Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
21 junio 2017 3 21 /06 /junio /2017 16:35

Mateo 6,1-6

Jesús dijo a sus discípulos:
"Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo. Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa. Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará".

Mi comentario:

Los que amamos a Dios debemos, por amor, practicar la justicia y ser generosos, por y con amor al prójimo. Practicar la justicia: especialmente ser nosotros justos con los demás (sin discriminación, sin orgullo, reconocer los méritos y lo que merecen los demás), y defender (pacíficamente) los derechos de los demás y, los valores y principios católicos. Ser generosos: cuando esa generosidad produce bien al que la recibe; cuidado con mal acostumbrar a quien la recibe. Debemos ser justos o generosos dependiendo de la situación y de la persona, pues a veces se debe ser exigente y a veces ayudar, consolar, apoyar.
 

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
21 junio 2017 3 21 /06 /junio /2017 16:30

Mateo 6,1-6.16-18

Jesús dijo a sus discípulos:
Tengan cuidado de no practicar su justicia delante de los hombres para ser vistos por ellos: de lo contrario, no recibirán ninguna recompensa del Padre que está en el cielo.
Por lo tanto, cuando des limosna, no lo vayas pregonando delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles, para ser honrados por los hombres. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Cuando tú des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha,
para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes oren, no hagan como los hipócritas: a ellos les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las calles, para ser vistos. Les aseguro que ellos ya tienen su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ores, retírate a tu habitación, cierra la puerta y ora a tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como hacen los hipócritas, que desfiguran su rostro para que se note que ayunan. Les aseguro que con eso, ya han recibido su recompensa.
Tú, en cambio, cuando ayunes, perfuma tu cabeza y lava tu rostro,
para que tu ayuno no sea conocido por los hombres, sino por tu Padre que está en lo secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: Santa Teresa Benedicta de la Cruz, Edith Stein, (1891-1942), carmelita descalza, mártir, copatrona de Europa. La Oración de la Iglesia

“Tu Padre ve lo que haces en secreto”

No se trata de concebir la oración interior como libre de todas las formas tradicionales, como si fuera una piedad simplemente subjetiva y en oposición a la liturgia, que sería la oración objetiva de la Iglesia. Toda verdadera oración es oración de la Iglesia; a través de toda verdadera oración pasa alguna cosa en la Iglesia y es la misma Iglesia la que ora porque es el Espíritu Santo quien, viviendo en ella y en cada alma de manera única, “intercede por nosotros con gemidos inefables” (Rm 8,26). Y esa es, precisamente, la verdadera oración, porque “sin el Espíritu Santo, nadie es capaz de decir ‘Jesús es Señor’” (1C 12,3). ¿Qué sería la oración de la Iglesia si no fuera la ofrenda de aquellos que, ardiendo en amor, se dan a Dios que es amor?

El don de sí a Dios, por amor y sin límites, y el don divino que se nos da a cambio, la unión plena y constante, es la más alta elevación del corazón a la que podemos llegar, el grado más alto de oración. Las almas que han llegado a ella son, en verdad, el corazón de la Iglesia; vive en ellas el amor de Jesús, gran sacerdote. Escondidas con Cristo en Dios (Col 3,3), hacen llegar a otros corazones el amor divino del cual están llenas y colaboran, así, en Jesús, a la unidad perfecta de todos en Dios, que fue y es el deseo más grande de Jesús.

Repost 0
Published by La Biblia y Santa Teresa Benedicta de la Cruz - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
20 junio 2017 2 20 /06 /junio /2017 15:36

Mateo 5,43-48.

Jesús dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores;
así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos.
Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos?
Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos?
Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo.


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: San Francisco de Asís (1182-1226), fundador de los Hermanos menores. Regla primera, §22

«Yo os digo: amad a vuestros enemigos"

Nosotros, todos los hermanos, consideremos atentamente lo que dice el Señor: «Amad a vuestros enemigos, haced el bien a aquellos que os odian». Nuestro Señor Jesucristo, del que debemos seguir sus huellas (1P 2,21), dio el nombre de amigo a aquel que le traicionó (Mt 26,50), y se ofreció voluntariamente a los que lo iban a crucificar. Así pues, son nuestros amigos, todos los que nos causan injustamente tribulaciones y angustias, afrentas e injurias, dolores y sufrimientos, martirio y muerte. Debemos amarlos mucho, ya que los golpes que nos dan nos merecerán la vida eterna.

