Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
22 octubre 2017 7 22 /10 /octubre /2017 18:08

Mateo 22,15-21.

Los fariseos se reunieron entonces para sorprender a Jesús en alguna de sus afirmaciones. Y le enviaron a varios discípulos con unos herodianos, para decirle: "Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie. Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?". 
Pero Jesús, conociendo su malicia, les dijo: "Hipócritas, ¿por qué me tienden una trampa? 
Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto". Ellos le presentaron un denario. 
Y él les preguntó: "¿De quién es esta figura y esta inscripción?". Le respondieron: "Del César". Jesús les dijo: "Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios". 


Mi comentario: 
Todos tenemos obligaciones humanas por ser padre/madre, trabajador/jefe, ciudadano/gobernador, estudiante, etc., y debemos cumplirlas todas salvo que no concuerden con la voluntad de Dios. Dios quiere que cumplamos nuestras obligaciones terrenales pero además quiere que las hagamos con amor a Él y al prójimo. Mediante nuestros deberes humanos hacemos bien a los demás y a nosotros mismos (de los contrario no concuerdan con la voluntad de Dios). Además de nuestras obligaciones, podemos hacer caridad (obras de misericordia materiales y espirituales) pero sin descuidar nuestras responsabilidades. En algunos casos, como Jesús a los 30 años, algunos pueden convertir en su responsabilidad principal o única las labores de caridad, trabajando en obras de bien social a tiempo completo.  
 

Repost 0
Published by La Biblia y José Calderón - en Buenos para chicos Buenos
Comenta este artículo
22 octubre 2017 7 22 /10 /octubre /2017 18:03

Mateo 22,15-21.

Los fariseos se reunieron entonces para sorprender a Jesús en alguna de sus afirmaciones. Y le enviaron a varios discípulos con unos herodianos, para decirle: "Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas con toda fidelidad el camino de Dios, sin tener en cuenta la condición de las personas, porque tú no te fijas en la categoría de nadie. Dinos qué te parece: ¿Está permitido pagar el impuesto al César o no?". 
Pero Jesús, conociendo su malicia, les dijo: "Hipócritas, ¿por qué me tienden una trampa? 
Muéstrenme la moneda con que pagan el impuesto". Ellos le presentaron un denario. 
Y él les preguntó: "¿De quién es esta figura y esta inscripción?". Le respondieron: "Del César". Jesús les dijo: "Den al César lo que es del César, y a Dios, lo que es de Dios". 


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: San Lorenzo de Brindisi (1559-1619), capuchino, doctor de la Iglesia. Sermón para el 22 domingo después de Pentecostés.
 

Ser imagen de Dios

“Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.” Hay que dar a cada uno lo que le toca. He aquí una palabra llena de sabiduría y de ciencia celestial. Nos enseña que hay dos maneras de poder, el uno terreno y humano, el otro del cielo y divino... Nos enseña que debemos atenernos a dos obediencias, una a las leyes humanas y la otra a las leyes divinas... Hay que pagar al César la moneda que lleva su efigie y la inscripción del César, a Dios lo que ha sido sellado con el sello de su imagen y semejanza: “Haz brillar, Señor, sobre nosotros la luz de tu rostro.” (Sal 4,7) 

     Hemos sido creado a imagen y semejanza de Dios (Gn 1,26). Eres hombre, ¡oh cristiano! Eres la moneda del tesoro divino, una moneda que lleva el sello y la inscripción del emperador divino. Por tanto, pregunto con Cristo: “¿De quién son esta imagen y esta inscripción?” Tú respondes: “De Dios.” Yo te respondo: ¿Por qué, entonces, no das a Dios lo que es suyo?” 

     Si queremos ser realmente imagen de Dios, debemos asemejarnos a Cristo, ya que él es la imagen de la bondad de Dios y la “impronta de su ser”. (Hb 1,3) Y Dios “nos ha destinado a ser imágenes de su Hijo” (Rm 8,29). Cristo dio al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Observó de manera perfecta los preceptos que contienen las tablas de la ley divina “haciéndose obediente hasta la muerte en cruz” (cf Fl 2,8) y así fue levantado a lo más alto de los cielo.

