Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
10 diciembre 2012 1 10 /12 /diciembre /2012 14:23
  • Evangelio: Lucas 5,17-26
    "Hoy hemos visto cosas admirables"

Un día estaba Jesús enseñando, y estaban sentados unos fariseos y maestros de la ley, venidos de todas las aldeas de Galilea, Judea y Jerusalén. Y el poder del Señor lo impulsaba a curar.
Llegaron unos hombres que traían en una camilla a un paralítico y trataban de introducirlo para colocarlo delante de él. No encontrando por donde introducirlo, a causa del gentío, subieron a la azotea y, separando las losetas, lo descolgaron con la camilla hasta el centro, delante de Jesús. Él, viendo la fe que tenían, dijo: "Hombre, tus pecados están perdonados."
Los escribas y los fariseos se pusieron a pensar: "¿Quién es éste que dice blasfemias? ¿Quién puede perdonar pecados más que Dios?" Pero Jesús, leyendo sus pensamientos, les replicó: "¿Qué pensáis en vuestro interior? ¿Qué es más fácil: decir "tus pecados quedan perdonados", o decir "levántate y anda"? Pues para que veáis que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar pecados -dijo al paralítico-: A ti te lo digo, ponte en pie, toma tu camilla y vete a tu casa." Él, levantándose al punto, a la vista de ellos, tomó la camilla donde estaba tendido y se marchó a su casa dando gloria a Dios.
Todos quedaron asombrados, y daban gloria a Dios, diciendo llenos de temor: "Hoy hemos visto cosas admirables".

Mi comentario:

Jesús hizo muchos milagros y algunos, como el anterior, frente a incrédulos y críticos. No nos quede duda que Jesús es Dios y que vino a salvarnos. Debemos seguir sus ensañanzas y ejemplo; ser fieles a Dios y dar mucho fruto con amor a Dios y al prójimo.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
10 diciembre 2012 1 10 /12 /diciembre /2012 14:15
VATICANO, 09 Dic. 12 / 09:00 am (ACI/EWTN Noticias).- En el tradicional homenaje a María Inmaculada, realizado el 8 de diciembre en la Plaza de España, en el centro de Roma, el Papa Benedicto XVI remarcó que “Jesús es la alegría de María y la alegría de la Iglesia”.

El Santo Padre señaló que “la alegría de María es plena, porque en su corazón no hay sombra de pecado. Esta alegría coincide con la presencia de Jesús en su vida: Jesús concebido y llevado en el vientre, después niño confiado a sus cuidados maternos, adolescente y joven y hombre maduro. Jesús que parte de casa, seguido a distancia con la fe hasta la Cruz y la Resurrección”.

Benedicto XVI señaló que María Inmaculada “nos habla de la alegría, la verdadera alegría que se extiende en el corazón liberado del pecado”.

Mientras que “el pecado trae consigo una tristeza negativa, que nos induce a encerrarnos en sí mismos”, señaló el Papa, “la Gracia trae la verdadera alegría que no depende de la posesión de las cosas, sino que tiene sus raíces en lo más íntimo, en lo más profundo de la persona, y que nada ni nadie puede quitar”.

“El cristianismo es esencialmente un ‘evangelio’, una ‘buena noticia’, mientras que algunos piensan que es un obstáculo a la alegría, ya que lo ven en él una serie de prohibiciones y reglas”.

El Santo Padre remarcó que “en realidad, el cristianismo es el anuncio de la victoria de la Gracia sobre el pecado, de la vida sobre la muerte”.

Si esto “implica algunos sacrificios y disciplina de la mente, del corazón y del comportamiento”, explicó el Papa, “es precisamente porque en el hombre hay la raíz venenosa del egoísmo, que perjudica a sí mismos y a los demás. Por tanto, debemos aprender a decir no a la voz del egoísmo y a decir sí a la del amor auténtico”.

