Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
7 febrero 2016 7 07 /02 /febrero /2016 22:33

VATICANO, 07 Feb. 16 / 07:12 am (ACI).- Luego de rezar el Ángelus esta mañana, el Papa Francisco recordó la dramática situación que vive la población en Siria a causa de la guerra e hizo un nuevo llamado a que la Comunidad Internacional detenga la situación.

“Sigo con viva preocupación el destino dramático de las poblaciones civiles involucradas en los violentos combates en la amada Siria, y obligadas a abandonar todo para escapar de los horrores de la guerra”.

“Espero que, con generosa solidaridad, se preste la ayuda necesaria para asegurar su supervivencia y dignidad, mientras hago un llamamiento a la comunidad internacional para que no ahorre ningún esfuerzo para llevar con urgencia a las partes involucradas, a la mesa de negociación”.

Después, Francisco dijo: “Sólo una solución política del conflicto será capaz de garantizar un futuro de reconciliación y de paz a ese país querido y martirizado, por el cual los invito a rezar mucho, y también ahora, todos juntos, rezamos a la Virgen por la amada Siria”.

A continuación, el Papa Francisco y los fieles en la Plaza de San Pedro rezaron un Ave María.

Por otro lado, Francisco quiso enviar además otro mensaje a los pueblos de Extremo Oriente con motivo de su Año Nuevo Lunar. “Y también mañana, en el Extremo Oriente y en diversas partes del mundo, millones de hombres y mujeres celebran el Año Nuevo Lunar”.

“Les deseo a todos que experimenten la serenidad y la paz en el seno de sus familias, que constituyen el primer lugar donde se viven y transmiten los valores del amor y la fraternidad, de la convivencia y el intercambio, de la atención y el cuidado del otro”.

“Que el Año Nuevo traiga frutos de compasión, misericordia y solidaridad. Y a estos hermanos y hermanas nuestros del Extremo Oriente, que mañana celebrarán el Año Nuevo lunar saludamos con un aplauso desde aquí…”, concluyó.

Repost 0
Published by Alvaro de Juana - en Buenos
Comenta este artículo
7 febrero 2016 7 07 /02 /febrero /2016 22:31

VATICANO, 07 Feb. 16 / 08:20 am (ACI).- El Papa Francisco recordó la Jornada por la Vida, que se celebra este domingo en Italia con el tema “La misericordia hace florecer la vida”, y pidió defenderla desde su concepción hasta su fin natural.

Luego de rezar el Ángelus, el Pontífice dijo que se unía a los obispos italianos “para desear de parte de las diversas instituciones educativas y sociales, un renovado compromiso en favor de la vida humana desde la concepción hasta su fin natural”.

“Nuestra sociedad debe ser ayudada a sanar de todos los atentados contra la vida, mediante un un cambio interior, que se manifiesta también a través de las obras de misericordia”. “Saludo y animo a los docentes universitarios de Roma y a quienes están comprometidos a dar testimonio de la cultura de la vida”, dijo a los fieles que estaban en la Plaza de San Pedro.

Asimismo, el Papa recordó la Jornada de oración y reflexión en contra de la trata de personas, cuya jornada se celebra el lunes 8 de febrero:

“Mañana se celebra la Jornada de oración y reflexión en contra de la trata de personas, que ofrece a todos la oportunidad de ayudar a los nuevos esclavos de hoy a romper las cadenas pesadas de la explotación para recuperar su libertad y dignidad. Pienso, en particular, en las muchas mujeres y hombres, y en los muchos niños”.

“Se necesita hacer todo el esfuerzo posible para acabar con este crimen y esta vergüenza intolerable”, aseguró.