Repost 0
Published by La Biblia y San Lorenzo de Brindisi - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
18 octubre 2017 3 18 /10 /octubre /2017 17:04

Lucas 10,1-9.

El Señor designó a otros setenta y dos, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde él debía ir.
Y les dijo: "La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha.
¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni alforja, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino.
Al entrar en una casa, digan primero: '¡Que descienda la paz sobre esta casa!'. Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes.
Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa.
En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan;
curen a sus enfermos y digan a la gente: 'El Reino de Dios está cerca de ustedes'."

Mi comentario:

Interpretándolo de forma personal, la paz de Dios reposará sobre el que sea digno de recibirla, de manera que debemos esforzarnos por ser dignos de recibir su paz. ¿Cómo ser dignos? Pues creo que seremos dignos si amamos a Dios sobre todas las cosas y amamos al prójimo como Él nos ama; si además, nos esforzamos por hacer como Jesús: hacer el bien, sólo el bien y todo el bien que debemos hacer; lo cual en forma práctica, en palabras de San Josemaría Escrivá de Balaguer, es "santificar nuestros trabajo, santificarnos en el trabajo y santificar a los demás con nuestro trabajo" (lo mismo con nuestras familias, nuestras actividades recreativas, etc.). Dignos son los que dan frutos (buenos a los ojos de Dios), pues la fe sin frutos es estéril; entonces debemos dar muchos frutos de caridad, de misericordia, por y con amor al prójimo.

Repost 0
Published by La Biblia y José Calderón - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
17 octubre 2017 2 17 /10 /octubre /2017 16:09

Santa Teresa de Calcuta (1910-1997), fundadora de las Hermanas Misioneras de la Caridad. El gozo del don.

 

«Dad limosna de lo de dentro y así lo tendréis limpio todo»

 

No podemos quedar satisfechos dando sólo dinero; el dinero no es suficiente pues se puede encontrar en otra parte. Los pobres tienen necesidad de nuestras manos para ser servidos, y de nuestros corazones para ser amados. La religión de Cristo es el amor, el contagio del amor.

Los que pueden llevar una vida cómoda sin duda que tienen sus razones. Pueden habérsela ganado con sus trabajos; yo sólo monto en cólera frente al despilfarro, los que echan a la basura lo que podría sernos de utilidad. La dificultad está en que, muy a menudo, los ricos e incluso la gente que vive cómodamente, no saben verdaderamente qué son los pobres; por eso podemos perdonarlos, porque el conocimiento sólo puede conducir al amor, y el amor al servicio. Es porque no les conocen que no se conmueven por ellos.

Por amor procuro dar a los pobres lo que los ricos no podrían obtener con dinero. Ciertamente, no tocaré a un leproso ni por un millón, pero lo cuidaré gustosamente por el amor de Dios.

Repost 0
Published by Santa Teresa de Calcuta - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
17 octubre 2017 2 17 /10 /octubre /2017 16:05

Lucas 11,37-41.

Cuando terminó de hablar, un fariseo lo invitó a cenar a su casa. Jesús entró y se sentó a la mesa.
El fariseo se extrañó de que no se lavara antes de comer.
Pero el Señor le dijo: "¡Así son ustedes, los fariseos! Purifican por fuera la copa y el plato, y por dentro están llenos de voracidad y perfidia.
¡Insensatos! El que hizo lo de afuera, ¿no hizo también lo de adentro?
Den más bien como limosna lo que tienen y todo será puro.


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: Santa Teresa de Calcuta (1910-1997), fundadora de las Hermanas Misioneras de la Caridad. El gozo del don.

«Dad limosna de lo de dentro y así lo tendréis limpio todo»

 

No podemos quedar satisfechos dando sólo dinero; el dinero no es suficiente pues se puede encontrar en otra parte. Los pobres tienen necesidad de nuestras manos para ser servidos, y de nuestros corazones para ser amados. La religión de Cristo es el amor, el contagio del amor.

