Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
25 noviembre 2014 2 25 /11 /noviembre /2014 13:39

VATICANO, 24 Nov. 14 / 01:08 pm (ACI/EWTN Noticias).- Este lunes, durante la Misa matutina en la Casa Santa Marta, el Papa Francisco invitó a los fieles a pedir a la viuda que donó sus dos únicas monedas al templo “que nos enseñe” a ser una Iglesia humilde y pobre, que da todo lo que tiene y no se guarda nada, para así ser fiel a Cristo y brillar con su luz.

El Papa señaló que en el episodio de la viuda –que da sus dos monedas–, y los ricos que arrojan gruesas monedas –haciendo ver que para ellos eran superfluas–, hay dos tendencias siempre presentes en la historia de la Iglesia. La Iglesia tentada por la vanidad y la “Iglesia pobre” que “no debe tener otras riquezas que su Esposo”, como la humilde mujer del templo.

“Me gusta ver en esta figura a la Iglesia que es en cierto modo un poco viuda, porque espera a su Esposo que regresará… Pero tiene a su Esposo en la Eucaristía, en la Palabra de Dios, en los pobres, sí: pero espera que regrese, ¿no? Esta actitud de la Iglesia… Esta viuda no era importante, el nombre de esta viuda no aparecía en los diarios.  Nadie la conocía. No tenía títulos… nada. Nada. No brillaba con luz propia. Es esto que me hace ver en esta mujer la figura de la Iglesia”, afirmó.

Francisco dijo entonces que “la gran virtud de la Iglesia debe ser no brillar con luz propia, sino brillar de la luz que viene de su Esposo. Que viene propio de su Esposo. Y en los siglos, cuando la Iglesia ha querido tener luz propia, se ha equivocado”.

“Es verdad que algunas veces el Señor puede pedir a su Iglesia tener, tomar un poco de luz propia”, pero eso se entiende, explicó el Papa, si la misión de la Iglesia es iluminar a la humanidad, la luz que viene donada debe ser únicamente aquella recibida de Cristo en actitud de humildad.

“Todos los servicios que nosotros hacemos en la Iglesia son para ayudarnos en esto, para recibir aquella luz. Y un servicio sin esta luz no está bien: hace que la Iglesia se vuelva o rica, o potente, o que busca el poder, o que se equivoque de camino, como ha sucedido tantas veces en la historia y como sucede en nuestras vidas, cuando nosotros queremos tener otra luz, que no es precisamente aquella del Señor: una luz propia”, señaló.

En ese sentido, aseguró que cuando la Iglesia “es fiel a la esperanza y a su esposo, es feliz de recibir la luz de Él, de ser en este sentido ‘viuda’, en espera, como la luna, del ‘sol que vendrá’”.

“Cuando la Iglesia es humilde, cuando la Iglesia es pobre, también cuando la Iglesia confiesa sus miserias –pues todos las tenemos– la Iglesia es fiel. La Iglesia dice: ‘¡Pero, yo soy oscura, pero la luz me viene de ahí!’ y esto nos hace tanto bien”.

“Pero oremos a esta viuda que está en el Cielo, seguramente, oremos a esta viuda que nos enseñe a ser Iglesia así, dando de la vida todo lo que tenemos: nada para nosotros. Todo para el Señor y para el prójimo. Humildes. Sin vanagloriarnos de tener luz propia, buscando siempre la luz que viene del Señor. Así sea”, concluyó.

Repost 0
Published by José Calderón - en A favor de la fe católica
Comenta este artículo
22 noviembre 2014 6 22 /11 /noviembre /2014 14:49

Evangelio: Lucas 20, 27-40
"No es Dios de muertos, sino de vivos"

 

En aquel tiempo se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: "Maestro, Moisés nos dejó escrito: "Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano". Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con ella". Jesús les contestó: "En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor "Dios de Abrahán, Dios de Isaac, Dios de Jacob". No es Dios de muertos, sino de vivos, porque para él todos están vivos".