Benedicto XVI también indicó que siempre es motivo de sorpresa y reflexión “el hecho de que el momento decisivo para el futuro de la humanidad, el momento en que Dios se hizo hombre, está rodeado de un gran silencio”.

“El encuentro entre el mensajero divino y la Virgen Inmaculada pasa totalmente desapercibido: nadie sabe, nadie habla de ello. Es un acontecimiento que, si hubiera sucedido en nuestro tiempo, no dejaría huella en los periódicos y en las revistas, porque es un misterio que sucede en el silencio”.

El Santo Padre subrayó que “lo que es realmente grande a menudo pasa desapercibido y el silencio apacible se revela más fructífero que la frenética agitación que caracteriza nuestras ciudades, pero que - con las debidas proporciones - se vivía ya en las grandes ciudades de entonces, como Jerusalén”.

Esta agitación, explicó el Papa, corresponde a “aquel activismo que nos impide detenernos, estar tranquilos, escuchar el silencio en el que el Señor hace oír su voz discreta”.

“María, el día que recibió el anuncio del Ángel, estaba recogida y al mismo tiempo abierta a la escucha de Dios. En ella no había obstáculo alguno, ninguna pantalla, nada que la separa de Dios”.

Benedicto XVI señaló que “este es el significado de su ser sin pecado original: su relación con Dios está libre de la más mínima imperfección, no hay separación, no hay sombra de egoísmo, sino una sintonía perfecta: su pequeño corazón humano está perfectamente ‘centrado’ en el gran corazón de Dios”.

“La voz de Dios no se reconoce en el ruido y la agitación; su diseño en nuestra vida personal y social no se percibe quedándose en la superficie, sino yendo a un nivel más profundo, donde las fuerzas no son de índole económica o política, sino morales y espirituales. Es allí, donde María nos invita a ir y a sintonizar con la acción de Dios”.
Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
8 diciembre 2012 6 08 /12 /diciembre /2012 16:36

Evangelio: Lucas 1,26-38
"Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo"

En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret, a una virgen desposada con un hombre llamado José, de la estirpe de David; la virgen se llamaba María. El ángel, entrando en su presencia, dijo: "Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo." Ella se turbó ante estas palabras y se preguntaba qué saludo era aquél. El ángel le dijo: "No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios. Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo, y le pondrás por nombre Jesús. Será grande, se llamará Hijo del Altísimo, el Señor Dios le dará el trono de David, su padre, reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su reino no tendrá fin." Y María dijo al ángel: "¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?" El ángel le contestó: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra; por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios. Ahí tienes a tu pariente Isabel, que, a pesar de su vejez, ha concebido un hijo, y ya está de seis meses la que llamaban estéril, porque para Dios nada hay imposible." María contestó: "Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra." Y la dejó el ángel.

Mi comentario:

Como María, nosotros debemos aceptar y hacer la voluntad de Dios. Para María fue muy dificil aceptarla pues en su tiempo iba a ser lapidada por quedar en cinta sin tener esposo, además estaba prometida a José y lo más probable es que José no creyera lo del ángel. Sin embargo María aceptó la voluntad de Dios y después también lo hizo José, y ambos después al huir a Egipto (en esa época ese viaje era muy largo y pesado). Nosotros debemos formar nuestra conciencia para después saber qué es lo que debemos hacer cara a Dios en cada situación de nuestra vida, y hacerlo, no buscar soluciones intermedias sino hacer lo que María, José o Jesús hubieran hecho en esta misma situación. Sólo así decimos a Dios que lo amamos sobre todas las cosas.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
4 diciembre 2012 2 04 /12 /diciembre /2012 13:57
  • Evangelio: Lucas 10,21-24
    "Jesús, se lleno de la alegría del Espíritu Santo"

En aquel tiempo, lleno de la alegría del Espíritu Santo, exclamó Jesús: "Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has escondido estas cosas a los sabios y a los entendidos, y las has revelado a la gente sencilla. Sí, Padre, porque así te ha parecido bien. Todo me lo ha entregado mi Padre, y nadie conoce quién es el Hijo, sino el Padre; ni quién es el Padre, sino el Hijo, y aquel a quien el Hijo se lo quiere revelar."
Y volviéndose a sus discípulos, les dijo aparte: "¡Dichosos los ojos que ven lo que vosotros veis! Porque os digo que muchos profetas y reyes desearon ver lo que veis vosotros, y no lo vieron; y oír lo que oís, y no lo oyeron".

