Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
7 marzo 2016 1 07 /03 /marzo /2016 00:03

17 Por tanto, el que está en Cristo, es una nueva creación; pasó lo viejo, todo es nuevo.
18 Y todo proviene de Dios, que nos reconcilió consigo por Cristo y nos confió el ministerio de la reconciliación.
19 Porque en Cristo estaba Dios reconciliando al mundo consigo, no tomando en cuenta las transgresiones de los hombres, sino poniendo en nosotros la palabra de la reconciliación.
20 Somos, pues, embajadores de Cristo, como si Dios exhortara por medio de nosotros. En nombre de Cristo os suplicamos: ¡reconciliaos con Dios!
21 A quien no conoció pecado, le hizo pecado por nosotros, para que viniésemos a ser justicia de Dios en él.

MI COMENTARIO:

El que está en Cristo ama a Dios sobre todas las cosas y ama al prójimo como a sí mismo, y lo hace todo por amor. Cristo nos dio su ejemplo, se sacrificó por todos nosotros, no habiendo pecado sufrió por nuestros pecados y nos redimió. Nosotros también debemos hacer lo mismo, pero cada uno en su trabajo, estudios, familia, entorno social, etc.; cada uno cumpliendo en primer lugar bien sus obligaciones, de forma alegre, con amor; luego procurando ayudar a los demás a que se salven, a que se conviertan, con el ejemplo, con la palabra, con la oración, pero siempre con optimismo (esperanza) y caridad (amor). Y además, cuando lo veamos necesario, con generosidad (dar más de lo debido).

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
6 marzo 2016 7 06 /03 /marzo /2016 01:53

VATICANO, 04 Mar. 16 / 04:17 pm (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco presidió esta tarde la celebración Penitencial en la Basílica de San Pedro con ocasión de la jornada “24 horas con el Señor”, donde invitó a los fieles a acercarse al sacramento de la Confesión y así dejar atrás la ceguera del espíritu “que impide ver lo esencial” y “fijar la mirada en el amor que da la vida”.

“El pecado también tiene este efecto: nos empobrece y aísla”. “Es una ceguera del espíritu, que impide ver lo esencial, fijar la mirada en el amor que da la vida; y lleva poco a poco a detenerse en lo superficial, hasta hacernos insensibles ante los demás y ante el bien”, dijo el Papa.

Francisco reconoció que “la presencia cercana de Jesús permite sentir que, lejos de él, nos falta algo importante. Nos hace sentir necesitados de salvación, y esto es el inicio de la curación del corazón. Luego, cuando el deseo de ser curados se hace audaz, lleva a la oración, a gritar ayuda con fuerza e insistencia, como hace Bartimeo”, dijo el Papa en su homilía en referencia al Evangelio proclamado en la liturgia.

Este Evangelio narra la historia del ciego Bartimeo y cómo Jesús le cura después de gritarle pidiéndole ayuda. “Cada uno de nosotros se encuentra en la situación de Bartimeo”, dijo Francisco.

“Su ceguera lo había llevado a la pobreza y a vivir en las afueras de la ciudad, dependiendo en todo de los demás”, recordó sobre la historia.

“Qué fácil y equivocado es creer que la vida depende de lo que se posee, del éxito o la admiración que se recibe; que la economía consiste sólo en el beneficio y el consumo; que los propios deseos individuales deben prevalecer por encima de la responsabilidad social”, denunció el Pontífice.

El Obispo de Roma destacó que “mirando sólo a nuestro yo, nos hacemos ciegos, apagados y replegados en nosotros mismos, vacíos de alegría y libertad verdadera”. “Pero Jesús pasa; y no pasa de largo: ‘se detuvo’, dice el Evangelio”, añadió.

Por otro lado, el Pontífice explicó que siempre hay alguien “que no quiere detenerse, que no quiere ser molestado por el que grita su propio dolor, prefiriendo hacer callar y regañar al pobre que molesta”. Esta “es la tentación de seguir adelante como si nada, pero así se queda lejos del Señor y se mantienen distantes de Jesús y de los demás”.

