Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
31 julio 2010 6 31 /07 /julio /2010 19:35

Salmo Responsorial: 70

A ti, Señor, me acojo: no quede yo derrotado para siempre; tú que eres justo, líbrame y ponme a salvo, inclina a mí tu oído, y sálvame. R. Sé tú mi roca de refugio, el alcázar donde me salve, porque mi peña y mi alcázar eres tú. Dios mío, líbrame de la mano perversa. R. Porque tú, Dios mío, fuiste mi esperanza y mi confianza, Señor, desde mi juventud. …R. Mi boca contará tu auxilio, y todo el día tu salvación. Dios mío, me instruiste desde mi juventud, y hasta hoy relato tus maravillas. R

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
31 julio 2010 6 31 /07 /julio /2010 19:34

 

Evangelio: Mateo 13, 1-9

Aquel día, salió Jesús de casa y se sentó junto al lago. Y acudió a él tanta gente que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y la gente se quedó de pie en la orilla. Les habló mucho rato en parábolas: Salió el sembrador a sembrar. Al sembrar, un poco cayó al borde del camino; vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra, y, como la tierra no era profunda, brotó de seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y por falta de raíz se secó. Otro poco cayó entre zarzas, que crecieron y lo ahogaron. El resto cayó en tierra buena y dio grano: unos, ciento; otros, sesenta; otros, treinta. El que tenga oídos que oiga."

Debemos ser como la tierra buena y dar frutos, como cien.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
31 julio 2010 6 31 /07 /julio /2010 19:33

"Mi alma está sedienta de ti, mi Dios"

Salmo Responsorial: 62

Oh Dios, tú eres mi Dios, por ti madrugo, mi alma está sedienta de ti; mi carne tiene ansia de ti, como tierra reseca, agostada, sin agua. R. ¡Como te contemplaba en el santuario Viendo tu fuerza y tu gloria! Tu gracia vale más que la vida, te alabarán mis labios. R. Toda mi vida te bendeciré y alzaré las manos invocándote. Me saciaré como de enjundia y de manteca, Y mis labios te alabarán jubilosos. R. Porque fuiste mi auxilio, y a la sombra de tus alas canto con júbilo; mi alma está unida a ti, y tu diestra me sostiene. R.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
31 julio 2010 6 31 /07 /julio /2010 19:30

·         Primera Lectura: Jeremías 13, 1-11
"El pueblo será como ese cinturón, que ya no sirve para nada"

Así me dijo el Señor: "Vete y cómprate un cinturón de lino, y rodéate con él la cintura; pero que no toque el agua." Me compré el cinturón, según me lo mandó el Señor, y me lo ceñí. Me volvió a hablar el Señor: "Toma el cinturón que has comprado y llevas ceñido, levántate y ve al río Éufrates, y escóndelo allí, entre las hendiduras de las piedras." Fui y lo escondí en el Éufrates, según me había mandado el Señor. Pasados muchos días, me dijo el Señor: Levántate, vete al río Éufrates y recoge el cinturón que te mandé esconder allí." Fui al Éufrates, cavé, y recogí el cinturón del sitio donde lo había escondido: estaba estropeado, no servía para nada. Entonces me vino la siguiente palabra del Señor: Así dice el Señor: De este modo consumiré la soberbia de Judá, la gran soberbia de Jerusalén. Este pueblo malvado que se niega a escuchar mis palabras, que se comporta con corazón obstinado y sigue a dioses extranjeros, para rendirles culto y adoración, será como ese cinturón, que ya no sirve para nada. Como se adhiere el cinturón a la cintura del hombre, así me adherí la casa de Judá y la casa de Israel -oráculo del Señor-, para que ellas fueran mi pueblo, mi fama, mi alabanza, mi ornamento; pero no me escucharon."

No sólo somos responsables de nuestros actos sino también de nuestra comunidad. Los adultos tenemos la obligación de velar por la justicia, la igualdad, etc., en nuestra comunidad y país. Esto obliga a participar activamente por el bien de la comunidad, y participar activamente en contra de malas disposiciones y leyes (desde que se proponen al Consejo Municipal o al Congreso). Debemos criticar abiertamente lo malo y proponer abiertamente lo bueno.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
31 julio 2010 6 31 /07 /julio /2010 19:28

REDACCIÓN CENTRAL, 27 Jul. 10 / 09:02 am (ACI)

ACI Prensa ofrece a sus usuarios y público en general el segundo volumen de una interesante recopilación con 60 "Puntos de Vista" en formato MP3 sobre diversos temas de actualidad sobre los que los católicos deben tener una posición clara, firme e informada.