Mi comentario:

Dichosos los que hemos recibido el don de la fe, porque nos ha sido regalado y por él podemos llegar al cielo. Además por ese don podemos amar a Dios sobre todas las cosas y podemos practicar el mandamiento del amor sin límites. Gracias Dios mío por todos tus dones, prometo serte fiel en todo sentido, y con amor, hacer el bien, sólo el bien y todo el bien que deba hacer.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
1 diciembre 2012 6 01 /12 /diciembre /2012 16:37

VATICANO, 25 Nov. 12 / 11:01 am (ACI/EWTN Noticias).- Al presidir esta mañana la Santa Misa en la solemnidad de Cristo Rey del Universo desde la Basílica de San Pedro del Vaticano, el Papa Benedicto XVI explicó que Jesús nos hizo partícipes de su realeza y que ser sus discípulos “significa no dejarse cautivar por la lógica mundana del poder, sino llevar al mundo la luz de la verdad y el amor de Dios”.


Durante la homilía, el Santo Padre explicó que en este último domingo del año litúrgico la
 Iglesia nos invita a celebrar al Señor Jesús como Rey del universo, y “nos llama a dirigir la mirada al futuro, hacia la última meta de la historia, que será el reino definitivo y eterno de Cristo”.

El Papa recordó hoy el cautiverio de Jesús, cuando "Pilato se quede sorprendido delante de un hombre indefenso, frágil y humillado que es, hablando de un reino de servidores. Le hace una pregunta que le parecería una paradoja: ‘Entonces, ¿tú eres rey?’. ¿Qué clase de rey puede ser un hombre que está en esas condiciones?’".

"Jesús responde de manera afirmativa: 'Tú lo dices: soy rey. Yo para esto he nacido y para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad.  Todo el que es de la verdad escucha mi voz'”.

En esta línea señaló que el poder del verdadero Mesías “no tiene ocaso y no será nunca destruido, no es el de los reinos de la tierra que surgen y caen, sino el de la verdad y el amor. Así comprendemos que la realeza anunciada por Jesús de palabra y revelada de modo claro y explícito ante el Procurador romano, es la realeza de la verdad, la única que da a todas las cosas su luz y su grandeza”.

De manera que la conversión a la gracia divina “es la condición para la instauración de este reino. Se trata de una invitación apremiante que se dirige a todos y cada uno de nosotros: convertirse continuamente en nuestra
 vida al reino de Dios, al señorío de Dios, de la verdad”, expresó.

Benedicto XVI
 explicó con este punto que Jesús habla de rey, de reino, pero no se refiere al dominio, sino a la verdad: “Jesús ha venido para revelar y traer una nueva realeza, la de Dios; ha venido para dar testimonio de la verdad de un Dios que es amor y que quiere establecer un reino de justicia, de amor y de paz”.

“Quien está abierto al amor, escucha este testimonio y lo acepta con fe, para entrar en el reino de Dios”, dijo.

Jesús “no tiene ninguna ambición política, sabe que el reino de Dios es de otro tipo, no se basa en las armas y la violencia”, y en esta perspectiva, “no quiere que se le defienda con las armas, sino que quiere cumplir la voluntad del Padre hasta el final y establecer su reino, no con las armas y la violencia, sino con la aparente debilidad del amor que da la vida”.

“El reino de Dios es un reino completamente distinto a los de la tierra”, subrayó.