El Papa pidió que cada uno reconozca “ser mendigos del amor de Dios” y no deje “que el Señor pase de largo”. A su vez, recordó que el Jubileo de la Misericordia “es un tiempo favorable para acoger la presencia de Dios, para experimentar su amor y regresar a él con todo el corazón”.

“Como Bartimeo, dejemos el manto y pongámonos en pie: abandonemos lo que nos impide ser ágiles en el camino hacia él, sin miedo a dejar lo que nos da seguridad y a lo que estamos apegados; no permanezcamos sentados, levantémonos, reencontremos nuestra dimensión espiritual, la dignidad de hijos amados que están ante el Señor para ser mirados por él a los ojos, perdonados y recreados”.

El Obispo de Roma también dijo a los Obispos que “estamos llamados a escuchar el grito, quizás escondido, de cuantos desean encontrar al Señor”.

“No debemos ciertamente disminuir las exigencias del Evangelio, pero no podemos correr el riesgo de malograr el deseo del pecador de reconciliarse con el Padre, porque lo que el Padre espera antes que nada es el regreso a la casa del hijo”.

“No lo olvidemos: sólo Dios es quien obra en cada persona. Nosotros hemos sido elegidos para suscitar el deseo de la conversión, para ser instrumentos que facilitan el encuentro, para extender la mano y absolver, haciendo visible y operante su misericordia”, concluyó.

Repost 0
Published by Álvaro de Juana - en Buenos
Comenta este artículo
1 marzo 2016 2 01 /03 /marzo /2016 14:26

Mateo 18,21-35.

Se adelantó Pedro y le dijo: "Señor, ¿cuántas veces tendré que perdonar a mi hermano las ofensas que me haga? ¿Hasta siete veces?".
Jesús le respondió: "No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.
Por eso, el Reino de los Cielos se parece a un rey que quiso arreglar las cuentas con sus servidores.
Comenzada la tarea, le presentaron a uno que debía diez mil talentos.
Como no podía pagar, el rey mandó que fuera vendido junto con su mujer, sus hijos y todo lo que tenía, para saldar la deuda.
El servidor se arrojó a sus pies, diciéndole: "Señor, dame un plazo y te pagaré todo".
El rey se compadeció, lo dejó ir y, además, le perdonó la deuda.
Al salir, este servidor encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, tomándolo del cuello hasta ahogarlo, le dijo: 'Págame lo que me debes'.
El otro se arrojó a sus pies y le suplicó: 'Dame un plazo y te pagaré la deuda'.
Pero él no quiso, sino que lo hizo poner en la cárcel hasta que pagara lo que debía.
Los demás servidores, al ver lo que había sucedido, se apenaron mucho y fueron a contarlo a su señor.
Este lo mandó llamar y le dijo: '¡Miserable! Me suplicaste, y te perdoné la deuda.
¿No debías también tú tener compasión de tu compañero, como yo me compadecí de tí?'.
E indignado, el rey lo entregó en manos de los verdugos hasta que pagara todo lo que debía.
Lo mismo hará también mi Padre celestial con ustedes, si no perdonan de corazón a sus hermanos".

Extraído de la Biblia: Libro del Pueblo de Dios.

Leer el comentario del Evangelio por :
San Cesáreo de Arlés (470-543), monje y obispo
Sermón Morin 35; PLS IV, pag 303ss

“Perdonar a su hermano de todo corazón”

Sabéis lo que vamos a decir a Dios en la oración antes de acercarnos a comulgar: “Perdona nuestra ofensas como nosotros perdonamos a los que nos ofenden.” Preparaos interiormente a perdonar, porque estas palabras las volveréis a encontrar en la oración. ¿Cómo las vais a decir? ¿No las vais a pronunciar? Por que al fin y al cabo, ésta es la cuestión: ¿diréis estas palabras o no las diréis? Detestas a tu hermano y pronuncias las palabra “perdona nuestras ofensas como nosotros perdonamos a los que no ofenden”? --- “Evito estas palabras”, me dirás. Pero entonces, ¿estás realmente orando? Poned atención, hermanos míos. En un instante pronunciaréis la oración. ¡Perdonaos de todo corazón!