Intervinieron unos letrados: "Bien dicho, Maestro". Y no se atrevían a hacerle más preguntas.

Mi comentario:

Tenemos que tener fe, esperanza y caridad (amor a Dios y al prójimo), y hacer muchas buenas obras para ser dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos para chicos
Comenta este artículo
22 noviembre 2014 6 22 /11 /noviembre /2014 14:40

 

Una de las obras expuestas en el Museo Reina Sofía. Foto: HazteOir.org (CC BY-SA 2.0)
Una de las obras expuestas en el Museo Reina Sofía. Foto: HazteOir.org (CC BY-SA 2.0)

MADRID, 21 Nov. 14 / 08:16 pm (ACI/EWTN Noticias).- Hasta ahora se han recogido más de 42.000 peticiones para que el Museo Reina Sofía retire cuatro obras de la exposición “Un saber realmente útil” ofensivas para los católicos y que incitan a la violencia. El portavoz de los Obispos españoles ha mostrado también su rechazo a estas obras que incitan a la violencia.

“Es necesaria la libertad de expresión, la libertad de pensamiento y la libertad artística, pero las libertades no son el absoluto”, ha declarado el P. Gil Tamayo y por eso ha pedido el respeto a “la dignidad de la persona humana y sus derechos, como son a la libertad religiosa y sus propias convicciones. La armonía de los derechos solo es posible en el respeto de los mismos”.

“El arte y la libertad no nos amparan para la transgresión sino que es el cauce de una convivencia en respeto y armonía de los derechos fundamentales”, ha declarado.

El portavoz de la CEE ha pedido la retirada de las obras y ha afirmado que “levantaría igualmente la voz si hubiera sido contra una mezquita o sinagoga. Pediría igualmente la retirada si ofendiera sus creencias”.

Entre las decenas de miles de protestas que ha recibido hasta ahora el Museo se encuentra la del director general de Relaciones con las Confesiones del Ministerio de Justicia, Javier Herrera, los propios trabajadores del centro artístico, representantes de las comunidades judía y musulmana y alrededor de  42.500 ciudadanos.

La plataforma MasLibres.org es la coordinadora de la denuncia y aseguran que han hecho llegar sus reclamaciones tanto al director del Museo Reina Sofía, así como al ministro de Educación, José Ignacio Wert, quién también ha recibido miles de llamadas de ciudadanos reclamando sobre este asunto.

Según afirman desde MasLibres.org, su portavoz Miguel Vidal se reunió recientemente con el director de la galería y ha agradecido “la claridad con la que el episcopado español ha señalado la inconveniencia de algunas de las obras que hoy se exponen en un museo y que han suscitado la queja de numerosos ciudadanos, la mayoría de ellos de confesión católica”.

Vidal ha señalado del mismo modo que “coincidimos plenamente con el portavoz episcopal en advertir que, si esas ofensas se hubieran referido a otras confesiones, nos habríamos movilizado de igual manera para preservar la libertad religiosa y el respeto a las creencias”.

La pasada semana un grupo de voluntarios de MasLibres.org se concentró a las puertas del Museo Reina Sofía exhibiendo carteles con imágenes de iglesias en llamas, sepulcros profanados en la vía pública y cadáveres de monjas burlados por los viandantes durante el primer tercio del siglo XX en España.

Repost 0
22 noviembre 2014 6 22 /11 /noviembre /2014 14:32

VATICANO, 19 Nov. 14 / 10:19 am (ACI).- El Papa Francisco dedicó su catequesis de la audiencia general de este miércoles a reflexionar sobre el llamado universal a la santidad, recordó que “¡todos podemos ser santos!” y explicó las claves para vivir esto en la vida cotidiana.

