Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
26 junio 2014 4 26 /06 /junio /2014 15:19

Evangelio: Mateo 7, 21-29
"La casa edificada sobre la roca y la casa edificada sobre arena."

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "No todo el que me dice: "Señor, Señor" entrará en el reino de los cielos, sino el que cumple la voluntad de mi Padre que está en el cielo. Aquel día muchos dirán: "Señor, Señor, ¿no hemos profetizado en tu nombre, y en tu nombre echado demonios, y no hemos hecho en tu nombre muchos milagros?" Yo entonces les declararé: "Nunca os he conocido. Alejaos de mí, malvados." El que escucha estas palabras mías y las pone en práctica se parece a aquel hombre prudente que edificó su casa sobre roca. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y descargaron contra la casa; pero no se hundió, porque estaba cimentada sobre roca. El que escucha estas palabras mías y no las pone en práctica se parece a aquel hombre necio que edificó su casa sobre arena. Cayó la lluvia, se salieron los ríos, soplaron los vientos y rompieron contra la casa, y se hundió totalmente."

Comentario:

Debemos cumplir la voluntad de Dios si queremos entrar al cielo; pero no se trata de cumplir leyes y mandamientos, se trata de amar, de amar mucho, y de hacerlo todo por amor; de amar en primer lugar a Dios y luego al prójimo, y que nos nazca hacer mucho por amor.

Luego, debemos formar nuestra conciencia (escuchar las palabras de Jesús), leer la biblia, prestar atención al sermón de cada misa, consultar nuestras dudas a un sacerdote, y poner en práctica sus palabras (de Dios). Las palabras de Cristo no son el camino fácil y la puerta ancha, son como la vida de Cristo, muy exigente consigo mismo y fiel a Dios Padre, pero humilde y benevolente con los demás. El que forma bien su conciencia y actúa fielmente a Dios, no es abatido por los problemas, desgracias, enfermedades, etc., sino que conserva y difunde la esperanza, la fe y la caridad. 

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
25 junio 2014 3 25 /06 /junio /2014 14:52

Primera Lectura: II Reyes 22, 13; 23, 1-3
"El rey leyó al pueblo el libro de la alianza encontrado en el templo y selló ante el Señor la alianza"

En aquellos días, el sumo sacerdote Helcías dijo al cronista Safán: "He encontrado en el templo el libro de la Ley." Entregó el libro a Safán, y éste lo leyó . Luego fue a dar cuenta al rey Josías: "Tus siervos han juntado el dinero que había en el templo y se lo han entregado a los encargados de las obras." Y le comunicó la noticia: "El sacerdote Helcías me ha dado un libro." Safán lo leyó ante el rey; y, cuando el rey oyó el contenido del libro de la Ley, se rasgó las vestiduras y ordenó al sacerdote Helcías, a Ajicán, hijo de Safán, a Acbor, hijo de Miqueas, al cronista Safán y a Asaías, funcionario real: "Id a consultar al Señor por mí y por el pueblo y todo Judá, a propósito de este libro que han encontrado; porque el Señor estará enfurecido contra nosotros, porque nuestros padres no obedecieron los mandatos de este libro cumpliendo lo prescrito en él." Ellos llevaron la respuesta al rey, y el rey ordenó que se presentasen ante él todos los ancianos de Judá y de Jerusalén. Luego subió al templo, acompañado de todos los judíos y los habitantes de Jerusalén, los sacerdotes, los profetas y todo el pueblo, chicos y grandes. El rey les leyó el libro de la alianza encontrado en el templo. Después, en pie sobre el estrado, selló ante el Señor la alianza, comprometiéndose a seguirle y cumplir sus preceptos, normas y mandatos, con todo el corazón y con toda el alma, cumpliendo las cláusulas de la alianza escritas en aquel libro. El pueblo entero suscribió la alianza.