Mira a Cristo colgado en la cruz, escucha su oración: “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen.” (Lc 23,34) Dirás, sin duda: él lo podía decir, yo no. Yo soy un hombre, y él es Dios. ¿No puedes imitar a Cristo? Entonces ¿porque el apóstol Pedro escribió: “Cristo sufrió por vosotros, y os ha dejado un ejemplo para que sigáis sus huellas.”? (1Pe 2,21) ¿Por qué el apóstol Pablo nos dice: “Sed, pues, imitadores de Dios como hijos suyos muy queridos.” (Ef 5,1) ¿Por qué el mismo Señor dijo: “Cargad con mi yugo y aprended de mí, que soy sencillo y humilde de corazón.” (Mt 11,29)? Andamos con rodeos, buscamos excusas cuando nos parece imposible aquello que no queremos hacer... Hermanos míos, ¡no acusemos a Cristo de habernos dado unos preceptos demasiado difíciles, imposibles de realizar! Con toda humildad digamos más bien con el salmista: “Qué justo eres, Señor, qué rectas tus decisiones!” (Sl 118,137)

Repost 0
Published by La Biblia - en Buenos
Comenta este artículo
29 febrero 2016 1 29 /02 /febrero /2016 02:05

VATICANO, 26 Feb. 16 / 04:58 pm (ACI).- El Papa Francisco recibió esta mañana en el Vaticano a Kevin Systrom, CEO y co-fundador de Instagram, una de las redes sociales más populares.

Systrom visitó al Pontífice en el Palacio Apostólico del Vaticano y compartió su experiencia en su perfil de Instagram. Llevó de regalo al Papa un libro con las imágenes más impactantes compartidas en la red social, entre las que se incluyen fotografías que reflejan la crisis de los refugiados en Europa.

Según una fuente del Vaticano, el Papa y Systrom hablaron sobre el poder de las imágenes “para superar las barreras culturales, geográficas o generacionales”.

Systrom compartió una fotografía de su encuentro en Instagram con estas palabras: “Hoy tuve el honor de conocer al Papa Francisco. Hablamos del poder de las imágenes para unir a las personas a través de diferentes culturas e idiomas. ¡Fue de lejos una de las más memorables experiencias de mi vida!”.

Repost 0
Published by ACI - en Buenos
Comenta este artículo
29 febrero 2016 1 29 /02 /febrero /2016 02:04

REDACCIÓN CENTRAL, 28 Feb. 16 / 07:05 pm (ACI).- Han pasado más de dos meses desde que el Papa Francisco dio inicio al Jubileo de la Misericordia abriendo la Puerta Santa de la Basílica de San Pedro en el Vaticano, tras lo cual se abrieron otras en todo el mundo.

La Puerta Santa permite que una persona, en el marco del Año Santo, gane una indulgencia plenaria si cumple con los requisitos mínimos. Pero ¿Qué es una Puerta Santa? Para responder a la pregunta ACI Prensa entrevistó al P. Donato Jiménez, sacerdote agustino recoleto y también profesor emérito de la Facultad de Teología Pontificia y Civil de Lima.

1.- ¿Qué es una Puerta Santa?

El P. Jiménez indicó que la puerta es un “símbolo humano” y ha estado presente desde siempre en todas las culturas. “El hombre tiene unas actitudes respecto a la puerta”: entrar y salir.

Por ejemplo: “todos le decimos a un amigo ‘Oye mi casa está abierta, cuando quieras llama a la puerta’ y a un enemigo le dices ‘no te quiero ver más por esta puerta’”.

En el caso de una Puerta Santa también se entra y se sale pero hay un elemento importante: se derraman unas bendiciones y gracias especiales cuando la cruzamos.

