Misericordia es un tiempo favorable para acoger la presencia de Dios, para experimentar su amor y regresar a él con todo el corazón. Como Bartimeo, dejemos el manto y pongámonos en pie (cf. v. 50): abandonemos lo que nos impide ser ágiles en el camino hacia él, sin miedo a dejar lo que nos da seguridad y a lo que estamos apegados; no permanezcamos sentados, levantémonos, reencontremos nuestra dimensión espiritual, la dignidad de hijos amados que están ante el Señor para ser mirados por él a los ojos, perdonados y recreados.

Hoy más que nunca, sobre todo nosotros los Pastores, estamos llamados a escuchar el grito, quizás escondido, de cuantos desean encontrar al Señor. Estamos obligados a revisar esos comportamientos que a veces no ayudan a los demás a acercarse a Jesús; los horarios y los programas que no salen al encuentro de las necesidades reales de los que podrían acercarse al confesionario; las reglas humanas, si valen más que el deseo de perdón; nuestra rigidez, que puede alejar la ternura de Dios. No debemos ciertamente disminuir las exigencias del Evangelio, pero no podemos correr el riesgo de malograr el deseo del pecador de reconciliarse con el Padre, porque lo que el Padre espera antes que nada es el regreso a la casa del hijo (cf. Lc 15,20-32).

Que nuestras palabras sean la de los discípulos que, repitiendo las mismas expresiones de Jesús, dicen a Bartimeo: «Ánimo, levántate, que te llama» (v. 49). Estamos llamados a infundir ánimo, a sostener y conducir a Jesús. Nuestro ministerio es el del acompañar, porque el encuentro con el Señor es personal, íntimo, y el corazón se pueda abrir sinceramente y sin temor al Salvador.

No lo olvidemos: sólo Dios es quien obra en cada persona. En el Evangelio es él quien se detiene y pregunta por el ciego; es él quien ordena que se lo traigan; es él quien lo escucha y lo sana.

Nosotros hemos sido elegidos para suscitar el deseo de la conversión, para ser instrumentos que facilitan el encuentro, para extender la mano y absolver, haciendo visible y operante su misericordia.

La conclusión del relato evangélico está cargado de significado: Bartimeo «al momento recobró la vista y lo seguía por el camino» (v. 52). También nosotros, cuando nos acercamos a Jesús, vemos de nuevo la luz para mirar el futuro con confianza, reencontramos la fuerza y el valor para ponernos en camino. En efecto «quien cree ve» (Carta enc. Lumen fidei, 1) y va adelante con esperanza, porque sabe que el Señor está presente, sostiene y guía. Sigámoslo, como discípulos fieles, para hacer partícipes a cuantos encontramos en nuestro camino de la alegría de su amor misericordioso.

Repost 0

Presentación

  • : El blog de José Calderón
  • : Este blog presenta hechos actuales a favor y en contra de la vida (aborto, eutanasia, etc.), además noticias a favor y en contra de la fe cristiana y de la iglesia católica, también noticias de las contribuciones actuales de la iglesia católica a la humanidad, y por último artículos pequeños sobre temas de formación para cristianos jóvenes y adultos.
  • Contacto

Pages

Enlaces