Repost 0
Published by Alvaro de Juana - en Buenos
Comenta este artículo
6 febrero 2016 6 06 /02 /febrero /2016 23:38

24 Entonces dijo Jesús a sus discípulos: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame.
25 Porque quien quiera salvar su vida, la perderá, pero quien pierda su vida por mí, la encontrará.
26 Pues ¿de qué le servirá al hombre ganar el mundo entero, si arruina su vida? O ¿qué puede dar el hombre a cambio de su vida?
27 «Porque el Hijo del hombre ha de venir en la gloria de su Padre, con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno según su conducta.

Mi comentario:

Lo anterior no es sólo para sacerdotes y religiosas, sino para todo cristiano. Todos, aunque con distintos oficios, trabajos, obligaciones, debemos ser fieles a Dios, y Dios nos recompensará según nuestros actos.

Repost 0
Published by La Biblia - en Buenos
Comenta este artículo
6 febrero 2016 6 06 /02 /febrero /2016 23:21

31 Ante esto ¿qué diremos? Si Dios está por nosotros ¿quién contra nosotros?
32 El que no perdonó ni a su propio Hijo, antes bien le entregó por todos nosotros, ¿cómo no nos dará con él graciosamente todas las cosas?
33 ¿Quién acusará a los elegidos de Dios? Dios es quien justifica.
34 ¿Quién condenará? ¿Acaso Cristo Jesús, el que murió; más aún el que resucitó, el que está a la diestra de Dios, y que intercede por nosotros?
35 ¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿La tribulación?, ¿la angustia?, ¿la persecución?, ¿el hambre?, ¿la desnudez?, ¿los peligros?, ¿la espada?,
36 como dice la Escritura: Por tu causa somos muertos todo el día; tratados como ovejas destinadas al matadero.
37 Pero en todo esto salimos vencedores gracias a aquel que nos amó.
38 Pues estoy seguro de que ni la muerte ni la vida ni los ángeles ni los principados ni lo presente ni lo futuro ni las potestades
39 ni la altura ni la profundidad ni otra criatura alguna podrá separarnos del amor de Dios manifestado en Cristo Jesús Señor nuestro.

Repost 0
Published by La Biblia - en Buenos
Comenta este artículo
6 febrero 2016 6 06 /02 /febrero /2016 23:15

VATICANO, 05 Feb. 16 / 07:50 am (ACI).- En la homilía de la Misa que presidió esta mañana en la capilla de la Casa Santa Marta, el Papa Francisco animó a leer el Evangelio de hoy en el que se narra la muerte de Juan el Bautista, que enseña a vivir siempre en la humildad porque así es como Dios vence.

Según señala Radio Vaticano, el Santo Padre dijo que “nos hará bien leer hoy este pasaje del Evangelio, el Evangelio de Marcos, capítulo 6. Leer aquel paso, ver cómo Dios vence: el estilo de Dios no es el estilo del hombre. Pedir al Señor la gracia de la humildad que tenía Juan, y no adosar sobre nosotros méritos o glorias de otros. Y, sobre todo, la gracia para que en nuestra vida siempre haya lugar para que Jesús crezca y nosotros nos abajemos, hasta el final”.

El Papa dijo luego: “disminuir, disminuir, disminuir”, así “fue la vida de Juan”. “Un hombre grande que no buscó su propia gloria, sino la de Dios” y que termina de una manera “tan prosaica, en el anonimato”, pero con esta actitud “ha preparado el camino a Jesús”, que de modo semejante “murió angustiado, solo y sin los discípulos”.

Juan el Bautista que preparó el camino a Cristo, dijo el Pontífice, “ha sufrido en la cárcel, incluso –digamos la palabra– la tortura interior de la duda: ‘¿Acaso me he equivocado? Este Mesías no es como yo imaginaba que tendría que haber sido el Mesías…’. Y ha enviado a sus discípulos a preguntar a Jesús: ‘Pero, di, di la verdad: ¿eres tú el que debe venir?’, porque aquella duda lo hacía sufrir. ‘¿Me he equivocado yo al anunciar a uno que no es? ¿He engañado al pueblo?’. El sufrimiento, la soledad interior de este hombre… “Yo, en cambio, debo disminuir, pero disminuir así: en el alma, en el cuerpo… todo…”.