En una mañana soleada en Roma, el Santo Padre recordó que “un gran don del Concilio Vaticano II es el de haber recuperado una visión decisión de la Iglesia fundada en la comunión, y haber entendido de nuevo el principio de la autoridad y de la jerarquía en esa perspectiva”. Gracias a este hecho, se entiende mejor “que todos los cristianos, como bautizados, tienen una igual dignidad ante el Señor y los une la misma vocación, que es la de la santidad”.

El Papa explicó luego las líneas generales de lo que significa el don de la santidad para cada persona: “antes que nada debemos tener muy presente que la santidad no es algo que nos procuramos nosotros, que obtenemos nosotros con nuestras cualidades y nuestras capacidades”.

“La santidad es un don, es el don que nos hace el Señor Jesús, cuando nos toma consigo y nos reviste de sí mismo, nos hace como Él. En la Carta a los Efesios, el apóstol Pablo afirma que “Cristo ha amado a la Iglesia y se ha dado a sí mismo por ella, para hacerla santa”, explicó el Santo Padre a los miles de congregados en la Plaza de San Pedro.

La santidad, prosiguió el Pontífice, “es el rostro más bello de la Iglesia: es redescubrirse en comunión con Dios, en la plenitud de su vida y de su amor. Se entiende, entonces, que la santidad no es una prerrogativa solo de algunos: la santidad es un don que se ofrece a todos, nadie está excluido, por eso constituye el carácter distintivo de todo cristiano”.

A su parecer, “para ser santos, no es necesario por fuerza ser obispos, sacerdotes o religiosos. ¡Todos estamos llamados a ser santos!” y precisamente “muchas veces, tenemos la tentación de pensar que la santidad se reserva solo a los que tienen la posibilidad de separarse de los asuntos cotidianos, para dedicarse exclusivamente a la oración. ¡Pero no es así!”, dijo enérgico el Papa.

Pero, ¿qué es la santidad? No es “cerrar los ojos y poner caras” sino vivir “con amor” y ofrecer “el testimonio cristiano en las ocupaciones de todos los días donde estamos llamados a convertirnos en santos. Y cada uno en las condiciones y en el estado de vida en el que se encuentra”.

En este sentido, el Papa enumeró una serie de “estados de vida” y la manera correcta de llevar a la santidad a ellos: “¿Eres consagrado o consagrada? Sé santo viviendo con alegría tu donación y tu ministerio. ¿Estás casado? Sé santo amando y cuidando a tu marido o a tu mujer, como Cristo hizo con la Iglesia. ¿Eres un bautizado no casado? Sé santo cumpliendo con honestidad y eficiencia tu trabajo y ofreciendo tu tiempo al servicio de los hermanos”.

 “Allí donde trabajas puedes ser santo. Dios te da la gracia de ser santo. Dios se comunica contigo. Allí donde trabajas. En cualquier lugar se puede ser santo si nos abrimos a esa gracia que trabaja en nosotros y nos lleva a la santidad”.

“¿Eres padre o abuelo? Sé santo enseñando con pasión a los hijos y nietos a conocer y seguir a Jesús. Se necesita mucha paciencia para esto, para ser buenos padres, buenos abuelos es necesaria la paciencia, ahí viene la santidad: ejercitando la paciencia ¿Eres catequista, educador o voluntario? Sé santo convirtiéndote en signo visible del amor de Dios y de su presencia al lado de las personas”.

Es decir, prosiguió el Santo Padre, “cada estado de vida lleva a la santidad, ¡siempre! En tu casa, en la calle, en el trabajo, en la Iglesia. En cualquier momento y estado de vida que tengas está abierto el camino a la santidad. No se cansen de seguir este camino” porque “es Dios quien te da la gracia. Lo único que te pide el Señor es que estemos en comunión con el Señor y al servicio de los hermanos”

Además, el Santo Padre pidió a todos hacer “examen de conciencia” y responder en silencio cómo se ha respondido a la llamada del Señor a la santidad.