En este nuevo CD, que ya se encuentra a la venta, se puede oír al periodista Alejandro Bermúdez, Director del grupo ACI, compuesto por ACI Prensa, Catholic News Agency y ACI Digital (portugués), tratar cada uno de los temas con un lenguaje directo y sencillo.

Entre los temas se encuentran: el divorcio, la familia, el SIDA, la adopción homosexual, la eutanasia, el aborto en América Latina, manipulación genética, entre otros.

Más información: http://www.aciprensa.com/puntodevista.php

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
31 julio 2010 6 31 /07 /julio /2010 19:27

·         "Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo"

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: "Acláranos la parábola de la cizaña en el campo". El les contestó: "El que siembra la buena semilla es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo: el Hijo del hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga".

Quisiera agregar que durante nuestro día a día, minuto a minuto, tenemos que ser JUSTOS, es decir ser sinceros, ser honestos, luchar contra la injusticia, etc., pero más aún, por amor a Dios y al prójimo, ser generosos con nuestro tiempo, con nuestras energías, con nuestro amor y hasta donde podamos, con nuestro dinero.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
31 julio 2010 6 31 /07 /julio /2010 19:24

PIURA, 30 Jul. 10 / 03:35 am (ACI)

El Arzobispado de Piura en el norte del Perú dio a conocer que el
Papa Benedicto XVI concedió el don de la Indulgencia Plenaria a todos aquellos que participen en las actividades del Congreso Eucarístico y Mariano (CEM) que se realizará en Piura del 12 al 15 de agosto, en el estadio Miguel Grau.

"Podrán recibir la indulgencia plenaria –explican– todas las personas que participen atenta y religiosamente en las actividades del CEM y cumplan con las condiciones ordinarias para obtenerla, esto es, rechazo a cualquier tipo de pecado, incluso venial; recibir la confesión sacramental, la comunión eucarística, y elevar una oración por las intenciones del Santo Padre".

Asimismo, "podrán recibir la indulgencia plenaria todos aquellos fieles católicos que con corazón alejado de cualquier pecado participen en la Clausura del mismo Congreso el día 15 de agosto a partir de las 7:00 de la mañana en el Estadio, y reciban la Bendición papal enviada para la ocasión".

El Arzobispado señaló que "los fieles que, debido a una circunstancia razonable, no hayan podido asistir físicamente a las celebraciones sagradas, pero que durante su realización las hayan seguido piadosamente mediante transmisión radial y hayan recibido la Bendición papal, también podrán obtener la indulgencia plenaria" realizando, además de las condiciones ordinarias y "delante de una imagen piadosa, el Padrenuestro, el Credo e invoquen a Jesús en el Santísimo Sacramento y a Nuestra Señora de las Mercedes con las siguientes oraciones: ‘Sea por siempre bendito y alabado mi Jesús Sacramentado’ y ‘Nuestra Señora de las Mercedes, ruega por nosotros’".

El Congreso Eucarístico y Mariano de Piura, cuyas principales ceremonias serán transmitidas por Radio María, reunirá a destacados ponentes y a miles de fieles que tendrán la oportunidad de expresar de manera pública su fe y amor a Cristo Eucaristía.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
31 julio 2010 6 31 /07 /julio /2010 19:22

VATICANO, 31 Jul. 10 / 08:16 am (ACI)

En su reciente mensaje a los participantes del 6º Encuentro Continental Americano de la Acción Católica realizado en México, el
Papa Benedicto XVI recordó que para poder hacer frente a los desafíos actuales de la sociedad los cristianos necesitan tener una adecuada formación intelectual y una profunda vida espiritual.

En el mensaje firmado por el Secretario de Estado Vaticano, Cardenal Tarcisio Bertone, el Santo Padre animó a los participantes del evento a "profundizar en el papel fundamental de los laicos en la construcción de una sociedad más humana, que responda al proyecto original de Dios sobre la humanidad".

"Al mismo tiempo, y siendo conscientes de los múltiples desafíos que los cristianos han de afrontar en el mundo actual", el Papa exhorta a "prestar cada vez más atención a la necesidad de una adecuada formación y de una profunda vida espiritual en los fieles, que tenga en cuenta seriamente la experiencia de fe en Dios, ya que el desarrollo necesita cristianos con los brazos levantados hacia Dios en oración, cristianos conscientes de que el amor lleno de verdad, 'Caritas in veritate', del que procede el auténtico desarrollo, no es el resultado de nuestro esfuerzo, sino un don".