Con Juan el Bautista “Dios venció”, reiteró el Santo Padre: “‘El hombre más grande nacido de mujer’: así dice la fórmula de canonización de Juan. Pero esta fórmula no la ha dicho un Papa, la ha dicho Jesús. Aquel hombre es el hombre más grande nacido de mujer. El Santo más grande: así Jesús lo ha canonizado”.

El Papa dijo luego que Juan “termina en la cárcel, degollado, y la última frase parece también de resignación: ‘Los discípulos de Juan, cuando supieron lo sucedido, fueron a recoger el cadáver y lo sepultaron’. Así termina el hombre más grande nacido de mujer’. Un gran profeta. El último de los profetas. El único al que le fue concedido ver la esperanza de Israel”.

A continuación, el Evangelio de hoy:

Marcos 6:14-29
14 Se enteró el rey Herodes, pues su nombre se había hecho célebre. Algunos decían: «Juan el Bautista ha resucitado de entre los muertos y por eso actúan en él fuerzas milagrosas».
15 Otros decían: «Es Elías»; otros: «Es un profeta como los demás profetas».
16 Al enterarse Herodes, dijo: «Aquel Juan, a quien yo decapité, ése ha resucitado».
17 Es que Herodes era el que había enviado a prender a Juan y le había encadenado en la cárcel por causa de Herodías, la mujer de su hermano Filipo, con quien Herodes se había casado.
18 Porque Juan decía a Herodes: «No te está permitido tener la mujer de tu hermano.»
19 Herodías le aborrecía y quería matarle, pero no podía,
20 pues Herodes temía a Juan, sabiendo que era hombre justo y santo, y le protegía; y al oírle, quedaba muy perplejo, y le escuchaba con gusto.
21 Y llegó el día oportuno, cuando Herodes, en su cumpleaños, dio un banquete a sus magnates, a los tribunos y a los principales de Galilea.
22 Entró la hija de la misma Herodías, danzó, y gustó mucho a Herodes y a los comensales. El rey, entonces, dijo a la muchacha: «Pídeme lo que quieras y te lo daré».
23 Y le juró: «Te daré lo que me pidas, hasta la mitad de mi reino».
24 Salió la muchacha y preguntó a su madre: «¿Qué voy a pedir?» Y ella le dijo: «La cabeza de Juan el Bautista».
25 Entrando al punto apresuradamente adonde estaba el rey, le pidió: «Quiero que ahora mismo me des, en una bandeja, la cabeza de Juan el Bautista».
26 El rey se llenó de tristeza, pero no quiso desairarla a causa del juramento y de los comensales.
27 Y al instante mandó el rey a uno de su guardia, con orden de traerle la cabeza de Juan. Se fue y le decapitó en la cárcel
28 y trajo su cabeza en una bandeja, y se la dio a la muchacha, y la muchacha se la dio a su madre.
29 Al enterarse sus discípulos, vinieron a recoger el cadáver y le dieron sepultura.

Repost 0
Published by ACI - en Buenos
Comenta este artículo
6 febrero 2016 6 06 /02 /febrero /2016 22:58

VATICANO, 05 Feb. 16 / 06:48 pm (ACI).- En la Cuaresma 2015, el Papa Francisco obsequió a los fieles en la Plaza de San Pedro un folleto especial titulado “Custodia el corazón”, que fue entregado por varios indigentes de Roma y que tiene una serie de importantes recursos para el camino de conversión hacia la Semana Santa.

Entre los distintos recursos planteados por el Santo Padre está un examen de conciencia de 30 preguntas para hacer una buena confesión, así como una breve explicación sobre las razones para acudir al sacramento.

Este recurso cobra particular interés al acercarse “24 horas con el Señor”, a la que invita el Pontífice los días 4 y 5 de marzo para que los católicos, especialmente los más alejados de la Iglesia, se reconcilien con Dios en preparación para la Pascua.