Finalmente, el Papa se dirigió a los
 Cardenales, de modo especial a los seis que fueron creados ayer, con quienes concelebró la Eucaristía.

“A vosotros se os ha confiado esta ardua responsabilidad: dar testimonio del reino de Dios, de la verdad. Esto significa resaltar siempre la prioridad de Dios y su voluntad frente a los intereses del mundo y sus potencias”.

“Sed imitadores de Jesús, el cual, ante Pilato, en la situación humillante descrita en el Evangelio, manifestó su gloria: la de amar hasta el extremo, dando la propia vida por las personas que amaba. Ésta es la revelación del reino de Jesús. Y por esto, con un solo corazón y una misma alma, rezamos: ‘Adveniat regnum tuum’, 'Venga tu reino'”, concluyó.
Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
28 noviembre 2012 3 28 /11 /noviembre /2012 23:38
  • Evangelio: Lucas 21, 12-19
    "Todos os odiarán por causa mía, pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá"

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "Os echarán mano, os perseguirán, estregándoos a los tribunales y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre: así tendréis ocasión de dar testimonio. Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro. Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas".

Mi comentario:

Dios no nos ofrece una vida facil por ser fieles a Él. Nos manda como ovejas entre lobos, sin embargo debemos amarlo sobre todas las cosas y amar a todo el munco como a nosotros mismos, y hacerlo todo por amor, todo el bien que debamos y nos sea posible. Podemos privarnos de muchos bienes materiales, pero si lo hacemos por amor no será sufrimiento sino gozo, como cuando una madre se priva de muchas cosas por el bien de su hijo. Mientras más amemos menos sufriremos al darnos a los demás, al hacer sólo el bien y con esfuerzo por hacerlo cada día mejor. Como Abel debemos ofrecer lo mejor de nuestro esfuerzo diario a Dios. No morirá nuestra alma, seremos juzgados y llegaremos al cielo con la alegría de haber contribuído a que otros lleguen al cielo. 

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
28 noviembre 2012 3 28 /11 /noviembre /2012 19:32
  • Salmo Responsorial: 97
    "Grandes y maravillosas son tus obras, Señor, Dios omnipotente."

Cantad al Señor un cántico nuevo, / porque ha hecho maravillas: / su diestra le ha dado la victoria, / su santo brazo. R.
El Señor da a conocer su victoria, / revela a las naciones su justicia: / se acordó de su misericordia y su fidelidad / en favor de la casa de Israel. R.
Retumbe el mar y cuanto contiene, / la tierra y cuantos la habitan; / aplaudan los ríos, aclamen los montes. R.
Al Señor, que llega para regir la tierra. / Regirá el orbe con justicia / y los pueblos con rectitud. R.

Mi comentario:

Dios ganará; Dios triunfará; al final de los tiempos será Dios quien nos juzgue y decida nuestro destino. Los que tenemos fe en Él y le somos fieles ganaremos, triunfaremos, seremos premiados. Los que no, serán juzgados con justicia y obtendrán el castigo que les corresponda.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
26 noviembre 2012 1 26 /11 /noviembre /2012 15:01
  • Evangelio: Lucas 21, 1-4
    "Vio una viuda pobre que echaba dos reales"

En aquel tiempo, alzando Jesús los ojos, vio unos ricos que echaban donativos en el cepillo del templo; vio también una viuda pobre que echaba dos reales, y dijo: "Sabed que esa pobre viuda ha echado más que nadie, porque todos los demás han echado de lo que les sobra; pero ella, que pasa necesidad, ha echado todo lo que tenía para vivir".

Mi comentario:

Todos tenemos mucho que ofrecerle a Dios, si no es dinero es nuestro tiempo, si no, nuestra oración, si no, nuestro trabajo de cada día (ofrecido a Dios con humildad pero con afán de ofrecerle lo mejor de nosotros: un trabajo bien hecho). Sea cual sea nuestra condición, debemos, como nos dijo San Josemaría Escrivá de Balaguer: "santificar nuestro trabajo, santificarnos en el trabajo y santificar a los demás con nuestro trabajo".