El encuentro, que tuvo por lema "Vida, pan, paz y libertad; laicos de Acción Católica en la ciudad para un mundo más humano", congregó a 30 delegaciones de México, Argentina, Perú, Nicaragua, Estados Unidos, Guatemala, Colombia y Ecuador.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
31 julio 2010 6 31 /07 /julio /2010 19:20

El poder de traer a otros a la existencia[1]

 

Decíamos antes que nuestra capacidad creativa se limitaba a la creación de una nueva idea, o forma de hacer las cosas; que después, para hacerla realidad debíamos recurrir a la transformación de algo ya pre-existente. Podemos añadir ahora que esas cosas que realizamos tienen una vida limitada: antes o después, todos nuestros logros pasan.

Pero hay algo que brota directamente de nosotros mismos, dando lugar a una realidad que, además, no cesará nunca: los hijos. En este caso, colaboramos con Dios en la creación de una nueva persona que está llamada a una vida eterna que no tiene fin. Somos copartícipes de su poder creador.

En el caso de la aparición de un nuevo ser humano, sucede como con la aparición del sí de la libertad al amor: Dios, cuando desea traer una nueva criatura al mundo, está esperando a que los esposos, libremente, decidan entregarse del todo.

(…)

Es algo muy grande traer hijos al mundo, colaborar con Dios es dar existencia a una persona llamada al amor y la felicidad eterna. Ninguna otra cosa que podamos aportar al mundo tiene la grandeza de esos nuevos seres humanos que dependen de nosotros para existir. Ninguna durará para siempre. Sólo los hijos pueden acompañarnos en la vida eterna.

El sí al amor, a la generación de nuevos seres humanos, son los dos aspectos en los que la persona ejerce de modo más radical su carácter de creador, que le hace imagen de Dios. En ellos aportamos al mundo, de modo directo, algo real y verdaderamente nuevo. Y, en los dos casos, es una aportación con vocación de eternidad.

Decíamos que son dos aspectos, en sí mismos muy distintos, pero intrínsecamente ligados. Pienso que no es casual esta ligazón. El amor, todo amor, es fecundo, consiste en dar realidad a aquello que ama. La vocación de la persona al amor se traduce en vocación a la fecundidad. Cuando las personas somos corporales, y venimos a la existencia unas a través de otras, la realización plena del amor es inseparable de ser padres o madres (para los que entiendan: toda vida de intimidad con Dios es automáticamente fecunda y engendra en otros esa misma vida).


MAGISTERIO

Encíclia Humanae Vitae de Pablo VI

 


Una visión global del hombre

7. El problema de la natalidad, como cualquier otro referente a la vida humana, hay que considerarlo, por encima de las perspectivas parciales de orden biológico o psicológico, demográfico o sociológico, a la luz de una visión integral del hombre y de su vocación, no sólo natural y terrena sino también sobrenatural y eterna

El amor conyugal

8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra". 

El matrimonio no es, por tanto, efecto de la casualidad o producto de la evolución de fuerzas naturales inconscientes; es una sabia institución del Creador para realizar en la humanidad su designio de amor. Los esposos, mediante su recíproca donación personal, propia y exclusiva de ellos, tienden a la comunión de sus seres en orden a un mutuo perfeccionamiento personal, para colaborar con Dios en la generación y en la educación de nuevas vidas

Sus características

9. Bajo esta luz aparecen claramente las notas y las exigencias características del amor conyugal, siendo de suma importancia tener una idea exacta de ellas. 

Es, ante todo, un amor plenamente humano, es decir, sensible y espiritual al mismo tiempo. No es por tanto una simple efusión del instinto y del sentimiento sino que es también y principalmente un acto de la voluntad libre, destinado a mantenerse y a crecer mediante las alegrías y los dolores de la vida cotidiana, de forma que los esposos se conviertan en un solo corazón y en una sola alma y juntos alcancen su perfección humana…

Es, por fin, un amor fecundo, que no se agota en la comunión entre los esposos sino que está destinado a prolongarse suscitando nuevas vidas. "El matrimonio y el amor conyugal están ordenados por su propia naturaleza a la procreación y educación de la prole. Los hijos son, sin duda, el don más excelente del matrimonio y contribuyen sobremanera al bien de los propios padres"

La paternidad responsable

10. Por ello el amor conyugal exige a los esposos una conciencia de su misión de "paternidad responsable" sobre la que hoy tanto se insiste con razón y que hay que comprender exactamente. Hay que considerarla bajo diversos aspectos legítimos y relacionados entre sí. 

En relación con los procesos biológicos, paternidad responsable significa conocimiento y respeto de sus funciones; la inteligencia descubre, en el poder de dar la vida, leyes biológicas que forman parte de la persona humana.

En relación con las tendencias del instinto y de las pasiones, la paternidad responsable comporta el dominio necesario que sobre aquellas han de ejercer la razón y la voluntad.