A la pregunta ¿por qué confesarse?, el folleto contesta: “¡porque somos pecadores! Es decir, pensamos y actuamos de modo contrario al Evangelio. Quien dice estar sin pecado es un mentiroso o un ciego. En el sacramento Dios Padre perdona a quienes, habiendo negado su condición de hijos, se confiesan de sus pecados y reconocen la misericordia de Dios”.

Para confesarse, prosigue el texto, es necesario comenzar “por la escucha de la voz de Dios” seguido del “examen de conciencia, el arrepentimiento y el propósito de la enmienda, la invocación de la misericordia divina que se nos concede gratuitamente mediante la absolución, la confesión de los pecados al sacerdote, la satisfacción o cumplimiento de la penitencia impuesta, y finalmente, con la alabanza a Dios por medio de una vida renovada”.

El examen de conciencia

A continuación las 30 preguntas propuestas por el Papa Francisco para hacer una buena confesión:

En relación a Dios

¿Solo me dirijo a Dios en caso de necesidad? ¿Participo regularmente en la Misa los domingos y días de fiesta? ¿Comienzo y termino mi jornada con la oración? ¿Blasfemo en vano el nombre de Dios, de la Virgen, de los santos? ¿Me he avergonzado de manifestarme como católico? ¿Qué hago para crecer espiritualmente, cómo lo hago, cuándo lo hago? ¿Me revelo contra los designios de Dios? ¿Pretendo que Él haga mi voluntad?

En relación al prójimo

¿Sé perdonar, tengo comprensión, ayudo a mi prójimo? ¿Juzgo sin piedad tanto de pensamiento como con palabras? ¿He calumniado, robado, despreciado a los humildes y a los indefensos? ¿Soy envidioso, colérico, o parcial? ¿Me avergüenzo de la carne de mis hermanos, me preocupo de los pobres y de los enfermos?

¿Soy honesto y justo con todos o alimento la cultura del descarte? ¿Incito a otros a hacer el mal? ¿Observo la moral conyugal y familiar enseñada por el Evangelio? ¿Cómo cumplo mi responsabilidad de la educación de mis hijos? ¿Honoro a mis padres? ¿He rechazado la vida recién concebida? ¿He colaborado a hacerlo? ¿Respeto el medio ambiente?

En relación a mí mismo

¿Soy un poco mundano y un poco creyente? ¿Cómo, bebo, fumo o me divierto en exceso? ¿Me preocupo demasiado de mi salud física, de mis bienes? ¿Cómo utilizo mi tiempo? ¿Soy perezoso? ¿Me gusta ser servido? ¿Amo y cultivo la pureza de corazón, de pensamientos, de acciones? ¿Nutro venganzas, alimento rencores? ¿Soy misericordioso, humilde, y constructor de paz?

Para descargar “Custodia el Corazón”, ingresa a:https://www.aciprensa.com/noticias/custodia-el-corazon-descarga-el-libro-de-bolsillo-que-regalo-el-papa-francisco-para-vivir-la-cuaresma-60331/

Repost 0
4 febrero 2016 4 04 /02 /febrero /2016 15:58

DENVER, 04 Feb. 16 / 06:17 am (ACI).- Para muchos el Estado Islámico representa violencia, una amenaza y genera incluso odio. Sin embargo un sacerdote francés hace una “atrevida” propuesta para poner fin a todo eso: “orar por la conversión de los yihadistas porque entre ellos ciertamente hay un futuro San Pablo”.

El P. Jacques Philippe es el primer sacerdote de la Comunidad de las Bienaventuranzas, una familia eclesial de vida consagrada de inspiración carmelita. Su llamado a rezar por los terroristas lo inició en una entrevista con William Fahey, el presidente de la Universidad de Santo Tomás Moro en New Hampshire, Estados Unidos.