En un Jubileo, la Puerta Santa sirve para “indicar a los fieles que pasar por la puerta de la iglesia significa una actitud de acogida, de agradecimiento, de pedir perdón, de pedir nuevas gracias o saber con seguridad que vamos a recibir una bendición y eso es lo que significa”, explicó.

2.- ¿Qué significa pasar por la Puerta Santa?

Cada vez que cruzamos una Puerta Santa ganamos una gracia especial y esa es la indulgencia plenaria.

El sacerdote indicó que cruzarla supone una “renovación” y una “actitud de conversión y de arrepentimiento”. “La Puerta Santa significa todas esas cosas buenas y renovadas que tiene que poner el cristiano para cambiar de vida”, añade.

El presbítero señaló que cuando Cristo se refiere a sí mismo como la “puerta” significa que la persona encontrará en Él “la salvación, la seguridad, la acogida y el calor. Todas las condiciones para que esté seguro el redil dentro de la puerta y el que entre por ella está en libertad. Puede entrar y salir”.

4.- ¿Por qué la Puerta Santa solo se abre en un Jubileo?

El sacerdote indicó que en el Nuevo Testamento hay una palabra llamada “kairos” que hace referencia al tiempo más propicio en el que Dios concede todos sus bienes.

“Sabemos que Dios está listo para concedernos sus bienes en cualquier momento, pero hay un tiempo en especial donde Dios está más dispuesto a darnos lo que le pidamos. Este tiempo es el año del perdón, el Año de la Misericordia. El año de la circunstancia más ventajosa que puedes encontrar.”, explicó.

5.- ¿La Puerta Santa es un llamado para que la gente se acerque a Dios?

El P. Jiménez indicó que entrar por la Puerta Santa es entrar en la “acogida de Dios”, sobretodo en el “Dios de la misericordia”.

“Hay muchos cristianos fríos o que están alejados de la Iglesia. Con este Año Santo se les hace el llamado para que reflexionen: ‘Bueno soy un cristiano y tengo una relación con mi Padre Dios. Es cierto que tengo muchos pecados pero Dios es un Dios de perdón’”.

Así, prosiguió el sacerdote, cuando la persona se arrepiente se confiesa, cumple los requisitos previos y cruza la Puerta Santa obtiene la indulgencia plenaria, la manifestación de la “misericordia de Dios”.

“Entonces es el momento de aprovechar, Dios me hace llamadas por todas partes para que no nos alejemos del a Iglesia”, precisó.

6.- ¿Qué le pasa a una persona cuando cruza una Puerta Santa?

En primer lugar, el sacerdote dijo que cruzar una Puerta Santa “no es nada mágico”. Lo que la persona va a sentir “es aquello para lo que se ha preparado”.

“Es decir no es que la gente vaya a pasar la puerta y luego ya está se sale con una señal de la cruz, se santigua y ha cumplido. No. El que cruza la Puerta Santa tiene que hacerlo con espíritu de conversión y con un espíritu de renovación. Debe entrar confiado a Dios que es misericordioso”.

7.- ¿Por qué es importante la indulgencia plenaria?

“La indulgencia plenaria es una amnistía, es decir que Dios perdona todo: perdona todos los pecados, sean los que fueren y cuando sean”.

El P. Donato explicó que cuando uno se confiesa, se perdona el pecado pero permanece la culpa y las consecuencias.

Por ejemplo “yo robo un dinero que no es mío y lo gasto. Me arrepiento, voy a confesarme pero aún permanece la culpa de que yo ya no podré devolver el dinero”. La indulgencia plenaria borra esta culpa y las consecuencias, además de los pecados. El alma queda totalmente libre, como si la persona estuviera recién bautizada y si muere ya no tendrá que pasar por el purgatorio.

8.- ¿Qué condiciones se deben cumplir para cruzar la Puerta Santa y obtener la indulgencia?