Comentario:

Así deben ser nuestras autoridades y gobernantes hoy día; fieles a Dios y comprometiéndose a se honestos y trabajar por el bien de la comunidad.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
23 junio 2014 1 23 /06 /junio /2014 15:45

Primera Lectura: II Reyes 17, 5-8. 13-15a.18
"El Señor arrojó de su presencia a Israel, y sólo quedó la tribu de Judá"

En aquellos días, Salmanasar, rey de Asiria, invadió el país y asedió a Samaria durante tres años. El año noveno de Oseas, el rey de Asiria conquistó Samaria, deportó a los israelitas a Asiria y los instaló en Jalaj, junto al Jabor, río de Gozán, y en las poblaciones de Media. Eso sucedió porque, sirviendo a otros dioses, los israelitas habían pecado contra el Señor, su Dios, que los había sacado de Egipto, del poder del Faraón, rey de Egipto; procedieron según las costumbres de las naciones que el Señor había expulsado ante ellos y que introdujeron los reyes nombrados por ellos mismos. El Señor había advertido a Israel y Judá por medio de los profetas y videntes: "Volveos de vuestro mal camino, guardad mis mandatos y preceptos, siguiendo la ley que di a vuestros padres, que les comuniqué por medio de mis siervos, los profetas." Pero no hicieron caso, sino que se pusieron tercos, como sus padres, que no confiaron en el Señor, su Dios. Rechazaron sus mandatos y el pacto que había hecho el Señor con sus padres, y las advertencias que les hizo. El Señor se irritó tanto contra Israel que los arrojó de su presencia. Sólo quedó la tribu de Judá.

Comentario:

Si nosotros le damos la espalda a Dios, entonces perdemos su amista, su gracia, su cuidado, y nos pasan miles de cosas, de calamidades. Si como pueblo le damos la espalda a Dios, lo despreciamos, lo relegamos a la práctica privada, Dios no nos cuidará ni nos favorecerá. Entonces de forma individual debemos amar mucho a Dios y esforzarnos por hacer el bien, sólo el bien y todo el bien que debamos hacer según cada situación y cada caso; pero también debemos preocuparnos por nuestra comunidad y aclarar cuando estén equivocados y proponer hacer lo correcto, rechazar lo incorrecto, y ser luz para los demás.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
23 junio 2014 1 23 /06 /junio /2014 15:39

Evangelio: Mateo 7, 1-5
"Sácate primero la viga del ojo"

En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "No juzguéis y no os juzgarán. Porque os van a juzgar como juzguéis vosotros, y la medida que uséis, la usarán con vosotros. ¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: "Déjame que te saque la mota del ojo", teniendo una viga en el tuyo? Hipócrita: sácate primero la viga del ojo; entonces verás claro y podrás sacar la mota del ojo de tu hermano".

Comentario:

En cuanto a hacer la voluntad de Dios, no debemos estar más pendientes de lo que hacen los demás que de lo que hacemos nosotros. Debemos primero juzgar si nosotros hacemos lo correcto, si obramos con amor, si somos justos, si somos exigentes con nosotros mismos, si damos con amor, y corregirnos, enmendarnos, esforzarnos por mejorar; recién luego juzgar a los demás y pedirles que mejoren. Ser como Jesús, fue muy exigente consigo mismo y muy benévolo con los demás.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
20 junio 2014 5 20 /06 /junio /2014 15:20

Evangelio: Mateo 6, 19-23
"Donde está tu tesoro, allí está tu corazón"

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: "No atesoréis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde los ladrones abren boquetes y los roban. Atesorad tesoros en le cielo, donde no hay polilla ni carcoma que se los coman, ni ladrones que abran boquetes y roben. Porque dónde está tu tesoro, allí está tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Y si la única luz que tienes está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!"

Comentario:

En vez de esforzarnos y sacrificarnos por tener bienes materiales, debemos hacerlo por el bien de los demás, por ayudar al necesitado, por llevar a Dios a todos. Si no vemos claro, podemos equivocarnos mucho, por ello debemos formar bien nuestra conciencia para juzgarnos bien y juzgar bien a los demás (siguiendo el ejemplo de Jesús).

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
20 junio 2014 5 20 /06 /junio /2014 15:12

VATICANO, 19 Jun. 14 / 04:07 pm (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco presidió este jueves la celebración del Corpus Christi en la basílica de San Juan de Letrán, en la que llamó a los fieles a rechazar el falso pan que ofrece el mundo a través de sus vanidades, como el poder y el orgullo, porque no nutren y sacian el hambre de amor y eternidad como el pan que da el Señor a través de la Eucaristía.

En su homilía, el Santo Padre advirtió que el mundo ofrece alimentos “que aparentemente satisfacen más”, pero que sin embargo son una tentación para permanecer en el pecado. En ese sentido, afirmó que “vivir la experiencia de la fe significa dejarse nutrir por el Señor y construir la propia existencia no sobre los bienes materiales, sino sobre la realidad que no perece: los dones de Dios, su Palabra y su Cuerpo”.