Sobre la situación de violencia en el mundo actual, el sacerdote comentó que “la fragilidad de nuestras sociedades es un llamado a encontrar nuestra seguridad, nuestra esperanza y nuestra paz en Dios”.

“Hemos sido llamados a la conversión personal para vivir y predicar la vida de los Evangelios, que por sí sola tiene el poder de arrancar completamente la violencia del corazón del hombre”, expresó.

El sacerdote añadió que “no debemos olvidar que la violencia no solo existe en los otros sino que también reside en nosotros, aunque no tan visible, pero igual está ahí”.

Para el P. Philippe, el hombre está llamado a “cosas más grandes que el universo. El hombre necesita experimentar cosas que abrirán nuevos horizontes más grandes que la realidad material. Cuando el hombre ha perdido el sentido de su vida, busca llenar ese vacío con sensaciones fuertes, drogas, sexo, deportes extremos, y a veces con la violencia”.

Justamente, señala el sacerdote, ese vacío debe ser llenado con Cristo. Además recomienda adherirse a una comunidad cristiana porque esta “nos lleva a estar más más cerca de Dios, del hombre y de los sufrimientos de este”.

La actitud de esa comunidad cristiana debe ser “un lugar donde todos sean bienvenidos y amados por lo que son, con sus fortalezas y debilidades”. Justamente según el P. Philippe, esa debe ser la actitud de los cristianos frente a los terroristas del Estado Islámico: estar cerca de Dios y así estar cerca de los sufrimientos del hombre.

“El Espíritu Santo trabaja en los cristianos que, a través de haber vivido la experiencia del amor y la misericordia de Dios, responden al llamado de un encuentro personal con Cristo a través de la oración que nos lleva a un viaje de simplicidad, confianza y libertad”, comentó.

Traducido y adaptado por María Ximena Rondón. Publicado originalmente enCNA.

Repost 0
Published by ACI - en Buenos
Comenta este artículo
4 febrero 2016 4 04 /02 /febrero /2016 15:52

VATICANO, 03 Feb. 16 / 05:10 am (ACI).- A pocos días del inicio de la Cuaresma, el Papa Francisco habló en la Audiencia General de este miércoles de la misericordia infinita de Dios y de la justicia perfecta que se deriva de ella.

Francisco aseguró que “quien ha sufrido el mal” debe estar preparado “para perdonar y desear la salvación y el bien de quien lo ha ofendido”.

Además, manifestó que Dios no quiere la condena de nadie sino su salvación y explicó cómo el mal únicamente puede ser vencido con el bien, a través del perdón.

Sobre la misericordia y la justica, indicó que “podría parecer que sean dos realidades que se contradigan”, pero “en realidad no es así porque es realmente la misericordia de Dios la que lleva a cumplimiento la verdadera justicia”.

El Papa explicó que por un lado existe la “justica retributiva” que “inflige una pena al culpable, según el principio que a cada uno debe ser dado aquello que es debido”. Pero esta “no lleva todavía a la verdadera justicia porque en realidad no vence el mal, sino que simplemente lo talla”.

“Solamente respondiendo a ello con el bien, el mal puede ser realmente vencido”, aseguró en la Plaza de San Pedro.

Existe otro modo de hacer justicia “que la Biblia nos presenta como camino maestro a recorrer”. “Se trata de un procedimiento que evita el recurso al tribunal y prevé que la víctima se dirija directamente al culpable para invitarlo a la conversión, ayudándolo a entender que está haciendo mal, apelando a su conciencia”.

Así, “finalmente arrepentido y reconociendo su proprio mal puede abrir se al perdón que el perjudicado le está ofreciendo”.

“Esto es bonito, la persuasión, y de este modo el corazón se abre al perdónque le viene ofrecido”, agregó.

El Papa explicó que éste el modo “de resolver los contrastes en el interior de las familias, en las relaciones entre los esposos o entre padres e hijos, dondeel ofendido ama al culpable y desea salvar la relación que le une al otro”.