El P. Donato dijo que antes de cruzar la Puerta Santa, y obtener la indulgencia, la persona debe confesarse, comulgar y rezar por las intenciones del Papa.

9.- ¿Cualquier persona puede abrir una puerta Santa?

No. El P. Donato Jiménez recalcó que la Puerta Santa sólo puede ser abierta por el Papa y por los obispos en los lugares que ellos designen.

10.- ¿Por qué no se abren las puertas de todos los templos?

Según el sacerdote, se eligen ciertos templos “sencillamente para llamar un poco más la atención”. Asimismo, indicó que una Puerta Santa no es algo “simple u ordinario” sino que es “extraordinario”.

Además, el P. Donato, comentó que las iglesias señaladas presentan una ocasión propicia para que la personas haga “una peregrinación”. Explicó que esta puede ser simplemente “salir de mi barrio e ir a esa iglesia que está a dos horas de mi casa”.

“Todo ese peregrinaje forma parte de la actitud de conversión y de deseo de recibir la gracia del creyente”, dijo.

11.- ¿Cómo se cruza una Puerta Santa?

Físicamente, se puede cruzar la Puerta Santa como “uno puede y según su devoción”. El P. Donato expresó que una persona puede pasar de rodillas, con la cabeza baja o “con una actitud que refleje que está pensando en ella”.

A nivel espiritual, la persona la cruza según su devoción y haciendo las oraciones que crea pertinentes. Añadió que hay otras personas que van con la intención de atravesar la Puerta Santa pero que no sienten nada, que no tienen la devoción o que no saben manifestarla. Sin embargo, ellos también “reciben la gracia de la indulgencia plenaria y del Jubileosiempre que cumplan con las condiciones anteriores”.

Si ya entendiste qué es una Puerta Santa ¿Qué estás esperando para cruzarla? Averigua cuántas hay en tu diócesis y comienza tu peregrinación espiritual.

Repost 0
Published by María Ximena Rondón - en Buenos
Comenta este artículo
28 febrero 2016 7 28 /02 /febrero /2016 15:34
1 En aquel mismo momento llegaron algunos que le contaron lo de los galileos, cuya sangre había mezclado Pilato con la de sus sacrificios.

2 Les respondió Jesús: «¿Pensáis que esos galileos eran más pecadores que todos los demás galileos, porque han padecido estas cosas?
3 No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo.
4 O aquellos dieciocho sobre los que se desplomó la torre de Siloé matándolos, ¿pensáis que eran más culpables que los demás hombres que habitaban en Jerusalén?
5 No, os lo aseguro; y si no os convertís, todos pereceréis del mismo modo.»
6 Les dijo esta parábola: «Un hombre tenía plantada una higuera en su viña, y fue a buscar fruto en ella y no lo encontró.
7 Dijo entonces al viñador: "Ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no lo encuentro; córtala; ¿para qué va a cansar la tierra?"
8 Pero él le respondió: "Señor, déjala por este año todavía y mientras tanto cavaré a su alrededor y echaré abono,
9 por si da fruto en adelante; y si no da, la cortas."»

Mi comentario:

No debemos considerarnos santos o más buenos que los demás, debemos estar atentos y ser cada día más fieles a Dios. A pesar de nuestra poca fe y pocas obras, Dios nos da una nueva oportunidad para dar frutos, pero si la rechazamos iremos al infierno como todos los que rechazan a Dios, los que hacen el mal, los que son indiferentes.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
27 febrero 2016 6 27 /02 /febrero /2016 22:30