A continuación les presentamos el texto completo de la homilía del Papa gracias a la traducción de Radio Vaticana:

“El Señor, tu Dios… te dio a comer el maná, ese alimento que ni tú ni tus padres conocían”.

Estas palabras del Deuteronomio hicieron referencia a la historia de Israel, que Dios los hizo salir de Egipto, de la condición de esclavos, y por cuarenta años ha guiado en el desierto hacia la tierra prometida.

Una vez establecido en la tierra, el pueblo elegido logra una cierta autonomía, un cierto bienestar, y corre el riesgo de olvidarse los tristes acontecimientos del pasado, superadas gracias a la intervención de Dios y a su infinita bondad. Las Escrituras exhortan a recordar, a hacer memoria de todo el camino hecho en el desierto, en el tiempo de la necesidad, de la angustia.

La invitación es aquella de retornar a lo esencial, a la experiencia de la total dependencia de Dios, cuando la sobrevivencia fue confiada a su mano, para que el hombre comprendiera que “no vive sólo de pan, sino… de todo lo que sale de la boca de Dios”.

Además del hambre física, el hombre lleva en sí otra hambre, un hambre que no puede ser saciada con el alimento ordinario. Es el hambre de vida, hambre de amor, hambre de eternidad. Y el signo del maná –como toda la experiencia del éxodo– contenía en sí también esta dimensión: era figura de un alimento que satisface esta hambre profunda que hay en el hombre.

Jesús nos dona este alimento, es más, es Él mismo el pan vivo que da la vida al mundo. Su Cuerpo es el verdadero alimento bajo la especie del pan; su Sangre es la verdadera bebida bajo la especie del vino. No es un simple alimento con el cual saciamos nuestros cuerpos, como el maná. El Cuerpo de Cristo es el Pan de los últimos tiempos, capaz de dar vida, y vida eterna, porque la sustancia de este pan es Amor.

En la Eucaristía se comunica el amor del Señor por nosotros: un amor así grande que nos nutre con Sí mismo; un amor gratuito, siempre a disposición de toda persona hambrienta y necesitada de regenerar sus propias fuerzas. Vivir la experiencia de la fe significa dejarse nutrir por el Señor y construir la propia existencia no sobre los bienes materiales, sino sobre la realidad que no perece: los dones de Dios, su Palabra y su Cuerpo.

Si nos miramos entorno, nos damos cuenta que hay tantos ofrecimientos de alimentos que no vienen del Señor y que aparentemente satisfacen más. Algunos se nutren con el dinero, otros con el éxito y la vanidad, otros con el poder y el orgullo. ¡Pero el alimento que nos nutre realmente y que sacia es solamente el que nos da el Señor! El alimento que nos ofrece el Señor es diferente de los otros, y quizás no parece así tan gustoso como ciertas comidas que nos ofrece el mundo.

Y así, soñamos otras comidas, como los hebreos en el desierto, que añoraban la carne y las cebollas que comían en Egipto, pero olvidaban que aquellas comidas las comían en la mesa de la esclavitud. Ellos, en esos momentos de tentación, tenían memoria, pero una memoria enferma, una memoria selectiva, una memoria esclava, no libre.

Cada uno de nosotros, hoy puede preguntarse, ¿Y yo? ¿Dónde quiero comer? ¿En torno a qué mesa me quiero nutrir? ¿En la mesa del Señor? ¿O sueño con comer alimentos gustos, pero en la esclavitud? ¿Cuál es mi memoria? ¿Aquella del Señor que me salva?, ¿O aquella del ajo y de las cebollas de la esclavitud? ¿Con cuál memoria yo sacio mi alma?

El Padre nos dice: “Te he nutrido con maná que tú no conocías”. Recuperemos la memoria. Ésta es la tarea: ¡Recuperemos la memoria!, y aprendamos a reconocer el pan falso que nos ilusiona y corrompe, porque es fruto del egoísmo, de la autosuficiencia y del pecado.

Dentro de poco, en la procesión, seguiremos a Jesús, realmente presente en la Eucaristía. La Hostia es nuestro maná, mediante el cual el Señor se nos dona a sí mismo. A Él nos dirigimos con fe: Jesús, defiéndenos de las tentaciones del alimento mundano que nos hace esclavos, purifica nuestra memoria, para que no quede prisionera en la selectividad egoísta y mundana, pero sea memoria viva de tu presencia por toda la historia de tu pueblo, memoria que se hace “memorial” de tu gesto de amor redentor. Amén

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
17 junio 2014 2 17 /06 /junio /2014 14:50
  • Evangelio: Mateo 5, 43-48
    "Amad a vuestros enemigos"

    En aquel tiempo dijo Jesús a sus discípulos: "Habéis oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os aborrecen y rezad por los que os persiguen y calumnian. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos. Porque, si amáis a los os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y si saludáis sólo a vuestro hermano, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los paganos? Por tanto, sed perfectos como vuestro Padre celestial es perfecto".