A su vez, el Pontífice reconoció que se trata “de un camino difícil”. Y “solo así la justicia puede triunfar, porque, si el culpable reconoce el mal hecho y deja de hacerlo, entonces el mal no existe más, y aquél que era injusto se convierte en justo, porque ha sido perdonado y ayudado a encontrar el camino del bien”, dijo el Papa.

El Papa dijo entonces que “el Señor continuamente nos ofrece su perdón y nos ayuda a acogerlo y a tomar conciencia de nuestro mal para poderlo liberar”.

“Dios no quiere nuestra condena, sino nuestra salvación”. Y añadió: “Dios no quiere la condena de nadie” pero “el problema es quien quiere de verdad que Dios entre en su corazón”, explicó.

Francisco concluyó asegurando que Dios quiere que el hombre sea pleno y feliz y el corazón del Padre “va más allá de nuestro pequeño concepto de justicia para abrirnos a los horizontes ilimitados de su misericordia”.

Sobre la confesión, el Papa afirmó que “en los confesionarios todos vamos a encontrar al Padre, y los buscamos para que nos ayude a cambiar de vida, que nos de la fuerza de ir hacia adelante”, pidió.

“Ser confesor es una responsabilidad muy grande, ¡tú sacerdotes que estás allí en el confesionario estás en el puesto del Padre que da el perdón!”.

Repost 0
Published by Alvaro de Juana - en Buenos
Comenta este artículo
4 febrero 2016 4 04 /02 /febrero /2016 15:51

VATICANO, 04 Feb. 16 / 07:25 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco explicó esta mañana que el pensamiento de la muerte no es algo que guste mucho pero que finalmente ilumina la existencia. Ante esta realidad, dijo, es importante recordar cuál es la mayor herencia que un hombre o una mujer puede dejar a sus hijos.

Reflexionando sobre la primera lectura de hoy en la que el Rey David le pide a su hijo Salomón observar la ley de Dios, el Santo Padre afirma de este modo, el soberano que está a punto de morir enseña que “la herencia más bella y más grande que un hombre o una mujer puede dejar a los hijos es la fe”.

“En cada vida hay un fin” y este es “un pensamiento que no gusta tanto”, que “siempre se encubre” pero que “es la realidad de todos los días”. Pensar “en el último paso” es “una luz que ilumina la vida”, “es una realidad que debemos tener siempre ante nosotros”, explicó el Papa

“Cuando se hace testamento la gente dice: ‘A este le dejo esto, a este le dejo aquello, a este le dejo esto…’. Sí, está bien, pero la herencia más bella, la mayor herencia que un hombre, una mujer, puede dejar a sus hijos es la fe. Y David hace memoria de las promesas de Dios, hace memoria de su propia fe en estas promesas y se las recuerda a su hijo. Dejar la fe en herencia. Cuando en la ceremonia del Bautismo damos a los padres la vela encendida, la luz de la fe, les estamos diciendo: ‘Consérvala, hazla crecer en tu hijo y en tu hija y déjala como herencia’”.

El Papa resaltó luego: “dejar la fe como herencia, esto nos enseña David, y muere así, sencillamente como cada hombre. Pero sabe bien qué aconsejar a su hijo y cuál es la mejor herencia que le deja: ¡no el reino, sino la fe!”.

El Santo Padre alentó a los presentes a preguntarse: “¿Cuál es la herencia que yo dejo con mi vida?”: “¿Dejo la herencia de un hombre, de una mujer de fe? ¿Les dejo esta herencia a los míos?”

“Pidamos al Señor dos cosas: no tener miedo de este último paso, como la hermana de la audiencia del miércoles –‘Estoy terminando mi recorrido y comienzo el otro’– no tener miedo; y la segunda, que todos nosotros podamos dejar con nuestra vida, como la mejor herencia, la fe, la fe en este Dios fiel, este Dios que está junto a nosotros siempre, este Dios que es Padre y jamás decepciona”.