Una invitación a la alegría

“Cuando el Señor nos invita a convertirnos en santos, no nos llama a cualquier cosa pesada, triste… ¡Todo lo contrario! Es la invitación a compartir su alegría, a vivir y a ofrecer con alegría todos los momentos de nuestra vida, haciéndola, al mismo tiempo, un don de amor por las personas que tenemos al lado”.

Para Francisco, “si comprendemos esto, todo cambia adquiere un significado nuevo, bello, comenzando por las pequeñas cosas de todos los días”, dijo para continuar con varios ejemplos que hicieran sus palabras más comprensibles a la gente: “Una señora va al mercado a comprar, encuentra a una vecina empiezan a hablar y comienza la charla, pero si ella dice no quiero hablar mal de nadie, allí empieza el camino de la santidad”.

“O si tu hijo quiere hablar contigo de sus historias, o de que está cansado de trabajar, ponte cómodo y escucha a tu hijo que te necesita: ese es otro paso a la santidad. Termina la jornada, estamos cansados todos, llega la hora de la oración: ese es otro paso hacia la santidad. Llega el domingo: vamos a Misa a comulgar, a veces una buena confesión que nos limpie un poco, otro paso a la santidad”.

“Rezar a la Virgen que es tan buena, tan bella, rezo un Rosario: otro paso a la santidad. Tantos pasos pequeños hacia la santidad. O voy por la calle, veo a un pobre, me detengo, le pregunto, le doy algo, es otro paso hacia la santidad. Pequeñas cosas que son pequeños pasos hacia la santidad”, explicó.

Estos “pequeños pasos” nos convertirán “en personas mejores, libres del egoísmo y de la clausura en nosotros mismos, abiertos a los hermanos y a sus necesidades”.

Para concluir, el Papa Francisco volvió a exhortar a todos para acoger el don de la santidad “con alegría” y a sostenerse “los unos a los otros, para que el camino hacia la santidad no se recorra solo”, sino que “juntos en ese único cuerpo que es la Iglesia, amada y hecha santa por el Señor Jesucristo. Vayamos adelante, con valentía, en este camino hacia la santidad”, terminó.

Entre los asistentes a la audiencia general de hoy estuvieron los participantes en el Congreso Internacional Humanum que comenzó el pasado lunes y fue inaugurado por el mismo Pontífice en el nuevo Aula del Sínodo. Una semana más, acudieron también peregrinos de España, Argentina y otros países de Latinoamérica.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
22 noviembre 2014 6 22 /11 /noviembre /2014 14:30

ROMA, 21 Nov. 14 / 06:05 pm (ACI/EWTN Noticias).- La humanidad, especialmente en el Occidente secularizado, está camino al suicidio con cada ataque al matrimonio como la unión entre un hombre y una mujer, advirtió el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, Cardenal Gerhard Müller, quien afirmó que la mayoría de la gente quiere saber cómo hacer un matrimonio más fuerte y no cómo redefinirlo.

El Purpurado hizo esta advertencia en una entrevista con Edward Pentin del National Catholic Register en el marco del Coloquio Internacional “Humanum”, que concluyó este viernes en el Vaticano.

“La forma en que la familia es subvalorada o amenazada en muchos lugares es similar a estar al borde de un precipicio, debemos detenernos y no dar ese paso final del cual ya no hay retorno. En los ataques contra el matrimonio como una unión complementaria de un hombre y una mujer, vemos un tipo de suicidio de la humanidad misma, especialmente en el secularizado Occidente – en Europa, los Estados Unidos, Norte América-. La diferencia entre hombre y mujer es una realidad positiva porque refleja la voluntad de Dios en la Creación, ¡y la voluntad de Dios es buena y busca que florezca lo humano!”

La autoridad vaticana recordó que “la familia no es una cosa aislada”, sino que “pertenece a una familia más amplia, a su propia gente, historia, región y cultura. Esto subraya que no somos individuos aislados, sino creados por Dios como seres que viven juntos, con responsabilidad por el otro y por la vida de las futuras generaciones”.