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
17 junio 2014 2 17 /06 /junio /2014 14:37

VATICANO, 16 Jun. 14 / 08:26 pm (ACI/EWTN Noticias).- Durante el encuentro con la Comunidad San Egidio, el Papa Francisco llamó a no aceptar la cultura del descarte que ha puesto al “ídolo dinero” como centro de la economía mundial en desmedro de niños y ancianos porque “no producen”, y que no tolera la palabra cristiana “solidaridad” porque esta invita a ser familiade los pobres y enfermos.

Ayer, durante la visita al barrio romano de Trastevere, el Santo Padre recordó que la calidad de una sociedad se ve en cómo trata a los ancianos y a los niños, quienes, junto a los jóvenes, son esenciales para el futuro de un país; los primeros “con su fuerza biológica” y las personas mayores conservando la memoria de los pueblos.

Sin embargo, advirtió que en el mundo actual se ha instalado una “cultura del descarte”.

“Para mantener un equilibrio, así, en el cual en el centro de la economía mundial no hay un hombre y una mujer, sino el ‘ídolo dinero’, es necesario descartar cosas. Se descartan los niños: nada de niños. Pensemos solamente en la tasa de crecimiento de los niños en Europa: en Italia, España, Francia ... Y se descartan los ancianos, con actitudes detrás de las cuales hay unaeutanasia escondida, una forma de eutanasia”, denunció.

“No sirven, y lo que no sirve se descarta. Aquello que no produce se descarta. Y ahora la crisis es tan grande que se descartan los jóvenes: cuando pensamos en estos 75 millones de jóvenes de 25 años y menores, que son ‘ni-ni’: ni trabajan ni estudian”, expresó.

El Papa, que alentó a los miembros de San Egidio a seguir alimentándose de la oración y la Palabra de Dios para continuar su labor por los más necesitados, afirmó que ayudando a los pobres y ancianos “se comienza a cambiar la sociedad”.

“Jesús dice de sí mismo: ‘La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular’. También los pobres son de alguna manera ‘piedra angular’ para la construcción de la sociedad. Hoy, lamentablemente, una economía especulativa hace que sean cada vez más pobres, privándolos de lo esencial, como la casa y el trabajo”.

“¡Es inaceptable! Quien vive la solidaridad no lo acepta y actúa. Y a esta palabra ‘solidaridad’ muchos quieren quitarla del diccionario, porque a una ‘cierta cultura’ les parece una mala palabra. ¡No! Es una palabra cristiana, ¡la solidaridad! Y por ello ustedes son familia de quienes no tienen hogar, amigos de las personas con discapacidad, que expresan - si amados - tanta humanidad”, expresó.

En su discurso, el Santo Padre también agradeció a los miembros de San Egidio su trabajo con los pobres y ancianos, y los invitó a seguir contribuyendo con “la amistad entre las religiones” y el diálogo por la paz.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
17 junio 2014 2 17 /06 /junio /2014 14:37

VATICANO, 16 Jun. 14 / 08:26 pm (ACI/EWTN Noticias).- Durante el encuentro con la Comunidad San Egidio, el Papa Francisco llamó a no aceptar la cultura del descarte que ha puesto al “ídolo dinero” como centro de la economía mundial en desmedro de niños y ancianos porque “no producen”, y que no tolera la palabra cristiana “solidaridad” porque esta invita a ser familiade los pobres y enfermos.

Ayer, durante la visita al barrio romano de Trastevere, el Santo Padre recordó que la calidad de una sociedad se ve en cómo trata a los ancianos y a los niños, quienes, junto a los jóvenes, son esenciales para el futuro de un país; los primeros “con su fuerza biológica” y las personas mayores conservando la memoria de los pueblos.

Sin embargo, advirtió que en el mundo actual se ha instalado una “cultura del descarte”.