Repost 0
Published by La Biblia y San Francisco de Asís - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
20 junio 2017 2 20 /06 /junio /2017 15:33

Mateo 5,43-48.

Jesús dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: Amarás a tu prójimo y odiarás a tu enemigo.
Pero yo les digo: Amen a sus enemigos, rueguen por sus perseguidores;
así serán hijos del Padre que está en el cielo, porque él hace salir el sol sobre malos y buenos y hace caer la lluvia sobre justos e injustos.
Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa merecen? ¿No hacen lo mismo los publicanos?
Y si saludan solamente a sus hermanos, ¿qué hacen de extraordinario? ¿No hacen lo mismo los paganos?
Por lo tanto, sean perfectos como es perfecto el Padre que está en el cielo.


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: San Francisco de Asís (1182-1226), fundador de los Hermanos menores. Regla primera, §22

«Yo os digo: amad a vuestros enemigos"

Nosotros, todos los hermanos, consideremos atentamente lo que dice el Señor: «Amad a vuestros enemigos, haced el bien a aquellos que os odian». Nuestro Señor Jesucristo, del que debemos seguir sus huellas (1P 2,21), dio el nombre de amigo a aquel que le traicionó (Mt 26,50), y se ofreció voluntariamente a los que lo iban a crucificar. Así pues, son nuestros amigos, todos los que nos causan injustamente tribulaciones y angustias, afrentas e injurias, dolores y sufrimientos, martirio y muerte. Debemos amarlos mucho, ya que los golpes que nos dan nos merecerán la vida eterna.

Repost 0
Published by La Biblia y San Francisco de Asís - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
19 junio 2017 1 19 /06 /junio /2017 15:34

Mateo 5,38-42.

Jesús, dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.
Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra.
Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto;
y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él.
Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado.

Mi comentario:

Dios nos pide amar al prójimo como él nos ha amado y eso es gastarnos al servicio de los demás, con amor; y no guardar rencor, no ser vengativos, perdonar aunque no nos pidan perdón, perdonar antes que nos pidan perdón, pedir a Dios por quienes nos ofenden, pedir a Dios por quienes sabemos no aman al prójimo tanto como a sí mismos, ser generosos con quienes lo necesitan, siempre siempre con y por amor a Dios y al prójimo.

Repost 0
Published by La Biblia y José Calderón - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
19 junio 2017 1 19 /06 /junio /2017 15:31

Mateo 5,38-42.

Jesús, dijo a sus discípulos:
Ustedes han oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.
Pero yo les digo que no hagan frente al que les hace mal: al contrario, si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, preséntale también la otra.
Al que quiere hacerte un juicio para quitarte la túnica, déjale también el manto;
y si te exige que lo acompañes un kilómetro, camina dos con él.
Da al que te pide, y no le vuelvas la espalda al que quiere pedirte algo prestado.


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: Santa Teresa del Niño Jesús (1873-1897), carmelita descalza, doctora de la Iglesia. Poesías «Vivir de amor» y «Por qué te amo, oh María»

«Déjale también el manto»

Vivir de Amor, es darse sin medida
sin reclamar ningún salario aquí abajo.
¡Ah! doy sin contar, estando muy segura
que cuando se ama, no se calcula!
Al Divino Corazón, desbordante de ternura,
se lo he dado todo... corro ligera.
No me queda nada más que mi única riqueza:
Vivir de Amor.

Vivir de Amor, es expulsar todo temor,
todo recuerdo de las faltas pasadas.
De mis pecados no veo ninguna huella,
¡en un instante el amor lo que quemado todo!
Llamarada divina, oh dulce hoguera,
en tu hogar he fijado mi estancia.
Es en tu fuego que yo canto a mi placer (cf Dn 3,51):
«¡Vivo de Amor!»...

«Vivir de Amor, ¡qué extraña locura!»
El mundo me dice: «¡Ah! deja de cantar,
no pierdas tus perfumes, tu vida:
sepas emplearlas útilmente!»
Amarte, Jesús ¡qué pérdida tan fecunda!
Todos mis perfumes son tuyos para siempre,
Quiero cantar al salir de este mundo:
«¡Muero de Amor!»

Amar es darlo todo y darse a sí mismo.