“No puedo decir que tengo una personalidad autónoma”, explicó el Purpurado; sino que  debo agradecer por todas aquellas personas que me han dado tanto de sí mismos, como mis padres, hermanos y hermanas, familiares, profesores y pastores; una herencia que a la vez –indicó-, debemos dar también a las generaciones que están por venir.

Durante la entrevista, el Cardenal advirtió que en la actualidad hay discusiones “sobre sexo o relaciones fallidas, pero no sobre por qué hombres y mujeres se atraen, cómo se complementan y responden uno al otro. Esto es en lo que la gran mayoría de la gente está interesada: cómo hacer un matrimonio mejor, más fuerte, más pleno y vivificante”.

“La mayoría silenciosa hasta ahora no entendía que estaba pasando en la sociedad o ha sido silenciado por el uso de la palabra ‘discriminación’ aplicado a aquellos que quieren defender la familia tradicional. No podemos decir que la relación básica de hombre y mujer es solo un producto cultural o social, un ‘regalo’ de un gobierno o una construcción del hombre, sino que es, más bien, una base”, explicó.

“Del mismo modo, la dignidad personal y la libertad no son productos culturales y sociales, sino que están escritos en nuestra propia naturaleza como hombres y mujeres creados a imagen de Dios, como es la existencia del hombre y la mujer en el matrimonio”, añadió.

Asimismo, “los niños no son un producto de la sociedad o solo un objeto del estado, del gobierno. Los gobiernos no pueden suplantar la responsabilidad primordial de los padres hacia sus hijos o negar el derecho de los niños de crecer con una madre y un padre”.

Un camino a lo divino a través del matrimonio

Durante la entrevista, el Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe recordó que “en la tradición católica el matrimonio se basa en la creación y que la creación expresa la voluntad de Dios”. Asimismo, “en la historia de la salvación, Dios envía a su Hijo, Jesucristo”, quien se encarna cumpliendo la voluntad del Padre para nuestra salvación.

En ese sentido, “en Cristo, el estado natural del matrimonio, el vínculo natural entre hombre y mujer en matrimonio, es elevado a un sacramento, a un signo e instrumento de su gracia y su misma relación con la Iglesia”.

“El vínculo de unidad de un hombre y mujer enamorados, en matrimonio, es expresado por el amor de Jesucristo hacia su Iglesia. Y eso es un amor de donación, un amor crucificado: Qué poder hay en el santo matrimonio de los cónyuges para verdaderamente darse cuenta que están experimentando un medio, un instrumento, pero no solo para su propia santificación, sino para la divinización de todas las personas que llegan a estar en contacto con el amor divino de la Trinidad a través de la vida matrimonial”, afirmó.

En ese sentido, destacó la presencia de líderes de diversas religiones y otras confesiones cristianas en el Coloquio Humanum, pues ello demuestra que la protección del matrimonio “no es solo una preocupación de la Iglesia Católica, sino un proyecto profundamente humano, un gran regalo para toda la humanidad”.

“El amor nupcial es también un signo de esperanza para la humanidad en un mundo tan necesitado de tales signos. Testimoniando esto juntos, podemos demostrar que somos hermanos y hermanas y no enemigos”, expresó.

Repost 0
22 noviembre 2014 6 22 /11 /noviembre /2014 14:24

ROMA, 21 Nov. 14 / 12:03 am (ACI).- Cada 21 de noviembre la Iglesia celebra la Presentación de María Santísima en el Templo y por ello también realiza la “Jornada Pro Orantibus”, día en que los fieles son invitados a dar gracias a Dios por aquellos y aquellas que entregan su vida a Dios en los conventos de clausura.

Según la tradición, la niña María fue llevada al Templo por sus padres para que integrara el grupo de doncellas que allí eran consagradas a Dios e instruidas en la piedad.