“Para mantener un equilibrio, así, en el cual en el centro de la economía mundial no hay un hombre y una mujer, sino el ‘ídolo dinero’, es necesario descartar cosas. Se descartan los niños: nada de niños. Pensemos solamente en la tasa de crecimiento de los niños en Europa: en Italia, España, Francia ... Y se descartan los ancianos, con actitudes detrás de las cuales hay unaeutanasia escondida, una forma de eutanasia”, denunció.

“No sirven, y lo que no sirve se descarta. Aquello que no produce se descarta. Y ahora la crisis es tan grande que se descartan los jóvenes: cuando pensamos en estos 75 millones de jóvenes de 25 años y menores, que son ‘ni-ni’: ni trabajan ni estudian”, expresó.

El Papa, que alentó a los miembros de San Egidio a seguir alimentándose de la oración y la Palabra de Dios para continuar su labor por los más necesitados, afirmó que ayudando a los pobres y ancianos “se comienza a cambiar la sociedad”.

“Jesús dice de sí mismo: ‘La piedra que los constructores rechazaron ha llegado a ser la piedra angular’. También los pobres son de alguna manera ‘piedra angular’ para la construcción de la sociedad. Hoy, lamentablemente, una economía especulativa hace que sean cada vez más pobres, privándolos de lo esencial, como la casa y el trabajo”.

“¡Es inaceptable! Quien vive la solidaridad no lo acepta y actúa. Y a esta palabra ‘solidaridad’ muchos quieren quitarla del diccionario, porque a una ‘cierta cultura’ les parece una mala palabra. ¡No! Es una palabra cristiana, ¡la solidaridad! Y por ello ustedes son familia de quienes no tienen hogar, amigos de las personas con discapacidad, que expresan - si amados - tanta humanidad”, expresó.

En su discurso, el Santo Padre también agradeció a los miembros de San Egidio su trabajo con los pobres y ancianos, y los invitó a seguir contribuyendo con “la amistad entre las religiones” y el diálogo por la paz.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo
17 junio 2014 2 17 /06 /junio /2014 14:33

VATICANO, 17 Jun. 14 / 05:38 am (ACI/EWTN Noticias).- El Papa Francisco agradeció este domingo a la Comunidad de San Egidio la acogida que brinda a los migrantes, los “nuevos europeos” que llegan luego de viajes arriesgados, y exhortó a los católicos a ayudar a Europa a reencontrarse con sus raíces cristianas, de las cuales ha renegado.

“Veo aquí, además, muchos ‘nuevos europeos’, migrantes llegados después de viajes dolorosos y arriesgados. La Comunidad los acoge con diligencia, y demuestra que el extranjero es un hermano nuestro, para conocer y ayudar. Y esto nos rejuvenece”, expresó el Pontífice durante la visita al barrio romano de Trastevere.

En su discurso, el Pontífice denunció las consecuencias que la cultura del descarte ha traído sobre Europa, tales como la baja de las tasas de natalidad, la eliminación de los ancianos con una “eutanasia escondida” y el desempleo de los jóvenes.

“Sucede hoy en día, esta Europa cansada”, señaló el Papa. “En esta Europa que se ha cansado; no ha envejecido, no, está cansada. No sabe qué hacer. Un amigo mío me hizo una pregunta, tiempo atrás: ¿por qué yo no hablo de Europa? Yo le hice una trampa, le dije: ‘¿Usted oyó cuando hablé de Asia?’, ¡y se dio cuenta que era una trampa! Hoy hablo de Europa. Europa está cansada. Tenemos que ayudarla a rejuvenecer, a encontrar sus raíces. Es verdad: ha renegado sus raíces. Es cierto. Pero tenemos que ayudarla a reencontrarlas”, exhortó Francisco.

El Papa, que denunció que a “cierta cultura” no le gusta la palabra cristiana “solidaridad”, agradeció a la Comunidad San Egidio por acoger “el Evangelio del amor, para ir al encuentro de nuestros hermanos y hermanas en las periferias de la ciudad y del mundo”.

La Comunidad de San Egidio es un movimiento de la Iglesia fundado en 1968. Actualmente, forman parte de esta comunidad 60.000 personas en Italia y en otros 73 países del mundo.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de José Calderón
  • : Este blog presenta hechos actuales a favor y en contra de la vida (aborto, eutanasia, etc.), además noticias a favor y en contra de la fe cristiana y de la iglesia católica, también noticias de las contribuciones actuales de la iglesia católica a la humanidad, y por último artículos pequeños sobre temas de formación para cristianos jóvenes y adultos.
  • Contacto

Pages

Enlaces