Los que pueden llevar una vida cómoda sin duda que tienen sus razones. Pueden habérsela ganado con sus trabajos; yo sólo monto en cólera frente al despilfarro, los que echan a la basura lo que podría sernos de utilidad. La dificultad está en que, muy a menudo, los ricos e incluso la gente que vive cómodamente, no saben verdaderamente qué son los pobres; por eso podemos perdonarlos, porque el conocimiento sólo puede conducir al amor, y el amor al servicio. Es porque no les conocen que no se conmueven por ellos.

Por amor procuro dar a los pobres lo que los ricos no podrían obtener con dinero. Ciertamente, no tocaré a un leproso ni por un millón, pero lo cuidaré gustosamente por el amor de Dios.

Repost 0
Published by La Biblia y Santa Teresa de Calcuta - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
16 octubre 2017 1 16 /10 /octubre /2017 23:53

Lucas 11,29-32.

Al ver Jesús que la multitud se apretujaba, comenzó a decir: "Esta es una generación malvada. Pide un signo y no le será dado otro que el de Jonás.
Así como Jonás fue un signo para los ninivitas, también el Hijo del hombre lo será para esta generación.
El día del Juicio, la Reina del Sur se levantará contra los hombres de esta generación y los condenará, porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón y aquí hay alguien que es más que Salomón.
El día del Juicio, los hombres de Nínive se levantarán contra esta generación y la condenarán, porque ellos se convirtieron por la predicación de Jonás y aquí hay alguien que es más que Jonás.


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: Atribuido a San Romano el Melódico (¿-c. 560), compositor de himnos. Himno « Nínive » ; SC 99

 

Jonás fué un signo para los habitantes de Nínive : lo mismo será el Hijo del hombre para esta generación

 

Preveniste la desesperación de Nínive, desviaste la amenaza ya anunciada, y tu misericordia venció tu cólera, Señor. Ten piedad, todavía hoy, de tu pueblo y de tu ciudad; derriba a nuestros adversarios con tu mano poderosa, por la intercesión de la Madre de Dios, acogiendo nuestro arrepentimiento.

El hospital del arrepentimiento está abierto a todas las enfermedades morales: venid, apresurémosnos a ir allá, y a adquirir fuerza para nuestras almas. Es en el arrepentimiento donde la pecadora encontró la salud, donde Pedro fue liberado de su negación, David dió fin al sufrimiento de su corazón y los Ninivitas fueron curados (Lc 7,50; 22,62; 2S 12,13). No vacilemos, pues, y levantémosnos, mostrémosle nuestras heridas al Salvador y dejémonos vendar. Porque sobrepasa todo deseo, en la acogida que hace a nuestro arrepentimiento.

Jamás ha sido exigido honorario alguno a los que van, porque no podrían ofrecer un regalo del mismo valor que la cura. Recobraron la salud gratuitamente, pero dieron lo que podían dar: en lugar de regalos, lágrimas, porque éstas son allí para este Libertador, preciosos objetos de amor y de deseo. Lo demuestran la pecadora, Pedro, David y los Ninivitas, porque justamente aportando solo sus sollozos, llegaron los pies del Libertador, y este recibió su arrepentimiento.

Las lágrimas son a menudo más fuertes que Dios, si se puede decir, y verdaderamente le fuerzan: porque el Misericordioso se deja encadenar con alegría por las lágrimas, por las lágrimas del espíritu de los pequeños (cf 2Co 7,10)... Lloremos pues de corazón, a la manera de los Ninivitas, que gracias a su contricción, abrieron el cielo y fueron vistos por el Libertador, que recibió su arrepentimiento.

Repost 0
Published by La Biblia y San Romano el Melódico - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
14 octubre 2017 6 14 /10 /octubre /2017 15:40

Lucas 11,27-28.

Cuando Jesús terminó de hablar, una mujer levantó la voz en medio de la multitud y le dijo: "¡Feliz el seno que te llevó y los pechos que te amamantaron!".
Jesús le respondió: "Felices más bien los que escuchan la Palabra de Dios y la practican".