Según el “Protoevangelio de Santiago”, una fuente cristiana que no está incluida en el Canon de la Biblia, la Virgen fue recibida por el sacerdote, que la bendijo y exclamó: “El Señor ha engrandecido tu nombre por todas las generaciones, pues al fin de los tiempos manifestará en ti su redención a los hijos de Israel”.

“El Señor derramó gracia sobre la niña, quien danzó, haciéndose querer de toda la casa de Israel”, añade el texto.

En el S. VI ya se celebraba esta Fiesta en el Oriente. En 1372, el Papa Gregorio XI la introdujo en Aviñón y posteriormente el Papa Sixto V la extendió a toda la Iglesia.

En esta fecha también se recuerda la Dedicación de la Iglesia de Santa María la Nueva, en el año 543, y edificada cerca del Templo de Jerusalén.

El 21 de noviembre de 1953, el Papa Pío XII instituyó este día como la “Jornada Pro Orantibus”, en honor a las comunidades religiosas de clausura.

Por ello, recientemente el Papa Francisco animó a que sea “una ocasión oportuna para agradecer al Señor por el don de tantas personas que, en los monasterios y en las ermitas, se dedican a Dios en la oración y en el silencio activo, reconociéndole aquella primacía que sólo a Él le corresponde”.

“Demos gracias al Señor por los testimonios de vida claustral y no les hagamos faltar nuestro apoyo espiritual y material, para cumplir esta importante misión”, enfatizó el Pontífice.

Más información en: https://www.aciprensa.com/santos/santo.php?id=610

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
17 noviembre 2014 1 17 /11 /noviembre /2014 16:05

Salmo Responsorial: 1
"Al que salga vencedor le daré a comer del árbol de la vida."

 

Dichoso el hombre / que no sigue el consejo de los impíos, / ni entra por la senda de los pecadores, / ni se sienta en la reunión de los cínicos; / sino que su gozo es la ley del Señor, / y medita su ley día y noche. R.

Será como un árbol, / plantado al borde de la acequia: / da fruto en su sazón / y no se marchitan sus hojas; / y cuanto emprende tiene buen fin. R.

No así los impíos, no así; / serán paja que arrebata el viento. / Porque el Señor protege el camino de los justos, / pero el camino de los impíos acaba mal. R.

Mi comentario:

A veces no parece que el camino de los impíos acabe mal, se les ve con mucha fortuna, bienes y salud en esta vida, pero es porque Dios nos ha hecho libres y deja el trigo con la hierba mala, pero al final, Dios separá a los buenos de los malos, y a cada uno dará según obró en la tierra. Antes de eso, a los que están en gracia de Dios, Él los ayuda en su vida diaria; y a los que no están en gracia de Dios, Él los deja solos por su cuenta, aunque creo que muchas veces les vuelve a dar oportunidades de convertirse, los vuelve a llamar, les tiende la mano (son ellos los la rechazan).

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
17 noviembre 2014 1 17 /11 /noviembre /2014 15:56

Primera Lectura: Apocalípsis 2, 1-5a
"Recuerda de dónde has caído y arrepiéntete"

 

Oí cómo el Señor me decía: "Al ángel de la Iglesia de Éfeso escribe así: "Esto dice el que tiene las siete estrellas en su mano derecha y anda entre los siete candelabros de oro: Conozco tus obras, tu fatiga y tu aguante; sé que no puedes soportar a los malvados, que pusiste a prueba a los que se llamaban apóstoles sin serlo y descubriste que eran unos embusteros. Eres tenaz, has sufrido por mí y no te has rendido a la fatiga; pero tengo en contra tuya que has abandonado el amor primero. Recuerda de dónde has caído, arrepiéntete y vuelve a proceder como antes."