En relación con las condiciones físicas, económicas, psicológicas y sociales, la paternidad responsable se pone en práctica ya sea con la deliberación ponderada y generosa de tener una familia numerosa ya sea con la decisión, tomada por graves motivos y en el respeto de la ley moral, de evitar un nuevo nacimiento durante algún tiempo o por tiempo indefinido. 

La paternidad responsable comporta sobre todo una vinculación más profunda con el orden moral objetivo, establecido por Dios, cuyo fiel intérprete es la recta conciencia. El ejercicio responsable de la paternidad exige, por tanto, que los cónyuges reconozcan plenamente sus propios deberes para con Dios, para consigo mismo, para con la familia y la sociedad, en una justa jerarquía de valores. 

En la misión de transmitir la vida, los esposos no quedan, por tanto, libres para proceder arbitrariamente, como si ellos pudiesen determinar de manera completamente autónoma los caminos lícitos a seguir, sino que deben conformar su conducta a la intención creadora de Dios, manifestada en la misma naturaleza del matrimonio y de sus actos y constantemente enseñada por la Iglesia. 

Respetar la naturaleza y la finalidad del acto matrimonial 

11. Estos actos, con los cuales los esposos se unen en casta intimidad, y a través de los cuales se transmite la vida humana, son, como ha recordado el Concilio, "honestos y dignos", y no cesan de ser legítimos si, por causas independientes de la voluntad de los cónyuges, se prevén infecundos, porque continúan ordenados a expresar y consolidar su unión. De hecho, como atestigua la experiencia, no se sigue una nueva vida de cada uno de los actos conyugales. Dios ha dispuesto con sabiduría leyes y ritmos naturales de fecundidad que por sí mismos distancian los nacimientos. La Iglesia, sin embargo, al exigir que los hombres observen las normas de la ley natural interpretada por su constante doctrina, enseña que cualquier acto matrimonial (quilibet matrimonii usus) debe quedar abierto a la transmisión de la vida.

Fidelidad al plan de Dios

13. Justamente se hace notar que un acto conyugal impuesto al cónyuge sin considerar su condición actual y sus legítimos deseos, no es un verdadero acto de amor; y prescinde por tanto de una exigencia del recto orden moral en las relaciones entre los esposos. Así, quien reflexiona rectamente deberá también reconocer que un acto de amor recíproco, que prejuzgue la disponibilidad a transmitir la vida que Dios Creador, según particulares leyes, ha puesto en él, está en contradicción con el designio constitutivo del matrimonio y con la voluntad del Autor de la vida. Usar este don divino destruyendo su significado y su finalidad, aun sólo parcialmente, es contradecir la naturaleza del hombre y de la mujer y sus más íntimas relaciones, y por lo mismo es contradecir también el plan de Dios y su voluntad. Usufructuar, en cambio, el don del amor conyugal respetando las leyes del proceso generador significa reconocerse no árbitros de las fuentes de la vida humana, sino más bien administradores del plan establecido por el Creador. En efecto, al igual que el hombre no tiene un dominio ilimitado sobre su cuerpo en general, del mismo modo tampoco lo tiene, con más razón, sobre las facultades generadoras en cuanto tales, en virtud de su ordenación intrínseca a originar la vida, de la que Dios es principio. "La vida humana es sagrada —recordaba Juan XXIII—; desde su comienzo, compromete directamente la acción creadora de Dios".

Vías ilícitas para la regulación de los nacimientos

14. En conformidad con estos principios fundamentales de la visión humana y cristiana del matrimonio, debemos una vez más declarar que hay que excluir absolutamente, como vía lícita para la regulación de los nacimientos, la interrupción directa del proceso generador ya iniciado, y sobre todo el aborto directamente querido y procurado, aunque sea por razones terapéuticas.

Hay que excluir igualmente, como el Magisterio de la Iglesia ha declarado muchas veces, la esterilización directa, perpetua o temporal, tanto del hombre como de la mujer; queda además excluida toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación. 

Tampoco se pueden invocar como razones válidas, para justificar los actos conyugales intencionalmente infecundos, el mal menor o el hecho de que tales actos constituirían un todo con los actos fecundos anteriores o que seguirán después y que por tanto compartirían la única e idéntica bondad moral. En verdad, si es lícito alguna vez tolerar un mal moral menor a fin de evitar un mal mayor o de promover un bien más grande, no es lícito, ni aun por razones gravísimas, hacer el mal para conseguir el bien, es decir, hacer objeto de un acto positivo de voluntad lo que es intrínsecamente desordenado y por lo mismo indigno de la persona humana, aunque con ello se quisiese salvaguardar o promover el bien individual, familiar o social. Es por tanto un error pensar que un acto conyugal, hecho voluntariamente infecundo, y por esto intrínsecamente deshonesto, pueda ser cohonestado por el conjunto de una vida conyugal fecunda. 