Repost 0
Published by La Biblia y Santa Teresa del Niño Jesús - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
15 junio 2017 4 15 /06 /junio /2017 15:17

San Francisco de Sales (1567-1622), obispo de Ginebra y doctor de la Iglesia. Introducción a la vida devota, III, 8

La ira del hombre no produce la justicia que Dios quiere

El santo e ilustre patriarca José, cuando mandó a sus hermanos que regresaran a Egipto, a la casa de su padre, sólo les hizo esta advertencia: “No os encolericéis por nada durante el camino” (Gn 45,24). Yo os digo lo mismo: esta miserable vida no es otra cosa que un camino hacia la vida bienaventurada; en este camino no os encolericéis pues, por nada, los unos con los otros, caminemos con el grupo de nuestros hermanos y compañeros suave y pacíficamente. Mas, os digo claramente y sin excepción, no os encolericéis en absoluto, por nada, si es posible, y bajo ningún pretexto no queráis abrir la puerta de vuestro corazón a los iracundos. Porque san Jaime dice clara y llanamente que “la ira del hombre no produce la justicia que Dios quiere” (1,20).

Hay que resistir fuertemente al mal y reprimir los vicios, de manera constante y valiente, pero dulce y pacíficamente, de aquellos a quienes tenemos a nuestro cuidado … No produce tanto efecto la corrección que sale de la pasión, aunque sea con razón que la que no tiene otro origen que la sola razón. Si la cólera llega hasta la noche y “el sol se pone conservando nuestro resentimiento” (Ef 4,26), llegando a convertirse casi en odio, ya es difícil encontrar un medio para deshacerla. Porque se nutre de mil falsas persuasiones, puesto que jamás un hombre encolerizado piensa que su cólera es injusta.

Porque es mejor intentar vivir sin ira que querer usar de ella con moderación y sabiamente, y cuando por imperfección o debilidad nos vemos sorprendidos por ella, es mejor rechazarla rápidamente que querer entablar diálogo con ella.

Repost 0
Published by San Francisco de Sales - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
15 junio 2017 4 15 /06 /junio /2017 15:15

Juan 6,51-58.

Jesús dijo a los judíos:
"Yo soy el pan vivo bajado del cielo. El que coma de este pan vivirá eternamente, y el pan que yo daré es mi carne para la Vida del mundo".
Los judíos discutían entre sí, diciendo: "¿Cómo este hombre puede darnos a comer su carne?".
Jesús les respondió: "Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán Vida en ustedes.
El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día.
Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida.
El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él.
Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí.
Este es el pan bajado del cielo; no como el que comieron sus padres y murieron. El que coma de este pan vivirá eternamente".


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: San Francisco de Sales (1567-1622), obispo de Ginebra y doctor de la Iglesia. Introducción a la vida devota, III, 8

“La ira del hombre no produce la justicia que Dios quiere”

El santo e ilustre patriarca José, cuando mandó a sus hermanos que regresaran a Egipto, a la casa de su padre, sólo les hizo esta advertencia: “No os encolericéis por nada durante el camino” (Gn 45,24). Yo os digo lo mismo: esta miserable vida no es otra cosa que un camino hacia la vida bienaventurada; en este camino no os encolericéis pues, por nada, los unos con los otros, caminemos con el grupo de nuestros hermanos y compañeros suave y pacíficamente. Mas, os digo claramente y sin excepción, no os encolericéis en absoluto, por nada, si es posible, y bajo ningún pretexto no queráis abrir la puerta de vuestro corazón a los iracundos. Porque san Jaime dice clara y llanamente que “la ira del hombre no produce la justicia que Dios quiere” (1,20).

Hay que resistir fuertemente al mal y reprimir los vicios, de manera constante y valiente, pero dulce y pacíficamente, de aquellos a quienes tenemos a nuestro cuidado … No produce tanto efecto la corrección que sale de la pasión, aunque sea con razón que la que no tiene otro origen que la sola razón. Si la cólera llega hasta la noche i “el sol se pone conservando nuestro resentimiento” (Ef 4,26), llegando a convertirse casi en odio, ya es difícil encontrar un medio para deshacerla. Porque se nutre de mil falsas persuasiones, puesto que jamás un hombre encolerizado piensa que su cólera es injusta.

Porque es mejor intentar vivir sin ira que querer usar de ella con moderación y sabiamente, y cuando por imperfección o debilidad nos vemos sorprendidos por ella, es mejor rechazarla rápidamente que querer entablar diálogo con ella.