Mi comentario:

No basta con hacer el bien, incluso mucho bien, si lo hacemos sin amor. Hacer el bien, practicar la justicia, esforzarse, sacrificarse, etc, sin amor, es látigo y confuce a la amargura, a la crítica, a la frustración. Primero debemos amar a Dios sobre todas las cosas, luego amar al prójimo como a nosotros mismos o más, luego hacerlo todo por amor; todo esfuerzo por amor, todo sacrificio por amor, corregir al prójimo por y con amor, ser boncadoso y/o piadoso por amor, etc., entonces seremos felices, tendremos paz, seremos prudentes, y se notará que lo hacemos por amor. 

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
17 noviembre 2014 1 17 /11 /noviembre /2014 14:33

VATICANO, 15 Nov. 14 / 09:41 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco recibió hoy en audiencia en el Aula Pablo VI a la Asociación de Médicos Católicos Italianos, con ocasión de su 70 aniversario, y les alentó a dar testimonio de que “la vida humana es siempre sagrada, válida e inviolable”.

El Santo Padre advirtió a los profesionales de la salud que “estamos viviendo en una época de experimentación con la vida. Pero una mala experimentación”, en la que se busca “fabricar hijos en lugar de aceptarlos como un regalo”.

“Tengan cuidado, porque esto es un pecado contra el Creador en contra de Dios Creador, quien ha creado las cosas así”.

Francisco indicó que “el pensamiento dominante propone a veces una ‘falsa compasión’: la que se presenta como una ayuda a la mujer el favorecer el aborto; como acto de dignidad procurar la eutanasia; como una conquista científica ‘producir’ un hijo considerado como un derecho y no como un don; o usar vidas humanas como conejillos de Indias para salvar presumiblemente a otras”.

“La compasión evangélica, sin embargo, es la que acompaña en el momento de la necesidad, es decir la del Buen Samaritano, que ‘ve’, ‘se compadece’, se acerca y ofrece ayuda concreta”.

El Papa dijo que “la misión de los médicos los pone cada día en contacto con tantas formas de sufrimiento: los aliento a hacerse cargo de ellos como ‘buenos samaritanos’, cuidando de forma especial a los ancianos, a los enfermos y a los discapacitados”.

“La fidelidad al Evangelio de la vida y al respeto de la misma como don de Dios requiere a veces opciones valientes y contracorriente que, en particulares circunstancias, pueden llegar a la objeción de conciencia”.

El Santo Padre recordó que “tantas veces en mi vida como sacerdote he oído objeciones. ‘Pero dime, ¿por qué la Iglesia se opone al aborto, por ejemplo? Es un problema religioso?’ – ‘No, no, no es un problema religioso’- ‘¿Es un problema filosófico’ - ‘No, no es un problema filosófico’. Es un problema científico, porque hay una vida humana y no es lícito eliminar una vida humana para resolver un problema”.

El Papa siguió con el diálogo simulado: “’Pero no, el pensamiento moderno…’ – ‘Pero mira, en el pensamiento antiguo y en el pensamiento moderno la palabra matar significa lo mismo’”.

Francisco subrayó que “lo mismo vale para la eutanasia: todos sabemos que con tantos ancianos, en esta cultura del descarte, se hace esta eutanasia oculta. Pero, también está la otra. Y esto es decirle a Dios: ‘No, el final de la vida lo hago yo, como yo quiero’".

Este, dijo, es un “pecado contra Dios Creador. Piensen bien en esto”.

El Papa expresó su deseo de que los médicos católicos italianos “puedan colaborar de forma constructiva con todas las personas e instituciones que comparten con ustedes el amor a la vida y se esperan en el servicio a su dignidad, sacralidad e inviolabilidad”.

“San Camilo de Lelis, sugiriendo la forma más eficaz para cuidar a los enfermos decía simplemente: ‘Pongan más corazón en esas manos’. Y éste es también mi deseo”.

“Que la Virgen Santa, Salud de los enfermos, sostenga los propósitos con los que se esmeran e proseguir su acción. Les pido por favor que recen por mí y de corazón los bendigo”, concluyó.