1 Todos los publicanos y los pecadores se acercaban a él para oírle,
2 y los fariseos y los escribas murmuraban, diciendo: «Este acoge a los pecadores y come con ellos.»
3 Entonces les dijo esta parábola.
11 Dijo: «Un hombre tenía dos hijos;
12 y el menor de ellos dijo al padre: "Padre, dame la parte de la hacienda que me corresponde." Y él les repartió la hacienda.
13 Pocos días después el hijo menor lo reunió todo y se marchó a un país lejano donde malgastó su hacienda viviendo como un libertino.
14 «Cuando hubo gastado todo, sobrevino un hambre extrema en aquel país, y comenzó a pasar necesidad.
15 Entonces, fue y se ajustó con uno de los ciudadanos de aquel país, que le envió a sus fincas a apacentar puercos.
16 Y deseaba llenar su vientre con las algarrobas que comían los puercos, pero nadie se las daba.
17 Y entrando en sí mismo, dijo: "¡Cuántos jornaleros de mi padre tienen pan en abundancia, mientras que yo aquí me muero de hambre!
18 Me levantaré, iré a mi padre y le diré: Padre, pequé contra el cielo y ante ti.
19 Ya no merezco ser llamado hijo tuyo, trátame como a uno de tus jornaleros."
20 Y, levantándose, partió hacia su padre. «Estando él todavía lejos, le vió su padre y, conmovido, corrió, se echó a su cuello y le besó efusivamente.
21 El hijo le dijo: "Padre, pequé contra el cielo y ante ti; ya no merezco ser llamado hijo tuyo."
22 Pero el padre dijo a sus siervos: "Traed aprisa el mejor vestido y vestidle, ponedle un anillo en su mano y unas sandalias en los pies.
23 Traed el novillo cebado, matadlo, y comamos y celebremos una fiesta,
24 porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a la vida; estaba perdido y ha sido hallado." Y comenzaron la fiesta.
25 «Su hijo mayor estaba en el campo y, al volver, cuando se acercó a la casa, oyó la música y las danzas;
26 y llamando a uno de los criados, le preguntó qué era aquello.
27 El le dijo: "Ha vuelto tu hermano y tu padre ha matado el novillo cebado, porque le ha recobrado sano."
28 El se irritó y no quería entrar. Salió su padre, y le suplicaba.
29 Pero él replicó a su padre: "Hace tantos años que te sirvo, y jamás dejé de cumplir una orden tuya, pero nunca me has dado un cabrito para tener una fiesta con mis amigos;
30 y ¡ahora que ha venido ese hijo tuyo, que ha devorado tu hacienda con prostitutas, has matado para él el novillo cebado!"
31 «Pero él le dijo: "Hijo, tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo;
32 pero convenía celebrar una fiesta y alegrarse, porque este hermano tuyo estaba muerto, y ha vuelto a la vida; estaba perdido, y ha sido hallado."»

MI COMENTARIO:

Como al hijo menor, si volvemos a Dios arrepentidos y pedimos perdón, Dios nos perdonará y nos restituirá el gran don de ser hijos suyos (tan grande como una fiesta en el cielo). Cuando le damos la espalda a Dios nos pasa como al hijo pródigo (el menor), mientras tenemos recursos los disfrutamos pero cuando se acaban nadie nos socorre (el egoísta se rodea de egoístas).

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
27 febrero 2016 6 27 /02 /febrero /2016 22:19

VATICANO, 27 Feb. 16 / 08:05 am (ACI).- Luego de recibir al Presidente de la República de Argentina, Mauricio Macri, el Papa Francisco tuvo un encuentro con Emprendedores Reunidos de Cofindustria, la Confederación General de la Industria Italiana.

En su discurso, el Pontífice señaló lo que realmente espera de ellos: “Que vuestra vía maestra sea siempre la justicia que rechaza los atajos de las recomendaciones y de los favoritismos, y las desviaciones peligrosas de la deshonestidad y de los compromisos fáciles”.

Además, explicó que el encuentro confirma “la contribución con vuestro trabajo a una sociedad más justa y cercana a las necesidades del hombre”.

“Ustedes quieren reflexionar juntos sobre la ética de hacer empresa; juntos han decidido reforzar el cuidado de los valores, que son la ‘espina dorsal’ de los proyectos de formación, de valorización del territorio y de promoción de las relaciones sociales, y que permiten una concreta alternativa al modelo consumista del beneficio a toda costa”.