Licitud del recurso a los periodos infecundos

16. A estas enseñanzas de la Iglesia sobre la moral conyugal se objeta hoy, como observábamos antes (n. 3), que es prerrogativa de la inteligencia humana dominar las energías de la naturaleza irracional y orientarlas hacia un fin en conformidad con el bien del hombre. Algunos se preguntan: actualmente, ¿no es quizás racional recurrir en muchas circunstancias al control artificial de los nacimientos, si con ello se obtienen la armonía y la tranquilidad de la familia y mejores condiciones para la educación de los hijos ya nacidos? A esta pregunta hay que responder con claridad: la Iglesia es la primera en elogiar y en recomendar la intervención de la inteligencia en una obra que tan de cerca asocia la creatura racional a su Creador, pero afirma que esto debe hacerse respetando el orden establecido por Dios

Por consiguiente, si para espaciar los nacimientos existen serios motivos, derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges, o de circunstancias exteriores, la Iglesia enseña que entonces es lícito tener en cuenta los ritmos naturales inmanentes a las funciones generadoras para usar del matrimonio sólo en los periodos infecundos y así regular la natalidad sin ofender los principios morales que acabamos de recordar.

La Iglesia es coherente consigo misma cuando juzga lícito el recurso a los periodos infecundos, mientras condena siempre como ilícito el uso de medios directamente contrarios a la fecundación, aunque se haga por razones aparentemente honestas y serias. En realidad, entre ambos casos existe una diferencia esencial: en el primero los cónyuges se sirven legítimamente de una disposición natural; en el segundo impiden el desarrollo de los procesos naturales. Es verdad que tanto en uno como en otro caso, los cónyuges están de acuerdo en la voluntad positiva de evitar la prole por razones plausibles, buscando la seguridad de que no se seguirá; pero es igualmente verdad que solamente en el primer caso renuncian conscientemente al uso del matrimonio en los periodos fecundos cuando por justos motivos la procreación no es deseable, y hacen uso después en los periodos agenésicos para manifestarse el afecto y para salvaguardar la mutua fidelidad. Obrando así ellos dan prueba de amor verdadero e integralmente honesto. 

La Iglesia, garantía de los auténticos valores humanos

18. Se puede prever que estas enseñanzas no serán quizá fácilmente aceptadas por todos: son demasiadas las voces —ampliadas por los modernos medios de propaganda— que están en contraste con la Iglesia. A decir verdad, ésta no se maravilla de ser, a semejanza de su divino Fundador, "signo de contradicción", pero no deja por esto de proclamar con humilde firmeza toda la ley moral, natural y evangélica. La Iglesia no ha sido la autora de éstas, ni puede por tanto ser su árbitro, sino solamente su depositaria e intérprete, sin poder jamás declarar lícito lo que no lo es por su íntima e inmutable oposición al verdadero bien del hombre. 

Al defender la moral conyugal en su integridad, la Iglesia sabe que contribuye a la instauración de una civilización verdaderamente humana; ella compromete al hombre a no abdicar la propia responsabilidad para someterse a los medios técnicos; defiende con esto mismo la dignidad de los cónyuges. Fiel a las enseñanzas y al ejemplo del Salvador, ella se demuestra amiga sincera y desinteresada de los hombres a quienes quiere ayudar, ya desde su camino terreno, "a participar como hijos a la vida del Dios vivo, Padre de todos los hombres".


 



[1] M. Santamaría Garai, Saber amar con el cuerpo: Ecología Sexual (versión 2.0), Palabra, Madrid 20016, 68-70.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
30 julio 2010 5 30 /07 /julio /2010 03:23

·         Primera Lectura:Jeremías 15, 17-18
¡… Que ellos se conviertan a ti, no te conviertas tú a ellos. ..."

Hay que ser fieles a Dios y no seguir el ejemplo de los hombres. Dar buen ejemplo a los demás aún en contra de la fama, de la vergüenza, de la amistad falsa o de la incomprensión.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de José Calderón
  • : Este blog presenta hechos actuales a favor y en contra de la vida (aborto, eutanasia, etc.), además noticias a favor y en contra de la fe cristiana y de la iglesia católica, también noticias de las contribuciones actuales de la iglesia católica a la humanidad, y por último artículos pequeños sobre temas de formación para cristianos jóvenes y adultos.
  • Contacto

Pages

Enlaces