Repost 0
Published by José Calderón - en A favor de la vida
Comenta este artículo
17 noviembre 2014 1 17 /11 /noviembre /2014 14:24

VATICANO, 16 Nov. 14 / 06:59 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco recordó hoy, en sus palabras previas al rezo del Ángelus, la parábola de los talentos, y alentó a los fieles a no esconder nuestra fe y pertenencia a Cristo.

Francisco subrayó que “esta parábola nos empuja a no esconder nuestra fe y nuestra pertenencia a Cristo, a no sepultar la Palabra del Evangelio, sino a hacerla circular en nuestra vida, en las relaciones, en las situaciones concretas, como fuerza que pone en crisis, que purifica, que renueva”.

El Santo Padre señaló, citado por Radio Vaticano, que “el Evangelio de este domingo es la parábola de los talentos, tomada de san Mateo. Narra de un hombre que, antes de partir para un viaje, convoca a sus servidores y les confía su patrimonio en talentos, monedas antiguas de un gran valor”.

“El hombre de la parábola representa a Jesús, los siervos son los discípulos y los talentos son el patrimonio que el Señor les confía: su Palabra, la Eucaristía, la fe en el Padre celeste, su perdón… en resumen, sus más preciosos bienes”.

Francisco destacó que “mientras en el lenguaje común el término ‘talento’ indica una resaltante calidad individual – por ejemplo en la música, en el deporte, etcétera –,  en la parábola los talentos representan los bienes del Señor, que Él nos confía para que los hagamos fructificar”.

“El pozo cavado en el terreno por el ‘servidor malo y perezoso’ indica el  temor del riesgo que bloquea la creatividad y la fecundidad del amor”.

El Papa señaló que “Jesús no nos pide que conservemos su gracia en una caja fuerte, sino que quiere que la usemos  para provecho de los demás”.

“Es como si nos dijese: ‘He aquí mi misericordia, mi ternura, mi perdón: tómalos y  úsalos abundantemente’. Y nosotros ¿qué hemos hecho con ellos? ¿A quién hemos “contagiado” con nuestra fe? ¿A cuántas personas hemos alentado con nuestra esperanza? ¿Cuánto amor hemos compartido con nuestro prójimo?”.

“Cualquier ambiente, también el más lejano y árido, puede convertirse en un lugar donde hacer fructificar los talentos. No existen situaciones o lugares excluidos a la presencia y al testimonio cristiano”.

El Santo Padre destacó además a no tener “encerrado en nosotros mismos” el perdón, que el Señor nos da en el Sacramento de la Reconciliación.

“No lo tengamos encerrado en nosotros mismos, sino dejémoslo que desate su fuerza, que haga caer aquellos muros que nuestro egoísmo ha levantado, que nos haga dar el primer paso en las relaciones bloqueadas, retomar el diálogo donde no hay más comunicación”.

El Papa dijo que “el Señor no da a todos las mismas cosas y de la misma manera: nos conoce personalmente y nos confía aquello que es justo para nosotros; pero en todos coloca la misma, inmensa confianza ¡No lo defraudemos! ¡No nos dejemos engañar por el miedo, sino intercambiemos confianza con confianza!”.

“La Virgen María encarna esta actitud de la forma más bella y más plena. Ella ha recibido y acogido el don más sublime, Jesús en persona, y a su vez lo ha ofrecido a la humanidad con corazón generoso”.

“Pidámosle ayudarnos a ser ‘servidores buenos y fieles’, para participar  ‘de la alegría de nuestro Señor’”, concluyó.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de José Calderón
  • : Este blog presenta hechos actuales a favor y en contra de la vida (aborto, eutanasia, etc.), además noticias a favor y en contra de la fe cristiana y de la iglesia católica, también noticias de las contribuciones actuales de la iglesia católica a la humanidad, y por último artículos pequeños sobre temas de formación para cristianos jóvenes y adultos.
  • Contacto

Pages

Enlaces