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: San Sofronio de Jerusalén (¿-639), monje, obispo. Homilía para la Anunciación 2; PG 87, 3, 3241

 

«Dichoso el vientre que te llevó»

 

«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo» (Lc 1,28). Oh Virgen María, ¿puede haber algo superior a este gozo? ¿Puede haber gracia más alta que ésta?... Verdaderamente «bendita eres entre todas las mujeres» (Lc 1,42), porque has transformado en bendición la maldición de Eva; porque Adán, que antiguamente había sido maldecido, por ti ha obtenido la bendición.

Verdaderamente «bendita eres entre todas las mujeres» porque, gracias a ti, la bendición del Padre ha sido derramada sobre los hombres y les ha librado de la antigua maldición.

Verdaderamente, «bendita eres entre todas las mujeres» porque gracias a ti, han sido salvados tus antepasados, porque eres tú quien va a engendrar al Salvador que les traerá la salvación.

Verdaderamente, «bendita eres entre todas las mujeres», porque sin haber recibido la semilla, has dado el fruto que procura a la tierra entera la bendición, y la rescata de la maldición de la que nacen las espinas.

Verdaderamente, «bendita eres entre todas las mujeres» porque siendo mujer por naturaleza, llegas a ser efectivamente Madre de Dios. Porque si aquel a quien darás a luz es verdaderamente Dios encarnado, a ti te llaman Madre de Dios con toda propiedad porque es verdaderamente Dios el que tú darás a luz.

Repost 0
Published by La Biblia y San Sofronio de Jerusalén - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
13 octubre 2017 5 13 /10 /octubre /2017 16:48

Lucas 11,15-26.

Habiendo Jesús expulsado un demonio, algunos de entre la muchedumbre decían: "Este expulsa a los demonios por el poder de Belzebul, el Príncipe de los demonios".
Otros, para ponerlo a prueba, exigían de él un signo que viniera del cielo.
Jesús, que conocía sus pensamientos, les dijo: "Un reino donde hay luchas internas va a la ruina y sus casas caen una sobre otra.
Si Satanás lucha contra sí mismo, ¿cómo podrá subsistir su reino? Porque -como ustedes dicen- yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul.
Si yo expulso a los demonios con el poder de Belzebul, ¿con qué poder los expulsan los discípulos de ustedes? Por eso, ustedes los tendrán a ellos como jueces.
Pero si yo expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes.
Cuando un hombre fuerte y bien armado hace guardia en su palacio, todas sus posesiones están seguras, pero si viene otro más fuerte que él y lo domina, le quita el arma en la que confiaba y reparte sus bienes.
El que no está conmigo, está contra mí; y el que no recoge conmigo, desparrama.
Cuando el espíritu impuro sale de un hombre, vaga por lugares desiertos en busca de reposo, y al no encontrarlo, piensa: 'Volveré a mi casa, de donde salí'. Cuando llega, la encuentra barrida y ordenada. Entonces va a buscar a otros siete espíritus peores que él; entran y se instalan allí. Y al final, ese hombre se encuentra peor que al principio".


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: San [Padre] Pío de Pietrelcina (1887-1968), capuchino. CE 33

 

El lugar del combate espiritual

 

El lugar del combate espiritual entre Dios y Satán es el alma humana, en cada instante de la vida. Es, pues, necesario que el alma dé libre acceso al Señor para que la fortifique por todos lados y a través de todas las armas. Así su luz puede venir a iluminar para combatir mejor las tinieblas del error. Revestida de Jesucristo (Ga 3,27), de su verdad y de su justicia protegida con el escudo de la fe y con la palabra de Dios, vencerá a sus enemigos, por muy poderosos que sean (Ef 6,13ss). Pero para ser revestido de Cristo es necesario morir a si mismo.

Repost 0
Published by La Biblia y San Pío de Pietrelcina - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
11 octubre 2017 3 11 /10 /octubre /2017 16:42

Lucas 11,1-4.

Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos".
Él les dijo entonces: "Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino; danos cada día nuestro pan cotidiano;
perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación".

Mi comentario:

En el Padre Nuestro actual, podemos o debemos meditar mientras lo rezamos:

Padre nuestro: reconocemos que eres nuestro padre y que todos los hombres son nuestros hermanos; por ello debemos amarlos como hermanos.