 

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
26 noviembre 2012 1 26 /11 /noviembre /2012 14:47
  • Primera Lectura: Apocalípsis 14, 1-3. 4b-5
    "Llevaban grabado en la frente el nombre de Cristo y el de su Padre"

Yo, Juan, miré y en la visión apareció el Cordero de pie sobre el monte Sión, y con él ciento cuarenta y cuatro mil que llevaban grabado en la frente el nombre del Cordero y el nombre de su Padre. Oí también un sonido que bajaba del cielo, parecido al estruendo del océano, y como el estampido de un trueno poderoso; era el son de arpistas que tañían sus arpas delante del trono, delante de los cuatro seres vivientes y los ancianos, cantando un cántico nuevo. Nadie podía aprender el cántico fuera de los ciento cuarenta y cuatro mil, los adquiridos en la tierra. Éstos son los que siguen al Cordero adondequiera que vaya; los adquirieron como primicias de la humanidad para Dios y el Cordero. En sus labios no hubo mentira, no tienen falta.

Mi comentario:

La lectura anterior me hace recordar otra frase de Jesús en la que dijo "serán muchos los llamados pero pocos los elegidos". Todos los católicos y en general los cristianos, incluso los judíos y los musulmanes, estamos entre los llamados, pero sólo los que seamos fieles a Dios llegaremos a gozar de Él en el cielo. Serán pocos los que lleguen al cielo y para ello tenemos que ser firmemente fieles a Dios, no decir mentiras, no omitir la verdad cuando debemos hacer justicia, no tener faltas (ni pecados veniales y ni mortales), pero no sólo no fallarle a Dios sino hacer mucho el bien, dar muchos frutos agradables a Dios y ¡hacer mérito para llegar a cielo!. Principal y primeramente: amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a uno mismo, y luego hacerlo todo conforme este amor. No podemos ser tibios, debemos ser como Daniel (quien prefirió perder su vida a fallarle a Dios). Por amor todo sacrificio se justifica: debemos hacer todo por amor a Dios y al prójimo, incluso cuando hay que corregir al prójimo o no darle más de lo que le conviene para su bien. 

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
23 noviembre 2012 5 23 /11 /noviembre /2012 19:09
  • Evangelio: Lucas 19, 45-48
    ""

En aquel tiempo entró Jesús en el templo y se puso a echar a los vendedores, diciéndoles: "Escrito está: "Mi casa es casa de oración"; pero vosotros la habéis convertido en una "cueva de bandidos"". Todos los días enseñaba en el templo.
Los sumos sacerdotes, los letrados y los senadores del pueblo intentaban quitarlo de en medio; pero se dieron cuenta de que no podían hacer nada, porque el pueblo entero estaba pendiente de sus labios.

Mi comentario:

Sólo en esta oportunicad Jesús usó la fuerza (para arrojar a los mercaderes del templo). Como Jesús es nuestro ejemplo, debemos entender que sólo por amor a Dios y sólo cuando algo va directamente contra Dios, podemos usar la fuerza. Luego, Jesús aguantó todo tipo de insultos, golpes, humillaciones, etc., contra él; así debemos aguantar nosotros todos esos actos contra nosotros porque no debemos ser violentos sino al contrario decir: Dios no les tomes en cuenta estos pecados, y rezar por los que no comparten nuestra fe.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de José Calderón
  • : Este blog presenta hechos actuales a favor y en contra de la vida (aborto, eutanasia, etc.), además noticias a favor y en contra de la fe cristiana y de la iglesia católica, también noticias de las contribuciones actuales de la iglesia católica a la humanidad, y por último artículos pequeños sobre temas de formación para cristianos jóvenes y adultos.
  • Contacto

Pages

Enlaces