Repost 0
Published by La Biblia y San Francisco de Sales - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
14 junio 2017 3 14 /06 /junio /2017 15:13

Mateo 5,18-19.

Jesús dijo a sus discípulos: 
«El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos.»

Mi comentario:

Si estamos de acuerdo con Dios en el amor, el bien y la verdad, no sólo debemos cumplir sus mandamientos y dar buen ejemplo, sino además enseñar a los otros a cumplirlos. Para dar buen ejemplo hay que dar muchos frutos, muchas buenas obras y con mucho amor. Si somos del "partido" de Dios, debemos tratar de que en el mundo el bien le gane al mal, que haya más buenos que malos, y que los buenos sean realmente buenos.

Repost 0
Published by José Calderón - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo
14 junio 2017 3 14 /06 /junio /2017 15:12

Mateo 5,17-19.

Jesús dijo a sus discípulos:
«No piensen que vine para abolir la Ley o los Profetas: yo no he venido a abolir, sino a dar cumplimiento.
Les aseguro que no desaparecerá ni una i ni una coma de la Ley, antes que desaparezcan el cielo y la tierra, hasta que todo se realice.
El que no cumpla el más pequeño de estos mandamientos, y enseñe a los otros a hacer lo mismo, será considerado el menor en el Reino de los Cielos. En cambio, el que los cumpla y enseñe, será considerado grande en el Reino de los Cielos.»


Extraído de la Biblia.

Leer el comentario del Evangelio por: Orígenes (c. 185-253), presbítero y teólogo
Homilías sobre el libro de los Números, nº 9,4

«No he venido a abolir la Ley...: no he venido a abolir sino a dar plenitud»

Quiero recordar a los discípulos de Cristo la bondad de Dios: que ninguno de vosotros se deje inquietar por los herejes si, en la controversia, dicen que el Dios de la Ley no es bueno pero sí justo, y que la Ley de Moisés no enseña la bondad sino la justicia. Que estos detractores de Dios y al mismo tiempo de la Ley, sepan cómo el mismo Moisés y Aaron han cumplido, adelantándose, lo que el Evangelio ha enseñado más tarde. Considerad cómo Moisés «ama a sus enemigos y ora por los que le persiguen» (Mt 5,44)...; ved cómo «cayendo rostro en tierra» los dos oraban por los que se habían rebelado y querían matarlos (Nm 10,17). Es así que se encuentra en el Evangelio el poder de la Ley y se debe entender que los Evangelios se sostienen sobre el fundamento de la Ley.

Yo no doy el nombre de Antiguo Testamento a la Ley cundo la considero espiritualmente; la Ley es «Antiguo Testamento» sólo para aquellos que no la quieren comprender según el espíritu. Para estos obligatoriamente se ha hecho «antigua» y vieja, porque no puede conservar su fuerza. Pero para nosotros, que la comprendemos y la explicamos según el espíritu y en la línea del Evangelio, es siempre nueva; para nosotros, los dos Testamentos son un nuevo Testamento, no por la fecha que han sido escritos, sino por la novedad del sentido.

¿No piensa lo mismo el apóstol Juan cuando dice en su carta: «Hijitos míos, os doy un mandamiento nuevo, que os améis unos a otros»? (4,7; Jn 13,34). Sabía que el precepto del amor se había ya dado desde hacía mucho tiempo en la Ley (1Jn 2,7s; Lv 19,18). Pero como «la caridad no acaba nunca» (1Co 13,8)..., afirma la eterna novedad de este precepto que es siempre actual... Para el pecador y para los que no guardan la caridad, hasta los Evangelios son ya cosa pasada; no puede haber Testamento Nuevo para el que no se «ha revestido del Hombre Nuevo, creado según Dios» (Ef 4,22.24).

Repost 0
Published by La Biblia y Orígenes - en Buenos Buenos para chicos
Comenta este artículo

Presentación

  • : El blog de José Calderón
  • : Este blog presenta hechos actuales a favor y en contra de la vida (aborto, eutanasia, etc.), además noticias a favor y en contra de la fe cristiana y de la iglesia católica, también noticias de las contribuciones actuales de la iglesia católica a la humanidad, y por último artículos pequeños sobre temas de formación para cristianos jóvenes y adultos.
  • Contacto

Pages

Enlaces