“¡Cómo de distinta sería nuestra vida si aprendiésemos de verdad, día a día, a trabajar, a pensar, a construir juntos!”, exclamó durante el discurso.

Francisco explicó que “hacer juntos” significa “invertir en proyectos que sepan involucrar sujetos a menudo olvidados o descuidados”. “Entre esto, sobre todo, las familias, brotes de humanidad, en las que la experiencia del trabajo, el sacrificio que lo alimenta y los frutos que de él se derivan encuentran sentido y valor”.

El Papa también recordó a “los ancianos, que podrían todavía expresar recursos y energías para una colaboración activa y que a menudo son descartados como inútiles e improductivos”.

Sobre los jóvenes afirmó que son “prisioneros de la precariedad y de largos periodos de desempleo”, y por tanto son privados también de su dignidad.

“Todas estas fuerzas, unidas, pueden marcar la diferencia para una empresa que ponga en el centro a la persona, la calidad de sus relaciones, la verdad de su compromiso en construir un mundo más justo, un mundo de verdad de todos”.

En definitiva, se trata de “poner en valor los dones de todos, sin descuidar la unidad irrepetible de cada uno”.

Pero este poner al centro a la persona “comporta una serie de elecciones importantes”, que Francisco señaló después: “significa dar a cada uno lo suyo, librando a las madres y los padres de familia de la angustia de no poder dar un futuro y mucho menos un presente a sus propios hijos; significa saber dirigir, pero también saber escuchar, compartiendo con humildad y confianza proyectos e ideas”.

Además, “significa hacer de tal forma que el trabajo cree otros trabajos, la responsabilidad cree otras responsabilidades, la esperanza cree otraesperanza, sobre todo para las jóvenes generaciones que hoy más que nunca necesitan de ella”.

El Papa les pidió que todo esto no sea solo un eslogan sino que se convierta en “un programa para el presente y el futuro” y por tanto sean “constructores de un nuevo humanismo del trabajo”.

“Están llamados a tutelar la profesionalidad, y al mismo tiempo a prestar atención a las condiciones en las que se realiza el trabajo, para no se produzcan incidentes y situaciones de malestar”.

Al final, el Pontífice les recomendó que el bien común sea la brújula que oriente la actividad productiva, para que crezca una economía de todos y para todos”. Porque “no hay libertad sin justicia y no hay justicia son el respeto de la dignidad de cada uno”.

Repost 0
Published by Álvaro de Juana - en Buenos
Comenta este artículo
26 febrero 2016 5 26 /02 /febrero /2016 16:15

VATICANO, 26 Feb. 16 / 07:17 am (ACI).- “¡Cuánto desearía que en la Iglesia cada fiel, cada institución, cada actividad revelara que Dios ama al hombre!”, dijo esta mañana en el Vaticano el Papa Francisco.

Al recibir en audiencia a los participantes del Congreso Internacional promovido por el Pontificio Consejo Cor Unum sobre el tema “La caridad no tendrá fin jamás”, Perspectivas a diez años de la Encíclica Deus Caritas est”, el Santo Padre señaló que la caridad es el fundamento de la historia de la Iglesia.

“Es la historia del amor que hemos recibido de Dios y debemos llevar al mundo: esta caridad recibida y dada es el fundamento de la historia de la Iglesia y de la historia de cada uno de nosotros”.

Deus Caritas est fue la primera encíclica de Benedicto XVI publicada en diciembre de 2005 y “trata un tema que permite recorrer toda la historia de la Iglesia que, entre otras cosas, es una historia de caridad”, según manifestó Francisco.

Francisco añadió que “la caridad, por tanto, está en el centro de la vidade la Iglesia, y es verdaderamente su corazón, como decía santa Teresa del Niño Jesús”.

Sobre el Jubileo de la Misericordia que se está celebrando ahora mismo señaló que “nos brinda también la ocasión de volver a este corazón palpitante de nuestra vida y de nuestro testimonio, al centro del anuncio de fe: Dios es amor”.