El Pontífice contó brevemente algo que le dijo una anciana religiosa en una de las audiencias de los miércoles que estaba presente para escucharlo:

“En una de las audiencias del miércoles había entre los enfermos una monjita anciana, pero con un rostro de paz, con una mirada luminosa: ‘¿Cuántos años tiene usted, hermana?’. Y con una sonrisa: ‘Ochenta y tres, pero estoy terminando mi recorrido en esta vida, para comenzar el otro itinerario con el Señor, porque tengo un cáncer en el páncreas’. Y así, en paz, aquella mujer había vivido su vida consagrada con intensidad. No tenía miedo de la muerte: ‘Estoy terminando mi recorrido de vida, para comenzar el otro’. Es un pasaje. Estas cosas nos hacen bien”.

A continuación la lectura sobre la que reflexionó el Pontífice esta mañana

I Reyes 2:1-4, 10-12
1 Cuando se acercaron los días de la muerte de David, dio órdenes a su hijo Salomón:
2 «Yo me voy por el camino de todos. Ten valor y sé hombre.
3 Guarda las observancias de Yahveh tu Dios, yendo por su camino, observando sus preceptos, sus órdenes, sus sentencias y sus instrucciones, según está escrito en la ley de Moisés, para que tengas éxito en cuanto hagas y emprendas.
4 Para que Yahveh cumpla la promesa que me hizo diciendo: "Si tus hijos guardan su camino para andar en mi presencia con fidelidad, con todo su corazón y toda su alma, ninguno de los tuyos será arrancado de sobre el trono de Israel".
10 David se acostó con sus padres y le sepultaron en la Ciudad de David.
11 David reinó sobre Israel cuarenta años; reinó en Hebrón siete años; reinó en Jerusalén 33 años.
12 Salomón se sentó en el trono de David su padre y el reino se afianzó sólidamente en su mano.

Repost 0
Published by ACI/EWTN Noticias - en Buenos
Comenta este artículo
3 febrero 2016 3 03 /02 /febrero /2016 21:55

1 De David. Poema. ¡Dichoso el que es perdonado de su culpa, y le queda cubierto su pecado!
2 Dichoso el hombre a quien Yahveh no le cuenta el delito, y en cuyo espíritu no hay fraude.
5 Mi pecado te reconocí, y no oculté mi culpa; dije: «Me confesaré a Yahveh de mis rebeldías.» Y tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado.
6 Por eso te suplica todo el que te ama en la hora de la angustia. Y aunque las muchas aguas se desborden, no le alcanzarán.
7 Tú eres un cobijo para mí, de la angustia me guardas, estás en torno a mí para salvarme.

Mi comentario:

Nadie es perfecto; hasta el Papa se confiesa. Debemos confesarnos con frecuencia. Quien ama es más fino en darse cuenta de sus ofensas, faltas, omisiones, etc., y estar dolido por al falta cometida es el primer paso para lograr el perdón. Reconocido el pecado, debemos confesarnos lo más pronto posible y pedir perdón. Luego está el propósito de enmienda, que en muchos casos implica reparar el mal hecho o la falta por omisión, y por último, comprometernos a no pecar nunca más. El objetivo es volver a estar en gracia de Dios, es decir en amistad con Dios, en amor con Dios. El que quiere esta relación con Dios, debe tratar de no fallarle (pecar) y pedirle perdón lo más pronto posible si le falla.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de José Calderón
  • : Este blog presenta hechos actuales a favor y en contra de la vida (aborto, eutanasia, etc.), además noticias a favor y en contra de la fe cristiana y de la iglesia católica, también noticias de las contribuciones actuales de la iglesia católica a la humanidad, y por último artículos pequeños sobre temas de formación para cristianos jóvenes y adultos.
  • Contacto

Pages

Enlaces