Que estás en el cielo: en primer lugar en nuestro corazón (de manera que te amemos sobre todas las cosas), en primer lugar en nuestros planes, en nuestros deseos y anhelos, en nuestros actos.

Santificado sea tu nombre: santificado y alabado con todos nuestros pensamientos, palabras y obras, incluso con lo que no hacemos por no ser bueno.

Venga a nosotros tu reino: por favor concede el don de la fe a todos y nosotros haremos apostolado con nuestro ejemplo y con la palabra.

Hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo: todos hagamos el bien con mucho amor, sólo el bien y todo el bien que debemos hacer.

Danos hoy nuestro pan de cada día: por favor Dios que no nos falte el alimento cada día y nosotros haremos lo posible porque no le falte a los que sufren hambre.

Perdona nuestras ofensas como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden: por favor Dios perdona nuestros pecados que nosotros procuraremos perdonar mucho y no ofender ni a ti ni al prójimo.

No nos dejes caer en tentación: por favor Dios ayúdanos, ilumínanos en los momentos de duda y de debilidad para que sepamos qué debemos hacer, por qué y cómo.

Y líbranos del mal: por favor Señor líbranos del mal (enfermedades, robos, accidentes, calumnias, etc.) y del maligno, sin embargo si es necesario nuestro sacrificio por el bien de los demás o nuestro, ilumínanos para que sepamos cuándo aceptar el mal (en el sentido de aceptar sufrirlo) como tú en tu pasión y muerte de cruz. 

 

Repost 0
Published by La Biblia y José Calderón - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
11 octubre 2017 3 11 /10 /octubre /2017 16:36

Lucas 11,1-4.

Un día, Jesús estaba orando en cierto lugar, y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: "Señor, enséñanos a orar, así como Juan enseñó a sus discípulos".
El les dijo entonces: "Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tu Nombre, que venga tu Reino; danos cada día nuestro pan cotidiano;
perdona nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a aquellos que nos ofenden; y no nos dejes caer en la tentación".


Extraído de la Biblia.


Homilía del siglo V sobre la oración. 

 

«Enséñanos a orar»

 

    El bien supremo es la oración, la conversación familiar con Dios. Ésta es la relación que tenemos con Dios y la unión con él. Igual que los ojos del cuerpo quedan iluminados al ver la luz, asimismo el alma que tiende hacia Dios queda iluminada por su inefable luz. La oración no es efecto de una actitud exterior sino que viene del corazón. No queda reducida a unas horas o a momentos determinados sino que es una actividad continua, tanto de día como de noche. No nos contentemos orientando nuestro pensamiento a Dios durante el tiempo dedicado exclusivamente a la oración, sino que cuando otras ocupaciones nos absorben –como son el cuidado de los pobres o cualquier otra ocupación dirigida a una obra buena y útil- es importante mantener al mismo tiempo el deseo y el recuerdo de Dios, a fin de ofrecer al Señor del universo un alimento muy suave, sazonado con la sal del amor de Dios. Podemos sacar de ahí una gran ventaja para toda la vida si consagramos a ella buena parte de nuestro tiempo.

    La oración es la luz del alma, el verdadero conocimiento de Dios, la mediación entre Dios y los hombres. A través de ella el alma se eleva hacia el cielo y abraza al Señor con un abrazo inexpresable. Como un niño de pecho hace con su madre, el alma llama a Dios llorando, hambrienta de la leche divina. Expresa sus deseos más profundos y recibe regalos que sobrepasan todo lo que se puede ver en la naturaleza. La oración con la cual nos presentamos con respeto delante de Dios, es gozo para el corazón y descanso del alma.

Repost 0
Published by La Biblia y autor desconocido - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de José Calderón
  • : Este blog presenta hechos actuales a favor y en contra de la vida (aborto, eutanasia, etc.), además noticias a favor y en contra de la fe cristiana y de la iglesia católica, también noticias de las contribuciones actuales de la iglesia católica a la humanidad, y por último artículos pequeños sobre temas de formación para cristianos jóvenes y adultos.
  • Contacto

Pages

Enlaces