“Dios no tiene simplemente el deseo o la capacidad de amar; Dios es caridad: la caridad es su esencia, su naturaleza. Él es único, pero no es solitario; no puede estar solo, no puede cerrarse en sí mismo, porque es comunión, es caridad, y la caridad por naturaleza se comunica, se difunde. Así, Dios asocia al hombre a su vida de amor y, aunque el hombre se aleje de él, él no permanece distante sino que le sale al encuentro”.

En definitiva, “Caridad y misericordia están tan estrechamente vinculadas porque son el modo de ser y de actuar de Dios: su identidad y su nombre”.

Volviendo a la encíclica, Francisco subrayó dos rasgos: “nos recuerda es precisamente el rostro de Dios” y que “esta caridad quiere verse reflejada cada vez más en la vida de la Iglesia”.

Sobre el primer aspecto explicó que Dios “derrama incansablemente su caridad sobre nosotros y nosotros estamos llamados a ser testigos de este amor en el mundo. Por eso, debemos ver la caridad divina como la brújula que orienta nuestra vida, antes de encaminarnos en cualquier actividad”.

Sobre el segundo comentó que “la misión que desempeñan nuestros organismos de caridad es importante, porque acercan a muchas personas pobres a una vida más digna, más humana, y esto es algo muy necesario; es una misión importantísima porque, no con palabras, sino con el amor concreto puede hacer sentir a todo hombre que el Padre le ama, que es hijo suyo, destinado a la vida eterna con Dios”.

Repost 0
Published by Álvaro de Juana - en Buenos
Comenta este artículo
25 febrero 2016 4 25 /02 /febrero /2016 16:19

5 Así dice Yahveh: Maldito sea aquel que fía de los hombres, y hace de la carne su apoyo, y de Yahveh se aparta en su corazón.
6 Pues es como el tamarisco en la Arabá y no verá el bien cuando viniere. Vive en los sitios quemados del desierto, en saladar inhabitable.
7 Bendito sea aquel que fía de Yahveh, pues no defraudará Yahveh su confianza.
8 Es como árbol plantado a las orillas del agua, que a la orilla de la corriente echa sus raíces. No temerá cuando viene el calor, y estará su follaje frondoso; en año de sequía no se inquieta ni se retrae de dar fruto.
9 El corazón es lo más retorcido; no tiene arreglo: ¿quién lo conoce?
10 Yo, Yahveh, exploro el corazón, pruebo los riñones, para dar a cada cual según su camino, según el fruto de sus obras.

Mi comentario:

Fiarse de los hombres es poner nuestra confianza en los bienes materiales que nos pueden brindar otras personas y alagar u obedecer a esas personas para obtener seguridad (económica, física, etc.) en este mundo. No se debe confundir con el trabajo diario que debemos hacer por el bien de los demás (trabajo útil a la sociedad). Se puede trabajar en una empresa y tener jefes y obedecerlos siempre y cuando nos pidan algo bueno y justo, pero no está bien obedecerlos si nos piden algo indebido, injusto o malo. No debemos confiar en la seguridad y bienes que nos pueden dar los que nos piden cosas injustas, incorrectas, malas. Justamente cuando alguna autoridad, jefe o persona de nuestra familia nos pide hacer algo incorrecto, debemos poner nuestra confianza en Dios y no hacer lo que esa persona nos pide. Ser fieles a Dios nos da más seguridad y más felicidad que poner nuestra confianza en los bienes materiales y en quienes pueden dárnoslos.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de José Calderón
  • : Este blog presenta hechos actuales a favor y en contra de la vida (aborto, eutanasia, etc.), además noticias a favor y en contra de la fe cristiana y de la iglesia católica, también noticias de las contribuciones actuales de la iglesia católica a la humanidad, y por último artículos pequeños sobre temas de formación para cristianos jóvenes y adultos.
  • Contacto

Pages

Enlaces